viernes, 10 de octubre de 2014

"CUANDO ORDENABA EL CAJÓN DE MI MESITA DE LUZ"

Hola.... ¡Qué la paz y el amor de Dios inunden tu vida y tu hogar!
Estoy escuchando una prédica de un pastor que me bendice mucho y además mientras tanto estoy ordenando mi habitación y al llegar a mi mesa de luz, saqué el cajón, lo coloqué en mi cama y abrí una cajita la cual tengo cosas mías muy queridas. Y  entre esas cosas, encontré un escrito que Dios me había dado; la fecha... 06/10/04, más exactamente a las 17:20hs.
Esta notita, me la había dado el Espíritu Santo mientras yo estaba enferma y yo la anoté, la atesoré en mi corazón y por supuesto la creí.

Justo entró uno de mis hijos a mi habitación y se la leí y le dije.... esta palabra me la dio el Espíritu Santo hace 10 años atrás y hace ya nueve que estoy sana por la mano de Dios; esta es una palabra de profecía porque se cumplió. Y quiero compartirla con vos también, para alentar tu fe, para que no te desanimes, para que sigas creyendo que la mano de Dios se mueve siempre a nuestro favor, en el momento que menos lo esperamos y en el día exacto que Él tiene preparado para nosotros.
Debemos caminar en las promesas de Dios, la Biblia está llena de sus promesas para sus hijos, debemos sacudirnos y levantarnos en el nombre de Jesús y comenzar a caminar con los ojos de la fe, puestos los ojos en Jesús.

La palabra que Dios me había dado es la siguiente....

__ Tere, vas a recibir algo sobrenatural y vas a recibir la sanidad, porque esta sanidad no te va a ser callar y se van a entregar almas por tu hablar.

Quiero decirte, como testimonio, que Dios me sanó de Síndrome de Fatiga Crónica en el año 2005, casi un año después que recibí esa bendita palabra. Padecí esta enfermedad por nueve años, fue horrible, sufrí mucho físicamente; pero Dios siempre estuvo a mi lado.

Cuando Dios me sanó, no puede callarme, abrí mi blog, y comencé a testificar de lo que Dios había echo conmigo. También comencé a hablar a toda las personas de lo que Dios hizo en mi vida, también a través de mi libro "Ahora sé quién soy", Dios lo usó y lo usa para que almas se entreguen y muchas personas a través de mi testimonio, de la obra del Espíritu Santo en mí, han recibido a Cristo en el corazón y otras tantas han recibido sanidad divina.

No tengo mérito alguno en esta sanidad, todo el mérito, toda la gloria, toda la honra y el poder es para mi Cristo.
No sé cual es tu situación, ni tu enfermedad, ni tu dolencia, ni tu dolor, pero Jesús sí lo sabe, por eso te invito hoy a creer en su poder, te aliento a no bajar los brazo y a tomarte fuerte de la mano de Dios.
Como siempre cuento, a  los 30 años me habían dado cuatro años de vida, hoy tengo 48 años y soy un milagro vivo y verdadero del poder de Dios.

Levantá tus brazos al cielo y dejá que la presencia de Dios te llene hoy.

Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Padre amado, en el nombre de Jesús te pido en este día, que tu Espíritu Santo esté tocando cada vida. Te ruego amado Padre divino, que así como obraste en mí y me sanaste, lo hagas en cada vida enferma, en cada vida que se siente morir.



Amado Dios, para Tí no hay imposibles y es en el poderoso nombre de Jesús que toda enfermedad tiene que huir, es en el nombre de Jesús que las cadenas que atan las vidas tienen que caer y ser libres para tu gloria.
Señor amado, desatá hoy milagros, desatá hoy restauración, sanidad, liberación, paz, amor y salvación a cada vida que lo está necesitando.
En el nombre de Jesús, amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!