jueves, 6 de julio de 2017

PARA HOY JUEVES...

DETRÁS DE CADA MUJER....

Detrás de cada mujer hay una historia de vida. Historias tal vez de amor, de pasión, de gozo, de felicidad, de alegría. O quizás historias de abandono, de rechazo, de soledad, de enfermedad, de angustia, de muerte, de abuso, violencia, añoranza, etc.

Cada una de nosotras las mujeres somos diferentes. Tenemos diferente contextura física, nuestras emociones reaccionan diferentes. Nuestro carácter es distinto, nuestras expectativas, nuestra conducta, nuestra fe, nuestra manera de enfrentar la vida, todo nos hace ser únicas.
Algunas son divertidas, otras tal vez amargadas, algunas se ríen por todo, otras sin embargo lloran por nada. Algunas no quieren ni levantarse de la cama, otras no pegan un ojo en toda la noche y andan deambulando por toda la casa.

Y así podría escribir hojas enteras, desarrollando el gran tema de nosotras las mujeres.
Pero si hay algo que estoy segura, es que Dios nos creó a cada una diferente y sé que se deleita en contemplarnos y que muchas veces calla de amor por nosotras.
Pero también tengo la seguridad que Él no nos diseñó ni creó para que vivamos oprimidas, amargadas, resentidas, enfermas, solas, viendo pasar la vida, llena de culpa y resentimientos y aún muchas veces con ganas de morir.
Por el contrario, Dios nos hizo a su imagen y semejanza. Nos creó desde el vientre de nuestras madres, pensó en nosotras desde antes de la fundación del mundo. Y nos hizo y nos hace cada día herederas y coherederas en Cristo Jesús. Tenemos al maravilloso y poderoso Espíritu Santo que nos da poder para vencer, que nos capacita y guía. Si lo tenemos a Dios, lo tenemos todo, en Él está la plenitud.

Por eso en este día, te invito a reflexionar:
Si en Cristo Jesús está la plenitud, si Él da paz que sobrepasa todo entendimiento, si todo lo puedo en Cristo que me fortalece, si el Espíritu Santo intercede por nosotras con gemidos indecibles. Si Dios no hace acepción de personas y es un Padre amoroso que me cobija debajo de sus alas.
Entonces… ¿Quién es qué nos está haciendo creer qué vivimos en derrota, en desamor, en soledad, en enfermedad, en temor, en llanto y en desesperación?

¡Hay qué sacudirse de las mentiras de satanás y volver a tomarse de la Palabra de Dios, llenarse de su presencia y caminar así en nuestra victoria, en la cruz vacía de nuestro Señor Jesús, porque allí está nuestra bendición!!
¡Jesús es el Gran Yo Soy!
¡El Espíritu Santo desea llenarte de su presencia ahora! Dejáte amar, dejáte inundar por el poder y el amor de Dios.

Vamos mujer.... tomate de la mano de Dios y dejá que Él cambie la historia de tu vida. Levántate en este día y resplandece en Él.

¡Bendiciones!