viernes, 8 de mayo de 2015

"TENER INSOMNIO Y SABER QUE EL DESPERTADOR VA A SONAR..."


Hola... ¡Qué tengan un bendecido viernes!
Anoche, cuando me fui a dormir, recordé las largas noches que padecí de insomnio. Pasan las horas, ves entrar por tu ventana, la luz del día que comienza. Sabés que el despertador va a sonar y te desesperás porque no descansaste nada. Pensás en el día largo que te espera por delante. Sentís tu físico como si pesara mil kilos y tus emociones ya se disponen a estar en cortocircuito todo el día.

Pero, gracias a Dios, hay un texto bíblico que repetí cada noche, hasta que finalmente pude conciliar el sueño.

Salmo 4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo Tú, Jehová, me haces vivir confiado.

Declarar la Palabra de Dios y creerla, es fundamental para obtener nuestra victoria. Saber que tenemos un Dios amoroso que nos oye y está atento a nuestro clamor, da paz a mi alma y a mi corazón.

Y por supuesto, como siempre les comparto, este texto de 1 de Pedro 5:7, me lleva a analizar mi vida y ver aquellas situaciones que me provocan ansiedad y angustia y por ende me quitan el sueño.


1 de Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.


Además, siempre se debe consultar a un médico ante una situación así y ver si hay alguna causa física que lo esté provocando.


¿Qué les parece si oramos juntos?

Padre amado, en el nombre de Jesús te pedimos perdón por nuestros pecados. Amado Dios te pedimos hoy por cada persona que padece insomnio. Que Tú saques a luz todo aquello que le provoca angustia y ansiedad. O tal vez sea una enfermedad que por los dolores no pueden dormir, por favor Señor pon tu mano sanadora sobre cada uno de ellos.
Amado Dios, en el nombre de Jesús, renunciamos ahora a todo insomnio, a toda falta de fe, a toda incredulidad, a toda angustia y ansiedad, a todo  cansancio y falta de paz. Te dejamos toda carga en tus manos, porque Tú tienes cuidado de nosotros y nuestra familia.
Declaramos que en paz nos acostaremos y así mismo dormiremos porque solamente Tú amado Dios nos haces vivir confiado.
Te entregamos en el nombre de Jesús todo pensamiento que ata nuestra mente, toda angustia que agobia nuestro corazón y todo lo que enferma nuestro físico y apaga nuestro espíritu.
Te amamos, necesitamos en este día que El Espíritu Santo nos llene, nos sature de su bendita presencia.
Te pedimos que nos uses para ser de bendición a aquellas vidas que lo necesitan, que podamos ser un puente de bendición para llevar las almas a tus piés.
En el nombre de Jesús, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!