viernes, 25 de julio de 2014

"LETRAS PARA TI Y PARA MÍ".... TENE FE.

Hola...  ¡Dios te bendiga!

Hoy tenemos una jornada súper fría en Buenos Aires y toda la República Argentina.
Como muchas veces te cuento, tomé mi Biblia, mi lista diaria de oración, preparé mi mate calentito y me dispuse a leer y por supuesto a orar.


Pero mientras buscaba los textos que estoy meditando sobre la caída de los muros de Jericó, sentí que el Espíritu Santo ponía en mi corazón esta pequeña pero enorme palabra... FE.
Su presencia invadió mi vida en esta mañana fría, comencé a sentir un calor suave envolviendo mi ser.
Luego las palabras que te voy a compartir comenzaron a brotar de mi corazón, sabía que Dios las estaba poniendo una a una en mí.
Esta palabras más allá que son para mí también son para vos, en donde te encuentres, amada/o en Cristo Jesús, en este día, no te desanimes, no nos desanimemos, solamente tengamos... FE.

Tené fe, en el medio de las pruebas, en el medio de las luchas y del alto mar.
Tené fe, cuando todo te agobia, cuando tu ser se desespera y no das más.
Tené fe, cuando creas que no te oigo, cuando sientas mi silencio, solamente tené fe.
Porque Yo Soy Dios verdadero, siempre bueno y poderoso que vengo a tu auxilio hoy.
Tené fe, que nadie te la robe, que nadie  apague el amor que sentís por Mí.
Tené fe, porque a tu lado Yo me encuentro, con mis manos extendidas para bendecirte a Ti.
Tené fe, solamente tené fe.... en Mí.


Habacuc 2:4 ............mas el justo por su fe vivirá.

Romanos 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 

1 de Juan 5:4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 

San Lucas 17:5 Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.

Padre amado, en el nombre de Jesús en este día te pedimos perdón por cada uno de nuestros pecados. Cubrimos nuestra vida y la de nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús.
Te pedimos que la presencia del Espíritu Santo nos inunde hoy.

Señor amado, te pedimos en este día que aumentes nuestra fe.
Amado Dios y precioso Señor del cielo y la tierra, en el nombre de Jesús renunciamos ahora a todo desánimo, a toda incredulidad, a toda falta de fe, a todo lo que nos separa de Tí y nos trae temor y preocupación.
Nos declaramos libres en Cristo Jesús y declaramos que veremos tu mano de poder moverse a nuestro favor y a favor de nuestro hogar en este día y siempre.
Porque solo Tú eres el Dios de nuestra salvación y en quien confía nuestra alma.
Levantamos nuestras manos al cielo hoy declarando victoria en Cristo Jesús, caminando sobre tu Palabra, en Hebreo 11:1; y sabiendo que al alzar nuestros ojos al cielo, nuestro socorro viene de Tí amado y verdadero Dios.
En el poderoso nombre de Jesús, amén.

Con cariño. Tere.


¡Qué Dios te bendiga!