viernes, 24 de abril de 2015

"POR LOS MATRIMONIOS..."


Padre amado, en el nombre de Jesús vengo a Tí en este día para pedirte por cada matrimonio, para que les bendigas y les renueves el amor que se tienen uno al otro.
Dios poderoso, si hay algún matrimonio destruido, por favor, que éste sea un día en el que puedan ser restaurados. Amado Dios, te ruego que en el nombre de Jesús cada familia destruida pueda recibir de tu sanidad, de tu unidad, de tu amor y de tu compasión.
Que en este día, la presencia del Espíritu Santo esté rompiendo todo yugo de esclavitud en cada matrimonio. Que el perdón pueda fluir entre cada cónyuge, que el diálogo sea instalado entre ellos.
Querido Jesús, Tú has dado tu preciosa vida para salvación y para sanidad. Te ruego que cada matrimonio pueda tenerte como Salvador y Señor de sus vidas. Que puedan recibir sanidad divina en cada relación, que tu paz los envuelva en este día.
Amado Dios, si algún matrimonio está repitiendo patrones de divorcio que tenga que ver con sus antepasados, que hoy en el nombre de Jesús puedan ser libres.
Amado Padre, si hay parejas que están conviviendo pero no se han casado, por favor, que puedan poner sus vidas a cuenta contigo.  Tu Palabra nos enseña que Tú no admites la fornicación, ni el adulterio, Señor que cada vida hoy tome consciencia y obedezcan tu Palabra. Porque cuando somos obedientes y vivimos en santidad abrimos puertas de bendición a nuestra descendencia. Y  de igual manera si vivimos desobedeciéndote, abrimos puertas de maldición. Dios precioso, que este fin de semana sea el comienzo para muchas parejas de vivir debajo de tus alas, bajo tu divina voluntad.
Señor amado, te pido en el nombre de Jesús, por cada matrimonio que no pueden tener bebés, que Tú estés poniendo vida, que Tú estés obrando milagros extraordinarios y pronto puedan tener entre sus brazos, el fruto de su vientre.
En el nombre de Jesús, amén.

Deuteronomio 30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Con Jorge hemos vivido en nuestro matrimonio, lo que nos dice San Juan 10:10, hemos visto como satanás usó sus armas para destruirnos como pareja y también nosotros nos dejamos robar la bendición. Pero gloria a Dios que nuestro Jesús siempre llega a tiempo, porque cuando ve vidas que le claman y le piden ayuda, Él es fiel y siempre mueve su mano de poder a nuestro favor, Dios ama a las familias. Y El Poderoso Espíritu Santo levantó bandera por nosotros y una vez más se glorificó. Al igual que lo va a hacer por tu vida y tu matrimonio, porque Dios nunca hace acepción de persona. El diablo podrá venir a querer destruír nuestras vida y familias, pero Jesucristo vino para que tengamos vida y en abundancia, suya es la gloria y el poder, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!


Resultado de imagen para gif barra separador para blog mariposas