martes, 20 de enero de 2015

"PALABRAS DE ARREPENTIMIENTO Y UNA ORACIÓN DE RECONCILIACIÓN"


Hola...¡Bendiciones en este día!
Esta mañana al tener mi momento de lectura de la Biblia y de estar en intimidad con Dios; el Espíritu Santo trajo a mi memoria los mensajes que recibo. Y  más precisamente mensajes de muchas hijas de Dios que se han apartado y que necesitan volver a los brazos de Jesús.
Así que me animé a tomar la letras del corazón  de cada una de ellas y escribí lo siguiente:





Señor espera…
 
Señor espera…
Espera por favor un segundo
Necesito hoy más que nunca hablar contigo.
Señor espera…
Hoy necesito que pongas en mí, una nueva primavera.
Necesito florecer en tus manos y beber de tus ríos.
 
Señor espera…
Estoy tan necesitada de estar contigo.
Tengo enfermo el cuerpo y el corazón está dormido.
Señor espera, dame hoy una nueva primavera.
En donde mi vida florezca en tus manos.
En donde de frutos, flores y me inunde tu rocío.
 
Señor Jesús… aguarda, toma mi corazón te lo rindo.
No dejes que de Ti me aparte.
Cúbreme con tus alas que tengo frío.
No me dejes perecer, dame de tu aliento divino.
Porque de Ti me he alejado
Y hoy vuelvo con un corazón arrepentido.


San Lucas 5:32 No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.


2 de Pedro 3:9  El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.



Si un día recibiste a Jesús en tu corazón y luego por distintas circunstancias de la vida te apartaste de Él, te invito a reconciliarte por medio de esta oración.


Amado Dios, vengo ante Tí en el nombre de Jesús, para pedirte perdón por haberme apartado de tu camino.
Me arrepiento de haberte dado la espalda y de hacer mi voluntad. Me arrepiento de mis pecados y te pido perdón en el nombre de Jesús.
Padre divino, hoy vuelvo a Tí como el hijo pródigo, necesito de tu presencia inundando mi vida. Me siento vacía, sucia, menospreciada, siento que mis fuerzas flaquean. Pero te doy gracias porque tu Palabra dice que al que a Tí viene no le echas fuera. Y yo hoy vengo a tus pies para rendirme ante tu voluntad. Jesús amado, hoy vuelvo a decirte por favor entra a mi corazón, te recibo, te hago el Señor y Salvador de mi vida; reconozco tu sacrificio en la cruz por perdón de mis pecados y por mi sanidad divina. Recibo tu favor sobre mí y mi hogar.
Espíritu Santo lléname de Tí, de tu presencia santa, de tu unción. Dame de beber de tus ríos, de tu aceite. Restaura mi corazón, da aliento a mi espíritu, inunda mi ser con tu presencia. Rompe en este día en el nombre de Jesús todo yugo de opresión que hay en mi.
Levanto mis brazos al cielo, te abro mi corazón, me postro ante tu presencia y me consagro ante Tí, para vivir en obediencia, en amor, en paz y en santidad.
En el nombre de Jesús, amén.


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!