viernes, 27 de junio de 2014

"SIMPLEMENTE SENCILLOS Y SENCILLAS..."

¡Hola!!!
¡Qué el amor y la paz de Cristo inunden tu vida y tu hogar!
Esta mañana estaba meditando en el Salmo 116 y verdaderamente ha ministrado mi vida.
Te invito a que me acompañes a leerlo.



Salmo 116:1 Amo a Jehová, pues ha oído
Mi voz y mis súplicas;
116:2 Porque ha inclinado a mí su oído;
Por tanto, le invocaré en todos mis días.
116:3 Me rodearon ligaduras de muerte,
Me encontraron las angustias del Seol;
Angustia y dolor había yo hallado.
116:4 Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:
Oh Jehová, libra ahora mi alma.
116:5 Clemente es Jehová, y justo;
Sí, misericordioso es nuestro Dios.
116:6 Jehová guarda a los sencillos;
Estaba yo postrado, y me salvó.
116:7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,
Porque Jehová te ha hecho bien.
116:8 Pues tú has librado mi alma de la muerte,
Mis ojos de lágrimas,
Y mis pies de resbalar.
116:9 Andaré delante de Jehová
En la tierra de los vivientes.
116:10 Creí; por tanto hablé,
Estando afligido en gran manera.
116:11 Y dije en mi apresuramiento:
Todo hombre es mentiroso.
116:12 ¿Qué pagaré a Jehová
Por todos sus beneficios para conmigo?
116:13 Tomaré la copa de la salvación,
E invocaré el nombre de Jehová.
116:14 Ahora pagaré mis votos a Jehová
Delante de todo su pueblo.
116:15 Estimada es a los ojos de Jehová
La muerte de sus santos.
116:16 Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo,
Siervo tuyo soy, hijo de tu sierva;
Tú has roto mis prisiones.
116:17 Te ofreceré sacrificio de alabanza,
E invocaré el nombre de Jehová.
116:18 A Jehová pagaré ahora mis votos
Delante de todo su pueblo,
116:19 En los atrios de la casa de Jehová,
En medio de ti, oh Jerusalén.
Aleluya.
 
Cuando leí el versículo 6.... Jehová guarda a los sencillos; me recordé el día que Dios habló a mi corazón con estas palabras:
__Tere, quiero que seas sencilla y apasionada; simplemente sé en Mí.
Y fue así que surgió el nombre de mi blog.... "Simplemente sencilla y apasionada"
Sencilla para hablar de Él y para dirigirme en la vida, con una conducta cristiana profunda,  con un corazón que debe imitar y por supuesto irradiar la sencillez de Cristo;  y apasionada por Él. Así debo ser apasionada hasta mis fibras más íntimas por amor a mi Jesús.
 
Hoy te regalo este Salmo 116, para que lo medites y tomes cada palabra y para que a través de la Palabra de Dios, evalúes tu vida; para que puedas en su presencia ser sencillo/a; con un corazón humilde ante Dios en primer lugar y ante los demás.
 
Nunca te olvides cuanto te ama Jesús, nunca dejes de confiar en la mano poderosa de Dios y nunca dejes de depender de la presencia del Espíritu Santo obrando en tu vida.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!