miércoles, 8 de junio de 2016

"PARA ESTE MIERCOLES"

REFLEXIÓN PARA ESTE DÍA...
"MUJER... HOY ES EL DÍA DE DESPERTAR"




Jueces 5:12 Despierta, despierta, Débora;...
Despierta, despierta, entona cántico.



Después de leer este pasaje de la Biblia, exclamé desde lo profundo de mi corazón:

 __Despierta, despierta, Tere. Despierta y entoná alabanza para Dios.

Y ahora...¿Te animás a poner tu nombre?
_Despierta, despierta...................... Despidera y entoná alabanza para Dios.



¡Amada amiga, cuántas veces, ciertas situaciones qué atravesamos, nos han robado las fuerzas y la esperanza!
Pero gloria a Dios que su bendita Palabra nos exhorta, nos anima y nos alienta.

¿Te encontrás cansada y sin fuerzas?
¿Sentís qué ya no olés aroma fragante ante Dios sino qué los problemas y las dificultades te están haciendo oler a derrota?

Entonces te regalo esta Palabra divina para que la atesores en tu corazón y la tomes para tu vida.


Génesis 28:15 He aquí, Yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.


Dios nos está llamando a despertar en Él y a confiar en que su presencia está con nosotras, dándonos descanso, fortaleza, pronto auxilio en nuestra tribulación, porque todavía Dios no ha terminado en nosotras lo que ha dicho que haría.
¡Qué en este día, podamos decirle a Dios con todo nuestro corazón!


_Señor amado, heme aquí, te entrego toda mi vida y mi hogar.
Ayúdanos a oler a tu presencia y a presentarnos ante Tí como grata ofrenda. Nos consagramos ante Tí y declaramos que Tú eres nuestro Señor y Salvador. Te amamos.



Y para finalizar, les regalo estas letras, para que juntas le podamos decir a Dios:


La vida contigo tiene sabor a miel.
Huele a rosas y lirios y perfuma todo mi ser
La vida a tu lado es grato sabor.
Me eleva a las alturas y me llena de tu amor.
La vida contigo es pan, leche y miel.
Es olivo fresco, el aceite santo que unge mi ser.
La vida contigo me da un nuevo amanecer.
Sabe a ríos y fuentes que fluyen dentro de mi ser.
Porque viviendo a tu lado, la vida me sienta bien.
Tocaste mi corazón cansado y saciaste mi sed.
La vida para mí, lleva tu nombre...
!Jesús de Nazareth!
Precioso Dios divino...
Al cual le entregué todo mi ser.
!Te amo amado Dios!

Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!