martes, 14 de febrero de 2017

“Y POR UN INSTANTE RECORDÉ”…. Una situación de mi vida.



Job 16.1-5 Respondió Job, y dijo:
2 Muchas veces he oído cosas como estas; Consoladores molestos sois todos vosotros.
3 ¿Tendrán fin las palabras vacías? ¿O qué te anima a responder?
4 También yo podría hablar como vosotros, Si vuestra alma estuviera en lugar de la mía; Yo podría hilvanar contra vosotros palabras, Y sobre vosotros mover mi cabeza.
5 Pero yo os alentaría con mis palabras, Y la consolación de mis labios apaciguaría vuestro dolor.

Después de leer estos versículos, vino a mi memoria mi vida cuando estaba tan enferma. Recordé aquellas personas que estuvieron a mi lado, dándome aliento y amor. Y también recordé quienes con el dedo acusador, con total liviandad, me decían que estaba así por tener algún pecado.
Fue entonces cuando entendí que mi socorro viene solo de Dios. (Salmo 121) Y fue allí que en toda la etapa de enfermedad y sanidad divina, tuve los brazos contenedores de Dios, cuan Papá amoroso.
Por eso cuando leí el vs. 5 me estremecí. Y le dije al Señor que no permita nunca que me vuelve una persona legalista, religiosa y apática como los amigos de Job.
Me identifico tanto con las palabras de Job: 5 Pero yo os alentaría con mis palabras, Y la consolación de mis labios apaciguaría vuestro dolor.

¡Qué importante qué como cristianos cambiemos la critica y el juicio por amor, compasión y empatía!

Te animás a decir conmigo:
__Amado Dios, en el nombre de Jesús, en esté día, tomo el compromiso de alentar con mis palabras la vida de quien está padeciendo alguna enfermedad, dificultad, dolor, etc.
Que mis labios siempre tengan palabras de consolación para que por medio de tu presencia pueda apaciguar el dolor de quienes sufren.
Espíritu Santo lléname de Tí, te necesito, amen.

Te regalo esté pasaje bíblico para que camines en él.

Isaías 61:1-3 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;
3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

¡Bendiciones!