domingo, 7 de septiembre de 2014

"CADA DOMINGO Y CADA DIA JUNTO A TI...."

Hola... después de tantos días de lluvias y tormentas, por fin estamos disfrutando de un fin de semana lleno de sol. Esta mañana estaba durmiendo y de repente me desperté bastante temprano por ser domingo, así que traté de volverme a dormir.
Pero el Espíritu Santo no me dejó, sentí en mi corazón que me llamaba a que pasemos tiempo juntos en la lectura de la Biblia y en oración.
 
Así que sin dudarlo, me levanté, preparé mi mate, tomé mi Biblia y disfruté junto a mi Dios momentos de amor entre un Padre amoroso y su hijita que desea y anhela su presencia cada día.
Luego me dispuse a hacer algunas tareas de mi hogar antes que toda mi familia se levantase y de repente sentí la presencia del Espíritu Santo tocando mi corazón y estas letras que a continuación te voy a compartir, también deseo que las puedas declarar con todo tu corazón.
Nunca te olvides cuánto Dios te ama y que tus oraciones no le son ajenas y siempre tiene su mano extendida obrando milagros en tu vida y tu hogar.
 
 
Cada domingo anhelo estar en tu presencia.
Cada domingo anhelo estar junto a Tí.
Y despertarme en las mañanas debajo de tus alas.
Y saturarme de tu miel y de tu unción.
 
Cada domingo te rindo a Tí mi vida.
Mis oídos están prestos a escuchar tu dulce voz.
Y me emociona tenerte cada día.
Sabiendo que solo Tú eres mi Dios.
 
Mi corazón se emociona cuando tu nombre pronuncio.
Decirte Jesús te amo.... me llena el corazón.
Y al levantar mis brazos pidiendo tu presencia.
Siento al Espíritu Santo decirme...
Hija... amo cada domingo y cada día estar, junto a Tí.
 
Y como siempre te digo Jesús...
Por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada.... Tere.

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.
2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.
3 Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora.
4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.

Con cariño: Tere.