jueves, 4 de diciembre de 2014

"IMPOSIBLE QUE NO SEA POSIBLE"








San Mateo 17:20

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

San Mateo 19:26

Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

San Marcos 10:27

Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.

SanLucas 1:37

porque nada hay imposible para Dios.

San Lucas 17:1

Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen!

San Lucas 18:27

El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.

Hechos 2:24

al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.

Romanos 8:3

Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

Hebreos 6:4

Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

Hebreos 6:18)

para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

Hebreos 11:6

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.




Amado Dios, venimos ante Tí en este día para pedirte que en el nombre de Jesús perdones nuestros pecados y que la presencia del Espíritu Santo llene nuestra vida y nuestro hogar.
Precioso Dios divino, Padre celestial, te rogamos que muevas tu mano de poder y estés obrando en esos imposibles de nuestra vida.
Padre bueno, mirá cuantas necesidades de sanidad, cuantas vidas oprimidas, cuantos hogares destruidos, cuantas relaciones rotas, por favor extendé tu mano de poder y restaurá todo lo que el enemigo destruyó.
Dios amado, te rogamos por esas enfermedades incurables, las cuales a los ojos humanos son imposibles de ser sanadas; pero que por medio del sacrificio en la cruz de Jesús, fueron vencidas y por medio de nuestro Salvador nos corresponde recibir sanidad divina.
Te regamos por esos imposibles que atan las vidas, por los problemas económicos, por las dificultades y por las necesidades de cada hogar.
Señor en este día, ayuda a nuestra incredulidad, aumenta nuestra fe, levántanos como las águilas, danos las fuerzas de un búfalo y derramá sobre cada vida y hogar tu bendición.
En el poderoso nombre de Jesús, amén.


Con cariño: Tere.


¡Qué Dios te bendiga!