viernes, 9 de enero de 2015

"NO TEMAS..."


No temas... caminá en fe.
No temas... Dios está contigo.
¿Hay algo imposible para Dios?
¡Nada ni nadie se iguala a su gran poder!
Él es escudo alrededor nuestro.
Su vara y su callado nos infunden aliento.
Dios envía a sus ángeles para que nos cuiden.

No temas... caminá en fe en este día.
No temas... Dios es tu sustento y abrigo.
¿Hay algo imposible para el Dios vivo?
Él está en el trueno, en los montes y en los lirios!
Jesucristo vive y reina por los siglos de los siglos.
En su nombre hay poder y Él está contigo.

Tere.

Isaías 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas;
levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán;
caminarán, y no se fatigarán.

En lo personal siempre tuve que lidiar con el temor, fue un área en mi vida muy fuerte, la cual tuve que trabajar muchísimo con El Espíritu Santo para poder vencer.
Tenía temor al porvenir, a que les pase algo a mis hijos y mi familia, temor al qué dirán, temor y más temor. Y aunque en el nombre de Jesús he vencido muchas de esas áreas, satanás siempre intenta volver con lo que un día nos tuvo. Así que ahí está mi sabiduría para no ceder, entonces me tomo bien fuerte de este texto...

Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Pero también entiendo que no todo es cuestión del diablo, sino que tenemos emociones, las cuales  con la ayuda de Dios, debemos controlar y no dejar que gobiernen nuestra vida.
Así que pongo en práctica este texto...

1 de Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él,
porque Él tiene cuidado de vosotros.

Cada día debemos examinar nuestro andar en Dios. Hay veces que patrones familiares se levantan de repente, queriéndote llevar al pasado. Quizás algunas personas que te rodean te roban el gozo de la salvación y con sus palabras te muestran lo difícil de tu situación. Pero no dejemos que nada ni nadie nos robe la bendición de saber que somos hijos de Dios, herederos y coherederos en Cristo Jesús.

Tenemos que tener una vida rendida a Dios, leer la Biblia, porque ésta es un espejo para el alma, la cual nos revela como está nuestro interior. No podemos leerla al pasar y que no produzca cambios en nosotros.
Debemos pasar tiempo de intimidad con el Espíritu Santo, llenándonos de su presencia, porque de lo contrario llevaremos una vida como las ondas del mar, de un lado al otro, sin estar firmes en la roca eterna Nuestro Señor Jesucristo.

Para este día, el desafío es tomarnos bien fuerte de las promesas de Dios, despojarnos de todo peso que nos asedia, adorar a Dios en espíritu y verdad y proclamarle a las almas que Dios les ama, que desea que ya no teman más, que Jesús dio su vida por amor.


Hoy te invito a que puedas renunciar en el nombre de Jesús a todo temor, a toda inseguridad, a toda falta de fe, a toda culpa, a toda falta de perdón, a toda autoestima baja, a todo lo que te altera y no te deja vivir una vida libre en Cristo Jesús.
Te aliento a poner en las manos de Dios tus cargas y así dejes que Él te haga descansar en sus brazos, inundándote con su Santo Espíritu.
Hay poder en el nombre de Jesús. 
Amén. (Así sea)

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!