sábado, 22 de noviembre de 2014

"EN ESTE FIN DE SEMANA... BEBEMOS DE LA SANIDAD DE CRISTO"

Hola, qué Dios les bendiga enormemente y qué tengan un día en victoria por medio de Cristo Jesús.
Les quiero contar que estoy meditando en la Biblia, sobre la sanidad divina y deseo compartirles los siguientes textos bíblicos:


Isaías 53:4-5 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.  
Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Mateo 8:14-17 Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre.
Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía. Y cuando llegó la noche, trajeron a Él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

1 Pedro 2:24  Quien llevó Él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.



Amado y precioso Dios del cielo y de la tierra, venimos ante Tí en este día, en el nombre de Jesús para pedirte perdón por nuestros pecados.
Padre amado, en este fin de semana, nos ponemos de acuerdo quienes estamos ahora leyendo este blog y te rogamos para que derrames sanidad divina en nuestras vidas, nuestros hogares, nuestras familias y en cada área que estamos necesitando.
Amado Dios, renunciamos en el nombre de Jesús a toda incredulidad, a todo desánimo, a toda falta de fe y declaramos que creemos en Jesús, en que ha dado su vida para que tengamos salvación y para que también tengamos sanidad.
Jesús ha pagado un alto precio con su vida y hoy nos unimos para declarar que las vidas son sanadas en el poder y en el nombre de Jesús.
Espíritu Santo si hay algo oculto que está impidiendo recibir la bendición de Dios, te rogamos que lo saques a luz para que cada uno de nosotros podamos ser libre y estar a cuenta contigo.
Amado Espíritu Santo te rogamos que nos llenes de tu presencia, que derrames de tu unción, de tu poder y de tu renuevo en nuestras vidas y familias.
Gracias amado Dios, gracias porque ninguna oración vuelve vacía.
Amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!