lunes, 23 de marzo de 2015

"ESTO SÉ...."

Hola... ¡Qué Dios te bendiga!
Estaba leyendo el Salmo 56 y te voy a pedir que leas junto a mí, el siguiente texto bíblico:








Salmo 56:9 Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clamare; Esto sé, que Dios está por mí.


Seguramente vos también pasaste o tal vez estás pasando situaciones difíciles en donde se levanta a tu alrededor enemigos que vienen a atentar con tu vida, con al paz de tu hogar, etc.
A mí me pasó y no hace tantos años atrás. De repente personas que jamás te imaginabas difaman tu vida, tu matrimonio, etc. Tu ser que creías tener tus emociones controladas, comienza a querer defenderse, lo cual si lo hacés sin la guía de Dios, vas a hacer lío, y mucho lío.


Pero llegó un día, cuando el Espíritu Santo me dio este pasaje:


Salmo 46:10 Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios;


Y el Espíritu Santo habló a mi corazón:


__Tere, estate quieta en mi presencia, no es contra carne y sangre, sino con mi espíritu. Yo defiendo tu causa.


No pienses que fue inmediato ver la respuesta de Dios, me llevó unos años pasar por esa situación. Pero te aseguro que conocí a Dios de otra manera.
Él se reveló a mi como mi protector en el medio de la angustia y de la injusticia que vivía. Jesús fue mi abogado, mi fiel amigo que me tomaba de la mano cada noche que derramaba intenso llanto en mi cuarto. El Espíritu Santo me llevó a trabajar con mis emociones, a menguar yo para que crezca Él en mí. Me abrió los ojos espirituales en muchas áreas, etc.


Y hoy al meditar en el Salmo 56, exclamé de lo profundo de mi ser:


__Es verdad Señor, yo te clamé desde lo profundo de mi ser y vos me demostraste que estás por mí.


¡A Dios sea la gloria!!


No busquemos hacer justicia por manos propias, no clamemos a Dios para que nos obre venganza a nuestro favor y destruya a nuestros enemigos. La Palabra de Dios nos enseña que debemos orar por ellos.
Vayamos a la intimidad de nuestra habitación y cerrada la puerta derramemos el alma a nuestro Jesús, sabiendo que Él obrará a nuestro favor.
Todo lo que pasamos en la vida, si lo ponemos en las manos de Dios va a ser para un crecimiento, para aprender, para poder ayudar a otros y para poder decir al finalizar nuestra carrera:


__Gracias Señor porque he visto una vez más, que estás por mí y mi familia.


Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!



Resultado de imagen para barra separadora floral