lunes, 8 de diciembre de 2014

"TODO EL CONTROL...."



Cuando pasamos por situaciones difíciles, cuando sentimos en nuestro corazón que Dios nos está reclamando que le demos más de nuestro tiempo y nuestra vida. Cuando estamos inmersos en un montón de actividades que no nos permiten parar ni un momento. Cuando estamos sobreviviendo en vez de vivir una vida abundante en Cristo Jesús. Cuando nos pasa todo eso y mucho más, ahí nos damos cuenta que no le estamos dando a Dios el control de nuestra vida.
El trajín diario, las preocupaciones, las obligaciones y tal vez el ocio de nuestra vida, nos están marcando que estamos dando rienda suelta a nuestra carne y por ende todo está controlando nuestra vida, nuestras emociones, lo que hacemos y lo que sentimos.
Pero cuando volvemos a la fuente, cuando volvemos nuestro rostro a Dios, cuando admitimos que estamos llevando una mochila pesada y que tomar nuestras decisiones sin consultar a Él, solamente nos lleva a hacer lío.
Cuando volvemos a mirar la cruz vacía de Jesús que nos recuerda que Él ya venció en la cruz para que tengamos victoria.
Allí, justo allí, más que nunca sentimos la necesidad inmensa de decirle...

__Amado y poderoso Dios, renuncio al control de mi vida y de mis seres queridos;  y te doy a Tí en el nombre de Jesús todo el control, sabiendo que en tu mano está mi socorro, mi victoria, mi milagro y que Tú tienes planes de bien y de paz para tus hijos.

Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. (Mateo 11:28-30).


A cada uno/a de ustedes, les doy las gracias por leer mi blog, gracias por los mensajes que me envían y gracias por acompañarme en cada escrito.

¡Qué Dios les de una semana en victoria y paz por medio de Cristo Jesús!!

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios les bendiga!