jueves, 11 de junio de 2015

ESTABA EN LA ESTACIÓN EQUIVOCADA

LA PEQUEÑA Y GRAN HISTORIA DE UNA MUJER COMO NOSOTRAS.

Una mañana, me encontraba parada en una estación de tren; y en décimas de segundos, esa estación, junto a mí, cobramos vida.
De pronto me vi viajando en un tren que iba en dirección equivocada de donde yo estaba y tuve mucha desesperación. Pero tampoco me animaba a bajar cuando éste se detuviera y así poder subirme al tren correcto.
Tenía mucho miedo y estaba asustada.  ¿Pero qué era lo que me paralizaba y no me dejaba mover? Me di cuenta que me asustaba el cambio. Prefería seguir en el vagón equivocado antes de correr el riesgo y tomar el correcto. Pero algo extraño me sucedió, justo cuando el tren iba a ponerse otra vez en marcha, me bajé muy deprisa y decidí subir al otro que iba en dirección correcta.
Creí ver a Jesús, caminar como brisa suave por cada uno de los vagones de ese tren. Mi meta era llegar y verlo a Él, ya no tenía miedo y lo más maravilloso es que todavía me encuentro tomada de su mano, caminando confiada a su lado. Gracias a ese día que me animé a cambiar el rumbo de mi viaje, soy feliz. Porque pude darme cuenta que antes estaba en la estación equivocada.

¿Y vos, en qué estación estás, en cuál vagón estás parada?

Tal vez te encuentres como la mujer de esta historia..... en una estación equivocada. Quiero animarte en este día a que aceptes este desafío, de bajarte de tu vagón que viaja por rumbo incierto y que te subas al tren donde está Jesús.
Si dejás que Jesús conduzca  tu vida, te puedo garantizar que tu viaje va a ser seguro y confiado. Porque a pesar de que se nos presentan desafíos, todo es diferente cuando vamos caminando a su lado.
No hay nadie que te ame más, que aquel que dio su vida por vos. Su nombre es dulce y suave, delicioso y amoroso, Él es Jesús, la Rosa de Saron.

Oremos:
Padre en este día, te pido por cada mujer que está atravesando momentos difíciles, te ruego que en el nombre de Jesús estés tocando sus vidas y sus familias. Te pido que la presencia del Espíritu Santo las esté inundando y puedan experimentar liberación, salvación, sanidad, paz, gozo, restauración y nuevos comienzos en Cristo Jesús.
Sé que este será un día de victoria y de gran bendición, tengo fe, lo creo.
Tu Palabra dice que si dos o más se pusieran de acuerdo en alguna cosa, Tú lo harás y nosotras tus hijas hoy  somos mucho más que dos. Gracias Padre porque vas a estar tocando los corazones, los físicos, las familias y toda petición que cada uno de tus hijos necesita. Te amamos, sos nuestro único y gran Dios. Amén.

San Mateo 18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!


Resultado de imagen para barra separadora para blog gratis