sábado, 12 de abril de 2014

"UN SABADO CONTIGO..."

San Mateo 27:50 Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz,
entregó el espíritu.
27:51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo;
y la tierra tembló, y las rocas se partieron;
27:52 y se abrieron los sepulcros,
y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 



Cuando tu cuerpo pusieron en el sepulcro, otros muertos resucitaron.
Tu vida aún en la muerte transmitía vida.
Porque solamente Tú mi amado Jesús eres dador de la misma.
Siempre donde Tú estás, los milagros suceden.
Los muertos resucitan y las enfermedades desaparecen.
Siempre donde Tú estás, las circunstancias cambian.
Porque en tus brazos mi amado, siempre hay una nueva mañana.
Deseo tu vida en mi vida.
Deseo tu vida en mi hogar.
Deseo tu vida en mi familia.
Deseo caminar a tu lado hasta el final.
Porque solamente Tú eres Dios verdadero.
Grande y poderoso, Rey Santo y Bueno.
Porque solamente Tú eres el Nazareno.
El que cautivó mi corazón.
Y me llena día a día de su renuevo.
 
Padre de la gloria, en el nombre de Jesús.
Te pido que bendigas a cada vida.
Que le des paz y salud.
Te ruego que en este día.
Que sean llenos de tu unción.
Que tu mano divina se derrame hoy.
 
(Tere)
 
 
Con cariño: Tere.
 
¡Qué Dios te bendiga!