lunes, 16 de marzo de 2015

¿QUÉ O QUIÉN TE ROBÓ LA SONRISA?

Hola... ¡Qué tengas un bendecido comienzo de semana!
Ayer domingo, cuando estaba en la reunión, en la iglesia a la cual asisto, en el momento de la adoración a Dios, bajo una presencia hermosa y poderosa, El Espíritu Santo habló estas palabras a mi corazón:




__Tere...¿Recordás qué fue lo qué te robó la sonrisa muchas veces?


Y yo le dije:


__Sí Señor, lo recuerdo perfectamente.


__Quiero que lleves a las mujeres a recuperar su sonrisa en Mí. Quiero que les digas que las amo y que deseo que recuperen el gozo, la paz y la esperanza.


Entonces allí en le medio del culto, me detuve y miré a mi alrededor.
Vi mujeres llenas de paz, otras irradiaban felicidad, otras estaban inmersas en la presencia de Dios disfrutando de esos momentos tan gloriosos. Pero otras tenían sus rostros  tristes y cansados;  y en algunas otras se les reflejaba dureza e incredulidad.


Pensé en nosotras las mujeres, que somos como un ramillete enorme, de hermosas flores, de diferentes aromas y colores. Pensé que Jesús está siempre pendiente de nuestras vidas, tratando de que ninguna nos marchitemos y que bebamos de su fuente de agua viva, la cual nos lleva a salirnos de toda amargura de espíritu y angustia del corazón.´


No sé lo que pasó con tu vida, qué fue lo que te robó la sonrisa, pero tenés un Padre Dios amoroso que te espera con los abrazos abiertos, para que puedas a través de Jesús ser libre de toda angustia y dolor.
El Espíritu Santo desea llenar tu vida con su presencia y darte en este comienzo de semana, un canto nuevo en tus labios y llevarte a que levantes tus brazos al cielo y recuperes el gozo de la salvación.


Te regalo estos dos textos bíblicos:


Job 8:21 Aún llenará tu boca de risa, Y tus labios de júbilo.


Salmo 126:2 Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.


Si sentís que perdiste tu sonrisa, que tu vida está envuelta en tristeza y amargura, dejame que te guíe en oración:


Padre en el nombre de Jesús vengo ante Tí en esta mañana, para pedirte perdón por mis pecados.
Dios del cielo y de la tierra, te entrego mi vida, mi familia y todo mi hogar, los cubro con la sangre preciosa de Cristo Jesús.
Señor amado, renuncio en Cristo Jesús a toda raíz de amargura, a toda tristeza, a toda angustia, a toda preocupación, a todo lo que me robó la sonrisa, el gozo, la paz y me ha llevado a vivir bajo un manto de tristeza y desesperación.
Hoy tomo la decisión de perdonar a ....., le o les perdono y te pido que les bendiga y que pueda yo ser libre ahora de todo odio, deseo de venganza y falta de perdón.
Espíritu Santo, poné un canto nuevo en mis labios en este día, deseo vivir llena del gozo de la salvación, rodeada de tu gloria, de tu favor divino y en especial bajo tu bendita voluntad.
Declaro una semana de bendición, de victoria en Cristo Jesús, amén.


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!


Resultado de imagen para barra separadora para blog femenina