lunes, 10 de noviembre de 2014

"CHICAS... NO PERMITAN LA VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO, ADEMÁS EN EL MATRIMONIO SE POTENCIA"

¡Hola! Hace ya varias semanas que vengo recibiendo correos pidiéndome que vuelva a publicar temas sobre la violencia de género y en especial durante el noviazgo.
Deseo que esta información les sea de ayuda, que puedan salir del círculo de violencia, que se animen a hablar y así poder ser libres de ese martirio.
Quiero decirle muy en especial que las chicas que están en la etapa de noviazgo y están siendo víctimas de violencia, ya sea verbal, emocional, física, sexual, social, etc. que no piensen que ustedes van a poder cambiar al agresor.
La persona que agrede y ejerce violencia sobre otra debe reconocer su situación y pedir ayuda y por ende ser tratado.

Muchas chicas se piensan que al casarse todo va a cambiar, que ellas van a poder transformar a ese hombre maltratador en un príncipe azul.

Amadas eso no es real, solamente Dios puede cambiar una vida, si es que esa persona deja a Dios obrar en su corazón; y además la persona violenta necesita sí o sí tratamiento.



Leí  en internet una frase de una mujer que sufre violencia, ella publicó así...

__Te perdono, porque te quiero, pero me alejo, porque me quiero.

Somos llamadas a perdonar siempre, en todas las etapas de nuestra vida, pero en el caso de maltrato, mis amadas chicas, no significa que hay que perdonar y volver a ponerse bajo el dominio del maltratador, eso no es perdón y si él te maltrata, eso no es amor.
El machismo ve a las mujeres como un objeto, creen que pueden usarnos y hacer con nosotras lo que quiere, total, ellos piensan que les pertenecemos igual como si fuéramos un vaso, un plato, etc.
Dios no desea que vivas bajo violencia, sé libre por favor en el nombre de Jesús.

El siguiente informe está extraído del "Instituto Eirene Argentina"
www.eireneargentina.com.ar

Prevención de la violencia en el noviazgo

Casi todas las mujeres que padecen violencia en su matrimonio, al ser interrogadas específicamente, refieren la aparición de los primeros síntomas de maltrato al período del noviazgo.
Ninguna de las que siguieron adelante con la relación identificó esas conductas como abuso, y si lo hacían, o las minimizaban, o pensaban que se corregirían en el matrimonio, o incluso proseguían con ella por el miedo que cortar la relación les ocasionaba.

¿Qué entendemos por noviazgo?

Si bien las formas y los nombres han cambiado a través de los tiempos y de las culturas, por noviazgo seguimos entendiendo una de las fases del ciclo vital de una persona; se trata de aquella que constituye una etapa de transición entre la familia de origen y la propia. Por lo tanto, debería ser una relación consentida por ambos novios, que promueva una creciente intimidad en tanto que una etapa preparatoria para la vida matrimonial (aunque no siempre concluya en un matrimonio). Al mismo tiempo, por violencia en el noviazgo entendemos cualquier forma de maltrato o abuso (físico, verbal, emocional, sexual), hacia o entre las personas que protagonizan la relación.

¿Cuáles son las características de un novio violento?

Tiene un bajo concepto de la mujer en general, que se expresa en críticas, burlas, chistes, expresiones y conductas discriminatorias. Todas las demás mujeres, a excepción de la novia, son brujas, locas, prostitutas, et.
 
Por momentos idealiza a la novia, hablando cosas maravillosas de ella, pero con la misma facilidad la denigra y critica. La descalificación puede ser abierta, explícita, hasta ridiculizarla y burlarse de ella en público, pero también puede ser sutil, a través de tonos y miradas despectivos. En muchos casos, se da la «doble fachada»: es amoroso con ella en público pero la maltrata en la intimidad.

Tiene altas exigencias hacia ella. Pretende que ella se vista, se maquille y actúe como él quiere. También la compara con otras mujeres para humillarla o rebajarla. La critica por todo lo que ella hace, dice y piensa, con lo cual la novia pierde la seguridad en sí misma.

El control marca casi todos los aspectos de la relación, y no la mutua interdependencia. Suele ser posesivo hasta el extremo.

Por sus celos casi delirantes, la acusa de prestar más atención a otros, salir con otros hombres, hasta de tener relaciones sexuales con otros.

Logra un gradual aislamiento del entorno, de la familia y de los amigos.
Una forma de aislar a la novia de su entorno es criticar a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo. De esta manera también neutraliza la sospecha que alguien pueda formular contra él. Como resultado, ella también empieza a ver a todos como enemigos de su relación y «se pega» más a él.

Se enoja fácilmente, dado que no cuenta con recursos para tolerar la frustración. Tiene un alto nivel de agresión verbal, que suele predecir la violencia física que se dará más adelante. Ante un arrebato de ira puede perder el control y empujar a la novia, o zamarrearla o tirarle el pelo. Se «arrepiente» rápidamente por el miedo a perderla, especialmente si ella amenaza con cortar la relación. Sin embargo, al poco tiempo repite la conducta.

Amenazas: a su integridad física, a revelar secretos de su intimidad, a cortar la relación si ella no se somete. La relación se basa entonces en un pacto de silencio, que impide la ayuda externa.

La manipulación adquiere forma de amenaza con temas de locura o de muerte de sí mismo o de ella. «Si me dejás me mato, o me voy a volver loco.» «Sos mía o de nadie más; si te veo con otro te mato y después me mato yo.» Produce miedo y culpa en ella, con lo cual la inmoviliza y no puede decidir en libertad sobre la relación.

No es necesario que se presenten todas estas características para afirmar que estamos en presencia de violencia en el noviazgo; bastan una o algunas de ellas, y que se den en forma recurrente.

Si sos víctima de violencia pedí ayuda, llamá en Argentina las 24hs. los 365 días del año al...

144

También podés consultar las siguientes páginas:

Asociación "Pablo Besson" Prevensión y Asistencia a la víctima de violencia de género.
http://abriendocamino.blogspot.com

Y Eirene Argentina
www.eireneargentina.com.ar


 
Con cariño: Tere.