miércoles, 6 de enero de 2016

"PARA ESTE MIERCOLES"...AGUARDAR, ESFORZARNOS, TOMAR ALIENTO Y ESPERAR.



Salmo 27:14 Aguarda a Jehová; Esfuérzate,
y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

Jehová= Yo Soy = Dios es nuestro creador.


Y este maravilloso Dios que nos creó, que nos formó desde el vientre de nuestra madre; nos ha dado a su Hijo Jesús, para que por amor a nosotros diera su vida. Esa vida que fue derramada en la cruz para que tengamos salvación y vida eterna y por ende sanidad divina en todas nuestras áreas.
En Cristo Jesús está nuestra victoria. El Espíritu Santo viene a nuestro socorro, nos da poder para levantarnos en fe y así tomados de su mano poder venceré, poder esperar pacientemente ante su presencia. Nos da poder para esforzarnos y así nuestro corazón cobra ánimo.
Esperar en Dios, cuando estamos atravesando una situación al límite, nos resulta difícil.
Pero tenemos un Dios poderoso, un Padre amoroso que nos llama hoy a pasar tiempo en su presencia, entregándole en sus benditas manos todo aquello que nos aqueja y nos quieta la paz.
Debemos comenzar a edificar el hábito de encerrarnos a solas y orar. Hacer silencio en su presencia, derramale nuestra alma y nuestro corazón. Debemos apartar tiempo para encontrarnos con Él.
Nuestras emociones nos llevan a querer desesperarnos, pero cuando nos refugiamos en Dios, es allí cuando una paz sobrenatural, esa paz que sobrepasa todo nuestro entendimiento viene a nuestro lado y nos rodea llenándonos de ánimo, fe, aliento y esperanza en Cristo Jesús.


"Aguardar en Dios".... nos habla de mantenernos firmes en la fe, cualquiera sea la circunstancia que nos toca vivir, esperando que Él haga, que obre a nuestro favor, conforme a su voluntad.




"Esforzarnos, tomar aliento nuestro corazón"....   Son palabras de ánimo para nuestra vida.


"Esperar en Dios"... Tarea que nos demanda morir a nuestra propia naturaleza, para así ver con los ojos de la fe. Porque es en el plano sobrenatural donde ocurren los milagros.


Siempre Dios llega a tiempo, Él nunca desampara a sus hijos. Él es fiel.


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!