lunes, 14 de septiembre de 2015

"AMA DE CASA APASIONADA"

Resultado de imagen para mujeres virtuosas cristianas

Hola... ¡Qué Dios te bendiga en este  comienzo de semana!
Sinceramente, nunca vi la miniserie llamada, amas de casa desesperadas, por lo menos en mi país Argentina, se llamaba así.
Desde ya el título no es nada alentador para nosotras, las poderosas amas de casa que cada día tenemos que lidiar con un montón de situaciones y circunstancias, que nos llevan a tomar nuevos desafíos; acumulando así un sin fin de experiencias.
En lo personal, mi familia sabe lo que es verme desesperada, o mejor dicho rezongona, malhumorada, etc. Pero al pasar los años, me gozo en que la mano de Dios ha trabajado conmigo y por ende me llevó y me lleva cada día a dejar mis ansiedades en las manos de Jesús sabiendo que en Él puedo ser una mujer sabia y no necia.


Proverbio 14:1 La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.


Poderoso este texto de Proverbio verdad???!!!
Por muchos años no supe ser sabia y sinceramente con mi conducta derribé en muchas áreas mi hogar. Pero gloria a Dios que el Espíritu Santo se sienta con toda su paciencia a nuestro lado y nos lleva a conquistar en Cristo Jesús nuestro milagro. Él nos capacita para vencer y ser diferentes, ser mujeres sabias y poderosas en Cristo Jesús.


Con el correr de los años, más que nunca entiendo que debemos ser una generación de mujeres que se levantan en fe, dejando huellas a seguir; esas huellas en donde nuestras futuras generaciones puedan caminar seguras. Porque si como mujeres caminamos de la mano de Dios, sobre las pisadas de Jesucristo, inmersas en el poder de su Santo Espíritu, vamos a pasar a ser de amas de casa desesperadas a amas de casa apasionadas, pero por Jesús.
Él debe ser nuestra pasión, nuestro motor de vida, nuestro suspirar de amor en cada mañana.


Si aprendo a poner mis ojos en Jesús, solamente en Él, me va a llevar a un resultado victorioso en mi hogar. Porque ya no voy a mirar con mis ojos toda la situación que me rodea. Sino que por el contrario, voy a poder observar con mis ojos de la fe, en el plano sobrenatural, allí donde se mueve la mano de Dios. Y nuestro Señor, como las águilas, nos elevará a las alturas y nos llevará a ver que nuestra situación no es tan difícil como pensábamos, sino que el alfarero está trabajando en nosotras para sacarnos buenas.


Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.


Amadas, que en este comienzo de semana, nos levantemos como una generación de mujeres fuertes y valientes en Cristo Jesús.
Que podamos ser mujeres que dejan huellas de bendición.
Que nos recuerden por la paz, el amor y la sabiduría de Dios gobernado nuestras vidas y no por gruñonas, malhumoradas y desesperadas.


Tenemos en la Palabra de Dios, todas las herramientas para poder tomarlas por fe en Cristo Jesús y dejando así que el Espíritu Santo nos guíe, para poder cambiar, dejando que trabaje en nuestras vidas como el barro es trabajado en las manos del alfarero.
Siempre, pero siempre, salimos victoriosas cuando Dios trabaja en nuestro corazón.


Jeremías 18:6 ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.


Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.


Filipenses 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;


¡Qué en este comienzo de semana, podamos decir!!


Yo soy, una mujer, una simple ama de casa, apasionada por Jesús!


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!




Resultado de imagen para barra separadora para blog