miércoles, 30 de diciembre de 2015

"ULTIMO MIERCOLES DEL 2015 RODEADOS DE TUS PROMESAS"



Hola... ¡Dios te bendiga!
No hay nada más importante y más hermoso, que comenzar nuestro día meditando, atesorando en nuestro corazón y poniendo por obra la Palabra de Dios. Y por ende poder derramar en oración nuestro corazón a Dios, deseosos de que nos llene de su presencia y nos bendiga por medio de Jesús, nuestro amado Salvador.


Te invito a que podamos tomar para nuestra vida y familia, las promesas que Dios tiene para nosotros.


San Lucas 1:37  porque nada hay imposible para Dios.


San Juan 6:47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en Mí, tiene vida eterna.


Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.



San Mateo 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.


Isaías 41:10 No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.


San Lucas 11:9 Y Yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.



Hechos 16:31  Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.


Jeremías 33:6 He aquí que Yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.


Jeremías 29:11 Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a Mí, y Yo os oiré;
13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.



San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él.



Tal vez estás terminando el año 2015, sin recibir a Jesús en tu corazón. O quizás por diferentes situaciones de tu vida, te alejaste de Dios.
Te animo y te aliento a que puedas hoy abrir tu corazón a Jesús. Él te ama, te espera cada día y desea tener una relación con vos.


Vamos a orar:


Dios en el nombre de Jesús te pido perdón por cada uno de mis pecados, me arrepiento ahora de cada uno de ellos. Tomo la decisión personal de recibir a Jesús como mi salvador personal. Anotá mi nombre en el Libro de la Vida. Espíritu Santo lléname de tu presencia. Amén.


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!