lunes, 9 de febrero de 2015

"NO PIERDAS LA FE.... CUANDO EL MILAGRO NO LLEGA O SENTÍS QUE LO PERDISTE"

Hola... ¡Qué tengan un comienzo de semana en victoria y lleno del Espíritu Santo!

Hoy estaba meditando en las veces que sentimos que Dios no responde a nuestro tiempo, nuestra petición. Noten que puse a nuestro tiempo.
También me recordé las veces que estaba declarando sanidad divina en mí, y cuando más declaraba y ponía mi fe en marcha, peor me sentía. Sí, así es, peor me sentía.
Pero no bajé los brazos, perseveré en oración y no dejé de creer en el sacrificio de Jesús no solamente para mi salvación y vida eterna, sino también para mi sanidad divina.
Ser pasivo en orar, dudando como la onda del mar, no nos conduce a obtener en Cristo Jesús nuestro milagro.
Seguramente un montón de factores se interponen cuando nos disponemos a creer y poner nuestra fe en marcha. Nuestra carne, satanás, situaciones difíciles que nos rodean, personas que nos devoran la fe, etc.
Pero hay un pasaje bíblico que nos lleva a tomar nuestra victoria, vamos a leerlo juntos...


Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.


Allí está el secreto, poner nuestra mirada, fijar nuestros ojos en Jesús. Él es el autor y consumador de la fe que necesitamos cada día. Él está a la diestra del Padre como nuestro abogado y el Espíritu Santo está intercediendo con gemidos indecibles por cada uno de nosotros.


Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.


Cuando ponemos los ojos en Jesús, cuando entendemos que las cosas suceden para bien para los hijos de Dios, cuando entendemos que no es a nuestro tiempo sino al suyo; porque así es lo mejor para nosotros.
Cuando aprendemos a depender del Espíritu Santo y llenarnos de su presencia. Cuando dejamos que su Santo Espíritu trabaje en nuestras vidas, rompiendo estructuras que nos atan y no nos dejan avanzar para tomar la victoria en Cristo Jesús.
Cuando pasamos tiempo de intimidad con Él, leemos su Palabra divina, oramos, clamamos desde lo profundo del corazón, allí, justo allí, la mano de Dios se mueve a nuestro favor.


Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.


Porque más allá de que Dios es un Papá bueno y quiere bendecir a cada uno de sus hijos, Él se deleita ante quienes le adoran y le buscan en espíritu y verdad.


San Juan 4.23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.


No debemos buscar a Dios por lo que nos da, sino que debemos buscarle por lo que Él es. Debemos deleitarnos en su presencia a pesar de ..... y nuestro amado Dios nos concederá la petición de nuestro corazón.


Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová, Y Él te concederá las peticiones de tu corazón.
5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en Él; y Él hará.


Para comenzar la semana, nuestro hermoso desafío es poner los ojos en Jesús, sabiendo que la prueba de nuestra fe produce paciencia. Es deleitarnos en Dios a pesar de cualquier situación. Y es llenarnos de la  presencia del Espíritu Santo, la cual nos da poder para vencer y nos lleva a volar como las águilas, allí en las alturas, en donde se mueve lo sobrenatural, nuestro milagro está ahí, en las manos de Dios.
Seamos hijos obedientes, amantes de su Palabra y vivamos en santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!