lunes, 8 de agosto de 2016

"LUNES"... REFLEXIÓN DESDE EL ALMA



Hola, Dios te bendiga.
Esta mañana comencé nuevamente a leer el libro de los Salmos desde el capítulo uno. De más está decirte que cada letra cobraba vida frente a mi corazón deseoso de sentir su presencia.
Y luego de meditar en algunos de ellos, estas palabras salieron de mi corazón:


Envuélveme con tu presencia Dios Amado
Que necesito sentir junto a mí, tu gran amor.
Elévame con tu poder a tus alturas
Y llévame a vivir en lo sobrenatural.


Lléname de tu aceite santa
Que mi lámpara dispuesta está.
Satúrame con tu miel y con tu vino.
Con el abrazo divino de tu manantial.


Porque solamente en los brazos de Cristo
Reposa cada día mi alma.
Por Él vivo y respiro
Por Él suspira mi corazón.


Y en este día en dónde te encuentres.
Levantá tus brazos al cielo.
Dejá que su amor te inunde
Y recibí su bendición.


Con cariño: Tere.


Salmo 13:5 Pero yo confío en tu gran amor; mi corazón se alegra en tu salvación.
6 Canto salmos al Señor. ¡El Señor ha sido bueno conmigo! (NVI)



¡Bendiciones!