lunes, 20 de octubre de 2014

"PARA UN LUNES COMO HOY..."

Hola.... ¿Cómo están? Espero que hayan pasado un hermoso fin de semana.
Anoche, cuando me fui a dormir, recosté mi cabeza en la almohada y sentí la presencia del Espíritu Santo allí a mi lado.
Era como una brisa suave, sentía un calor delicado en mis mejillas; como si la mano de mi amado Jesús acariciara mi rostro.
Mi corazón comenzó a latir fuerte y comencé a sentirme chiquitita, pequeñita entre mis sábanas.

Me derretía de amor por tener un Papá tan amoroso que siempre está destilando su suave perfume alrededor de sus hijitos. Ese perfume cuan rosa fragante.
Y sentí que el Espíritu Santo decía a mi corazón...





__ Decile a mis hijas que las amo, que no me teman, que dejen que les acaricie el alma y les sane el corazón.







Mis amadas amigas y hermanas en Cristo Jesús, en este día lunes, en este comienzo de semana, Jesús desea sanar tu alma, tu corazón, tu físico y llenar con su vida y su renuevo tu espíritu.
Él ha pagado con su vida para que tengamos salvación, vida eterna, sanidad divina y un estilo de vida superior en Él y por Él.
No dejes que satanás, ni las circunstancias que te rodean te roben la fe y el momento de pasar a solas con Dios.

Porque el Espíritu Santo intercede por nosotras con gemidos indecibles y la mano de Dios aún no se ha cortado y en el nombre de Jesús hay poder.... Levantate en este día y deja que la unción de Dios rompa todo yugo en tu vida y ponga un nuevo cántico de victoria en tu corazón.

Dejemos que hoy Jesús, que es la Rosa de Sarón nos perfume con su aroma, nos envuelva con su favor y nos lleve a tomar y a conquistar nuestro milagro.

¡Cristo ya no está en la cruz, Él resucitó, nos dio libertad, Él vive y reina y está hoy a nuestro lado, sanando las heridas del alma y llenando con su amor nuestro corazón!!!

Hoy estaba meditando el siguiente texto...

3 de juan 1:11 Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios.

Para este lunes y para siempre, nosotras como hijas de Dios debemos imitar, seguir y ser como Jesús.

¡Qué el Espíritu Santo en este día te inunde con su presencia, qué derrame de su aceite divino sobre tu vida y tu hogar; qué la paz de Jesús que sobrepasa todo entendimiento te llene hoy y que el amor de Dios envuelva tu vida y tu corazón!!

Con cariño: Tere.