jueves, 14 de agosto de 2014

"HOY... LETRAS DEDICADAS A LAS MUJERES QUE SUFREN Y LLORAN EN SILENCIO"

 Hola mis amadas amigas, ayer cuando estaba tendiendo la ropa en la terraza de mi casa, sentí la presencia del Espíritu Santo acariciar mi corazón y estas palabras me decía...
__Hay muchas de mis hijas que sufren y lloran en silencio, deciles que las amo.
 
Inmediatamente mi ser fue conmovido y allí en mi terraza quedé con mis brazos extendidos al cielo adorando a Dios y rindiendo mi vida entera a mi Salvador. Les aseguro que no me importaba nada, si me veían mis vecinos, si parecía una loca, nada en ese momento se interponía entre Dios y yo.
Me quedé todo el día pensando en esa maravillosa experiencia y meditando en lo que Dios me había hablado, porque yo también mis amigas soy de aquellas mujeres que muchas veces lloro en silencio, en la intimidad de mi cuarto, por alguna situación que entristece mi alma, pero que derramo en oración a mi Dios esperando su respuesta.
Y hoy, al estar meditando en la Biblia, mientras la leía, sentí como si una brisa suave me acariciara el rostro, sabía que la presencia de Dios estaba allí, junto a mí, en mi cocina.
Y luego cuando me puse de pie para orar, al abrir mis labios en adoración, comenzaron a salir palabras que yo sabía eran para mí y para vos, quiero compartirte y regalarte lo que el Espíritu Santo me regaló en esta mañana fría de Buenos Aires pero en la calidez de su presencia en la cocina de mi hogar.

 
Déjame acariciar tu rostro con mi presencia.
Déjame vestirte de mis lirios y de mi sol.
Déjame perfumarte con mi aroma.
Déjame pintarte con mi amor tu corazón.
 
Descansa en mis brazos en este día.
Llénate de mi paz y de mi amor.
Déjame restaurarte con mis ríos.
Déjame saturarte con mi miel tu corazón.
 
Porque Yo Soy Dios fuerte y poderoso.
Nada ni nadie te apartará de Mí.
Yo Soy el que renuevo tus fuerzas.
El que te corona de favores hasta el fin.

Salmo 92:10 Pero Tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo; Seré ungido con aceite fresco.
 
Mujer nunca te olvides cuánto te ama Jesús, Él siempre ve y ama tu corazón.
Sos su más preciado tesoro!!!!
 
Con cariño: Tere.