viernes, 12 de febrero de 2016

"VIERNES"....PALABRAS DESDE EL CORAZÓN.



Allí estaba ella, encerrada en su cuarto, como mirando a la nada. Se encontraba pensativa, triste, sola y angustiada. Lógico, no era para menos, había recibido una mala noticia. Un mal diagnóstico la había paralizado. No sabía si enojarse con ella misma, con la vida o con Dios. Pero en un instante recordó que no estaba sola, sino que tenía a Jesús en su corazón.
Y estas palabras, desde lo profundo de su alma, derramó en oración:


Ayúdame Señor...
Ayúdame a creer cuando vienen los problemas.
A no desfallecer ante la dificultad.
Ayúdame a vivir tomada de tu mano.
A seguir tus pisadas y no mirar atrás.

Ayúdame Señor...
A no flaquear ante las pruebas.
A levantarme en fe, para mi milagro conquistar.
A ser agradecida, por todo lo que me brindas.
A tomarme de tu mano y en oración llegar a tu altar.

Sé que apenas abrió sus labios y su corazón para decir estas palabras, Dios hizo detener  el cielo, para escuchar su clamor. Porque cuando sus hijos oran desde lo profundo del alma, levantando manos santas y en humildad de corazón; Dios no pasa por alto nuestras palabras, sino que activa su mano de poder a nuestro favor.

Te animo en este día, a ponerte bajo la poderosa y amorosa mano de Dios. Sabiendo que Jesús dio su vida por tu salvación y por tu sanidad. Dejando así que el Espíritu Santo te llene de su presencia y te lleve por medio de la fe en Cristo a conquistar tu milagro.

Salmos 121
1 Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro?
2 Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra.
3 No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda.
4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel.
5 Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha.
6 El sol no te fatigará de día, Ni la luna de noche.
7 Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.
8 Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!