martes, 7 de febrero de 2017

QUÉ ME CONVIENE... ¿MIRO HACIA ADELANTE O HACIA ATRÁS?

Filipenses 3:13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Dios nos dio libre albedrío, para que podamos decidir en nuestra vida. Cada uno de nosotros elegimos y de esa elección siempre va a haber consecuencias en nuestra vida; ya sea para bien o para mal. 
Qué importante que en este día, tomemos la decisión de dejar de mirar a nuestro pasado, dejar de poner nuestra mirada en lo que nos pasó, o nos hicieron, o quizás en lo que pude haber hecho y no hice, etc.

El mismo Pablo nos enseña que él no pretendió haberlo alcanzado todo, esta parte es importante para que la tengan en cuenta las personas que son tan exigente consigo mismas. Esas personas en la cual fui en una etapa de mi vida, en donde no me permitía equivocarme, en donde todo se tenía que hacer ya porque sino qué iban a decir los demás.

Debemos entregar en las manos de Dios nuestro pasado, dejando que Jesús sane nuestras herídas y pedirle así al Espíritu Santo que nos llene de su presencia.

Necesitamos tener la mente de Cristo, porque en su mente no hay lugar para la derrota, el fracaso, el dolor, el rencor, la falta de perdón, la apatía, etc.

En este día, te invito a que juntos nos extendamos hacia adelante en Cristo Jesús. Que prosigamos la meta, el plan, el propósito por el cual Dios nos ha creado. ¡Él es Padre bueno y amoroso y nunca desampara a sus hijos y jamás nos abandona!!

¿Que nos conviene?
Desde ya mirar hacia adelante en Cristo Jesús, dejando el peso del pasado, prosiguiendo el llamamiento que Dios tiene para nuestra vida y familia.

Con cariño: Tere.

¡Bendiciones!