lunes, 4 de agosto de 2014

"PARA ESTE LUNES DE AGOSTO..."

¡Qué la paz y el amor de Dios llenen tu vida y tu hogar en este comienzo de semana!
Estoy meditando en el libro de Salmos y Dios siempre habla a mi vida por medio de su Palabra, trayéndome aliento, descanso y nuevas fuerzas.
Dios se mueve en el plano sobrenatural y es ahí donde está nuestra victoria por medio de Cristo Jesús.
Te animo y te aliento en este día lunes a que te pongas en las manos de Dios y confíes en su gran poder.


Él te levantará, verás sus maravillas, pero debemos aprender a pasar tiempo en su presencia, oyendo su voz hablar a nuestro corazón, dándonos aliento y directivas. Porque solamente Él es el que tiene poder para pelear nuestra batalla. Estar quietos y conocer que Él es Dios, no es una actitud pasiva, por el contrario es una actitud muy activa; es postrarnos en oración, no tomando nuestra causa y haciendo justicia propia, sino por el contrario es esperar que Dios nos guíe y ponga a nuestros enemigos debajo de nuestros piés.
Nunca nos debemos olvidar que el perdón debe ser una prioridad en nosotros, no nos podemos permitir que ninguna raíz de amargura nos atrape y no contamine.
Cada vez que enfrento alguna dificultad muy grande, como tal vez alguien que se levanta con mentiras a destruir mi testimonio, mi vida, mi familia, etc, al principio intento aclarar y defenderme, es mi naturaleza humana que se levanta. Pero luego viene el Espíritu Santo y me habla y me alienta, llevándome a hacerme a un lado, esperando ver la gloria de Dios.
Y es ahí cuando entiendo perfectamente lo que nos dice estos  textos bíblicos:


Salmo 60:12 En Dios haremos proezas, Y Él hollará a nuestros enemigos.

Salmo 46:10 Estad quietos, y conoced que Yo Soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
13:Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Amado y precioso Dios, en el nombre de Jesús venimos ante Tí en este día, para pedirte perdón por nuestros pecados y para pedirte que la presencia del Espíritu Santo llene nuestra vida y hogar.
Señor te entregamos todas nuestras cargas, nuestras preocupaciones, toda injusticia que se ha levantado y todo lo que viene a robarnos la paz.
Amado y poderoso Dios, esperamos en Tí en este día, danos sabiduría de lo alto para estar quietos en tu presencia, sabiendo que solo Tú tienes poder para hollar a nuestros enemigos espirituales. Sé que veremos tus maravillas y en el nombre de Jesús haremos proezas. Nos vestimos como nos enseña Efesios 6 de tu armadura y nos comprometemos a vivir en obediencia y santidad.
Te rogamos Dios, en el nombre de Jesús por cada persona enferma, oprimida, con dolencia, con dificultad, por cada hogar destruido, por cada problema económico, que por favor que lo tomes en tus manos divinas y obres milagros y maravillas.
Te amamos precioso Jesús, gracias por darnos vida eterna, por darnos salvación y sanidad divina por medio de tu sacrificio en la cruz.
Espíritu Santo queremos conocerte más, revélate a nuestras vidas y familia hoy, salte al encuentro de cada uno de nosotros y transforma nuestra vida y hogar. Amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!!