viernes, 19 de septiembre de 2014

"PARA UN VIERNES SOLEADO O AUNQUE ESTÉ NUBLADO... CON JESÚS SIEMPRE SALE EL SOL"

Hola... ¡Qué la paz y el favor de Dios estén rodeando tu vida y tu familia!

Hoy es un hermoso día de sol, ya está por llegar la primavera y me emociona escuchar a los pájaros cantar cerca de mi ventana.




Estoy meditando como cada día en la Biblia, la maravillosa y poderosa Palabra de Dios y me parece tan oportuno para hoy compartirte un texto que puede cambiar tu vida.

Vení... acompañame y leelo conmigo:

San Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

¿Has recibido a Jesús como tu Salvador personal?

De no ser así me gustaría guiarte en una sencilla oración, pero que si la creés con todo tu corazón, te aseguro cambiará tu vida.

Dios, en el nombre de Jesús vengo ante Tí, para pedirte perdón por todos mis pecados. Me arrepiento ahora mismo de cada uno de ellos y recibo a Jesucristo como mi Señor y mi Salvador personal.
Por favor anotá mi nombre en el Libro de la Vida.
Espíritu Santo te necesito, deseo conocerte y vivir bajo la voluntad de Dios.
Amén.

San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
17: Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él.

Nunca te olvides que el amor de Dios por vos es enorme, a tal punto que ha dado a su único Hijo, para que diera su vida para que tengas salvación, vida eterna y sanidad divina por Él y en Él.

Hoy has tomado una decisión muy importante al recibir a Jesús en tu corazón.
No dejes de leer la Biblia, de orar que es hablar con Dios y buscá una Iglesia cristiana cerca de tu domicilio en donde puedan guiarte y apoyarte en esta nueva etapa de bendición en tu vida y en tu hogar.

Padre amado, en el nombre de Jesús, te pido hoy que bendigas a cada persona que te ha recibido en su corazón. Que tu paz, tu perdón, tu amor, tu unción y tu presencia divina y santa fluya en cada corazón.
Amado Padre celestial, en este día te ruego que estés trayendo convicción de pecado a cada vida, que tu sanidad divina comience a recorrer cada hogar.
Por favor Señor te pido  que estés sanando a cada familia, que tu paz reine en cada hogar y que toda dolencia y enfermedad en este día se vayan de las vidas en el nombre de Jesús.
Hoy estamos expectantes de ver tu mano de poder moverse a nuestro favor, hoy estamos deseosos de tener una relación íntima con el Espíritu Santo, deseamos de todo corazón que tu presencia nos inunde.
Señor, en el nombre de Jesús, te ruego que en cualquier parte del mundo en donde esté un hijo/a tuya, le estés bendiciendo, le estés hablando, le estés alentando y mostrando tu amor y tu poder.
Padre de la gloria, te ruego en el nombre de Jesús que hoy sea un día en el que muchas personas reciban a Jesús en su corazón y tengan así salvación y vida eterna.
Usa nuestras vidas como instrumento útil en tus manos.
Amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!