martes, 8 de julio de 2014

"VAMOS HOY ES UN GRAN DÍA PARA LEVANTARNOS EN ORACIÓN"

Hola... quiero agradecerles por todos los mensajes que me envían y por todo el cariño que me manifiestan en cada uno de ellos; le pido a Dios que les bendiga y que les conceda la petición de cada corazón!!
Como bien les conté ayer en mi anterior entrada, sigo buscando sobre el tema de la oración, ya que el Espíritu Santo me inquietó a hacerlo y por supuesto es un tema que me apasiona.

Pero antes que nada vamos a orar, vamos a entregarle a Dios este tema.

Amado Dios, nos unimos tus hijos en el nombre de Jesús para pedirte que nos des sabiduría de lo alto para entender este tema de la oración y así alcanzar nuestra victoria.
Espíritu Santo te pedimos que te reveles  a cada uno de nosotros, que tu unción nos despierte hoy, que derrames pasión en nuestros corazones, que derrames entendimiento para comprender tu Palabra y ponerla por obra.
Reprendemos en el nombre de Jesús, todo espíritu que viene a perturbar nuestra mente, que viene a traer desánimo, distracción, incredulidad, a robarnos la paz y el momento que necesitamos para estar a solas contigo.
Por favor Padre Amado, en el nombre de Jesús te pedimos que nos des sabiduría de lo alto, para acomodar nuestros tiempos y nuestras obligaciones, para que así podamos poner como prioridad en nuestra vida, el orarte y buscar de su santa presencia. Amén, así sea.

En la Biblia, siempre tenemos ejemplos de oración, de personas que se apartaba a orar y buscar el rostro de Dios, como por ejemplo Daniel, entre otros.
Pero nuestro gran modelo a seguir es Jesús y les invito a que leamos juntos algunos versículos que nos afirman la vida de oración de nuestro Maestro.

San Lucas 3:21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, 

San Lucas 5:16 Mas Él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

Hoy me voy a detener hasta aquí, con estos textos bíblicos, tenemos mucho para meditar en ellos.
En Lucas 3:21 vemos en primer lugar a Jesús siendo bautizado, este es un ejemplo a seguir también, si nuestro Maestro se bautizó, lo mismo debemos hacer nosotros. Recuerdo el día que me bauticé, fue al poco tiempo que recibí a Jesús en mi corazón y fue un momento de sumo gozo, porque sentía en mi corazón que estaba haciendo lo que Él me pidió. Conozco cristianos de años, que no se han bautizado y no lo entiendo, no los juzgo, pero a veces pienso... ¿cómo puede ser qué no tienen el deseo de hacer lo qué Jesús hizo y nos dejó el ejemplo a nosotros? Él se bautizó, es símbolo para nosotros de morir a la vieja vida y levantarnos en Cristo a una vida nueva en Él y por Él.
No me quiero ir de tema, y para finalizar en este texto, vemos que la oración abrió los cielos y el Espíritu Santo descendió sobre su vida.
Amados/as, la oración abre los cielos para traer bendición a nuestra vida y hogar, el tema es perseverar y no desanimarnos cuando la respuesta se tarda porque los tiempos son de Dios y no nuestros y solo en oración podemos esperar confiados, escondidos en la palma de su mano.

En Lucas 5:16 nos enseña que Jesús se apartaba para orar. Debemos tener tiempo para estar a solas con Dios y decirle cuánto le amamos, cuánto le necesitamos y que estamos dispuestos a hacer su voluntad.
No importa si no tenés mucho tiempo, dale calidad de tu vida a Dios y no cantidad. Porque te aseguro que cuando comenzás a apartarte para orar, aunque sea cinco minutos, luego el Espíritu Santo te comienza a llevar a que esos cinco minutos crezcan y te vas a sorprender cuando pase el tiempo y veas que ya pasaste una hora, dos horas, o más en la presencia de Dios.
 
Y para finalizar les invito a que juntos oremos la oración modelo que Jesús nos dejó, no para que la digamos como repetición, eso no sirve, sería solo un rezo; por el contrario, Jesús enseñó a orar y orar es hablar con Dios y si hablamos con Dios debemos saber que Él oye y también responde.
¡Tenemos un Dios vivo y verdadero qué siempre busca adoradores en espíritu y verdad!! (San Juan 4:23)

San Lucas 11:1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.
11:2 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 
11:3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 
11:4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.


Nunca te olvides que siempre Dios desea acunarte en sus brazos, rodearte con el favor de Jesús y llenarte con la unción del Espíritu Santo.
Dios tiene mucho para decirte, no dejes por favor pasar este día, sin que te apartes a solas con Él, levantes tus brazos al cielo, le rindas tu corazón y le digas....



__ Amado Dios, en el nombre de Jesús venimos ante Tí para decirte..... he aquí mi vida y mi hogar, te amamos y deseamos hacer tu voluntad. Henos aquí Padre amado, háblanos porque tus hijos te oímos y deseamos servirte y honrarte hasta que nos vengas a buscar.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!