martes, 12 de junio de 2018

REFLEXIÓN DE MARTES

Hola... esta mañana después de estar meditando en la Palabra de Dios y al rendirle a Él mi vida en oración y adoración; estas palabras comenzaron a salir de mi corazón. Te las regalo para que vos también le puedas decir:
Envuelveme en tus ríos, en el aceite de tu unción.
En tu despertar divino, en tu paz y en tu amor.
Envuelveme de Tí y de tu divinidad.
Que mi vida a tu lado, tiene un nuevo despertar.
Cobijame en tus alas, en tu excelso amor.
Cobijame con tu fragancia y con tu resplandor.
Déjame entrar a tus atrios con cantos de adoración.
Cobijame y lléname de tu bondad y tu favor.
Porque sólo al pronunciar tu nombre
Mi corazón late de amor por Tí.
Y cuan pequeña niña...
Voy corriendo a tus brazos
Para mirarte, amarte y confiada sonreir.
Te amo Jesús... por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Juan 14:21 ¿Quién es el qué me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y Yo también lo amaré y me manifestaré a él.
Si llegamos a entender el gran amor de Jesús por nosotros, a tal punto que dio su vida solamente por amor. Entonces es fácil amarlo, porque no lo voy a seguir por lo que me da, sino por lo que Él es.
¿Te gustaría qué te quieran por lo qué vos les podés dar a los demás? Claro que no, porque a nadie nos gusta que nos busquen por interés.
Pero si alguien se acerca a vos, por el sólo motivo de estar a tu lado, de disfrutarte, amarte y pasar tiempo de calidad juntos. Esa persona seguramente conquista tu corazón y vos por amor, te vas a dar en cada área.
¡Déjate ser amada por Dios en este día y amalo a Él con todo tu corazón!!

Atención.... No dejemos de levantar nuestras voces y digamos:
¡Salvemos las dos vidas!!! 
¡NO AL ABORTO!

¡Bendiciones!

¡Cuidado, nos están mirando!!

Hola, qué tengas un bendecido sábado. Estaba pensando... ¿Te preguntaste qué ven los demás cuándo te ven? Yo sí, justamente me lo acabo...