viernes, 9 de junio de 2017

REFLEXIÓN DE VIERNES… MIENTRAS PASABA LA ASPIRADORA


Hola… Ayer estaba pasando la aspiradora, en la alfombra de mi living. Estaba cantándole a Dios, aprovechando que como desafino y estaba sola, jaja, lo hice sin fijarme en quién me escuchaba, ja,ja. Nadie corría el riesgo de quedar sordo, salvo mi perro que estaba a mi lado. Ja,ja.
Y en ese momento de comunión con mi amado, sentí en mi corazón estas palabras:
_¿Por qué buscás entre los muertos al qué vive?
Guauu dije, voy a leer el texto bíblico porque necesito saber lo que me está queriendo decir Dios.
Lucas 24:1 El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas.
24:2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro;
24:3 y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.
24:4 Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes;
24:5 y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
24:6 No está aquí, sino que ha resucitado.
¿Saben lo qué entendí mis queridas amigas con esta Palabra?
Qué muchas veces, ante una situación de enfermedad, o familiar, económica, personal, matrimonial, laboral, etc. le pedimos a Dios un milagro; pero sin embargo no podemos salirnos de ver ese tema con nuestros propios ojos. Cuando no quitamos nuestra mirada de lo que nos roba la fe, el enemigo aprovecha todo momento para desenfocarnos y llevarnos a mirar nuestra situación como si nunca Dios se iría a encargar de ella.
Pero sin embargo, hoy el EspÍritu Santo nos hablá al corazón y nos dice:
_Amada … ¿Por qué buscás tu solución, tu respuesta entre los muertos? Acaso no sabés qué Jesús resucitó y pagó con su vida para que tengas salud, vida eterna, restauración, prosperidad, sanidad, abundancia de paz, etc.
Para reflexionar:
¿Por qué buscás tu respuesta mirando tu situación o consultando a personas equivocadas?
Seamos sabias en esperar la respuesta de parte de Dios, echando toda nuestra ansiedad sobre Jesús.
No nos olvidemos que una familia destruída, una mala situación económica, un problema de salud y todo lo que consideramos estar amenazando nuestra vida y hogar; pueden recobrar vida y en abundancia, si las ponemos en las manos del que venció… ¡Él es Jesús, el León de la Tribu de Judá!
¡Jesús vive y reina!! ¡Para Él todo es posible!!
Lucas 1:37 porque nada hay imposible para Dios.
¡Bendiciones!