jueves, 24 de diciembre de 2015


San Mateo 1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.
19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.
20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.
22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Corría el año 1985 (época de dinosaurios, ja,ja,) cuando una jovencita de tan sólo 19 años, abrió su corazón a Jesús y su vida le entregó.
Esa jovencita ahora tiene 49 años y soy yo. Puedo decir que nunca Jesús me abandonó, jamás me soltó de su mano y cada año, al llegar esta fecha no solamente conmemoro el nacimiento de Jesús; sino también celebro que Él me salió al encuentro y mi vida por medio de su amor cambió.
¡Dios te bendiga en esta Navidad, qué hoy sea un día de reflexión, de meditación y de nuevos comienzos para vos y los tuyos, con Cristo en el corazón!!
Abrazos.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!