martes, 24 de enero de 2017

REFLEXIÓN DE MARTES

NO SÉ A DÓNDE IR, NI QUÉ HACER.
Si estás parada en el medio de un camino, en el cual no sabés a dónde ir, ni qué hacer ante una determinada situación o en tu vida misma, etc. Abrí inmediatamente la Biblia y orá, que Dios te va a dar la respuesta que necesitás.
Por supuesto que no es fácil, ya que seguramente tus emociones y las mías se encuentran muy alteradas cuando damos lugar al temor, a la incertidumbre, al desánimo y a la desesperanza.
San Juan 10:10 nos enseña que el diablo vino a robar, matar y destruír. Esto me habla de que su blanco es nuestra vida, sueños, anhelos, familias, trabajo, etc.
Pero si seguimos leyendo este pasaje, nos reconforta y alienta saber, que Cristo vino a darnos vida y en abundancia.
San Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
El desafío de hoy, es poner un basta a las acechanzas del enemigo, es cerrar esas puertas que le abrimos y le dimos autoridad para que haga estragos en nuestra vida y familia. Y en el nombre de Jesús se tiene que ir, porque Jesús lo venció en la cruz.
Y luego, beber en Cristo Jesús de su abundancia en cada área de nuestra vida. Y puse beber porque solamente Jesús, puede saciar nuestra sed. Él nos ama.
San Juan 10:11 Yo Soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
Jesús es nuestro Pastor, nuestra guía, nuestro cuidador, tengamos cuidado a quién o a qué le damos el control de nuestra vida.
No busquemos en otros lugares en donde solo hay pastos secos, sino vayamos a los brazos de nuestro Salvador, quien nos llevará a lugares de delicados pastos, en donde vamos a poder descansar. (Salmos 23)
Bendiciones.