miércoles, 29 de abril de 2015

"ESA FE QUE MUEVE LOS MONTES"

Resultado de imagen para la fe ve lo invisible cree lo increíble y recibe lo imposible

Hola... ¡Qué Dios te bendiga!
Hace unos mañanas atrás me desperté con esta frase en mi corazón...."Fe para mover los montes".
Cuando el Espíritu Santo me inquieta con algo, no me quedo tranquila; comienzo a orar, a indagar en la Palabra y a buscar la revelación de Dios.
Siempre evalúo mi vida a la luz de la Palabra de Dios, la Biblia. Comencé a buscar en oración aquellos temas que tal vez los estoy viendo como montañas gigantes los cuales pienso y siento que estoy orando con fe, pero quizás no sea tan así.
Veamos lo que nos enseña la Biblia:

San Marcos 11:23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.
24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.


San Mateo 13:58 Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos.

San Mateo 14:31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Entonces... al leer estos tres pasajes bíblicos, es fácil darnos cuenta que el primer monte que debemos vencer, el cual debemos ordenar que se vaya de nuestra vida es la "INCREDULIDAD".
A veces cuando pasamos por problemas de salud, familiares, personales, económicos, etc. nos enfocamos día y noche en ellos. Es así que todo el tiempo les ordenamos que se vayan de nuestra vida, es como si probáramos a ver si nos da resultado. Y cuando vemos que nada pasa, es ahí cuando nos desanimamos.
Por eso el desafío que tenemos hoy es pedirle a Dios que nos aumente la fe. Es renunciar en el nombre de Jesús a toda incredulidad y dejar que el Espíritu Santo nos llene de su presencia.

Vamos a orar:

Padre amado, venimos a Tí en este día en el nombre de Jesús para pedirte perdón por nuestros pecados.
Señor cubrimos nuestra vida y nuestras familias con la sangre de Cristo.
Hoy reconocemos que nos falta fe para creer en nuestro milagro. Necesitamos que aumentes nuestra fe para poder mirar con tus ojos espirituales y así poder ver que nuestro milagro está en camino.
Señor que nuestro corazón no dude, que seamos investidos de tu poder, de tu visión, de tu presencia santa.
Padre en el nombre de Jesús renunciamos a toda incredulidad, a toda falta de fe y a toda duda.
Te damos las gracias porque ninguna oración vuelve vacía. Gracias porque Tú nos oyes y sabemos que veremos tu bendita voluntad en nuestra vida, en nuestro hogar y en cada situación. Amén.

Números 14:28 Diles: Vivo Yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré Yo con vosotros.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!
Resultado de imagen para barra separadora blog corazones y estrellas