martes, 19 de agosto de 2014

"MIENTRAS LEÍA MI LISTA DIARIA DE ORACIÓN"

Hola... Bendiciones en este hermoso día.

En Buenos Aires estamos en pleno invierno, un invierno que nos está trayendo una temperatura de 26°. Ayer en Argentina fue feriado, así que aprovechamos con mi esposo para salir a caminar, ya que era una hermosa tarde de calor y sol.
Hoy, ya martes el día se presenta radiante, es como si todo te da más ganas de hacer.


Esta mañana estuve meditando como cada día lo hago, en la Biblia, la Palabra de Dios, leí unos textos en el Nuevo Testamento, en el Antiguo Testamento también y en el libro de Salmos.
Luego oré, tuve mi momento de comunión con mi amado Espíritu Santo, y por supuesto oré por cada una de las peticiones que me envían.
Después tomé mi lista de oración, que por supuesto son hojas y más hojas y comencé a leerla, me dio gozo poder tachar algunas oraciones contestadas, me recordé de muchos de ustedes que me escriben y seguimos clamando confiando que la poderosa mano de Dios se moverá y traerá el milagro.
Y entre mi lista encontré un papel con un escrito mío con fecha de 5 de junio, posiblemente ya se los compartí, pero cuando me puse a leerlo sentí en mi corazón de transmitirlo hoy, espero les sea de bendición.


Mirá mi corazón... Espíritu Santo.
Mirá mi corazón y llénalo de Tí.
Mirá mi corazón que está sediento.
Dame de tu favor para vivir.
 
Desata de tu poder sobre mi vida.
Llená mi hogar de Tí, poderoso Dios.
Y vierte en cada corazón, tu santidad divina.
Danos en este día, tu victoria... ¡Oh Dios!
 
1 de Corintios 15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.
 
Éxodo 33:14 Y Él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

Amado y poderoso Dios, en el nombre de Jesús te pedimos perdón por nuestros pecados y te rogamos que la maravillosa y poderosa presencia del Espíritu Santo llene nuestra vida y nuestro hogar.
Señor amado si tu presencia no va con nosotros en este día, no nos queremos mover, no queremos tomar decisiones, no queremos seguir adelante, porque sin tu guía, sin tu compañía, sin tu consejo, sin tu voluntad, sin tu unción, sin tu amor y tu poder; sin tu presencia y sin Tí en nuestra vida y corazón,  no somos nada.
Hoy te decimos amado Dios en el nombre de Jesús que anhelamos, deseamos y estamos sedientos de tu presencia, sorprende nuestras vidas hoy amado Dios. Llénanos de Tí, de tu santidad, de tu gracia y de tu misericordia.
Cubrimos nuestra vida, nuestro hogar y toda nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús, amén.
 
Con cariño: Tere.
 
¡Qué Dios te bendiga!