jueves, 13 de marzo de 2014

"UN JUEVES DIFERENTE EN TÍ"

Hola... ¡Qué Dios te bendiga!!

Estoy desde muy temprano leyendo la Biblia, orando y alabando a Dios y le doy gracias por poder disponer de este tiempo para hacerlo.


Sinceramente no tengo necesidad de levantarme tan temprano a  la mañana, podría dormir más, pero hay un fuego en mi interior, que me llama a leer su Palabra, a orar, a ponerme en la brecha por mi familia, ya que cada uno comienzan sus actividades muy temprano.
No puedo dejar de interceder por cada petición que me envían y no puedo dejar de buscar temprano la presencia maravillosa del Espíritu Santo.
Y no estoy diciendo que está mal dormir, descansar y levantarte tarde si tenés la oportunidad de hacerlo.
Lo que estoy queriendo transmitir es que Dios nos inquieta, nos anhela celosamente y le encanta pasar tiempo con nosotros.
Debemos tener nuestros oídos espirituales bien afinados, para poder escuchar sus palabras de amor, llamándonos a estar en su presencia, sumergidos en su Palabra, orando por los necesitados y clamando en oración.

Hoy quiero animarte a que des un paso más, a que si te cuesta orar y leer la Biblia, se lo digas a Dios, Él conoce todo lo que hay en tu corazón, y espera que se lo cuentes, porque desea relacionarse contigo.

Muchas veces en mi vida, no tuve ganas de orar, o de leer la Biblia, pero perseveré, comencé a identificar por qué me pasaba eso, clamé tanto en oración, vencí en el nombre de Jesús y hoy puedo decir que ese cielo de bronce se rompió y siento una libertad inmensa en el momento de orar.
Pero no me puedo descuidar y confiar, por el contrario debo cada día, en cada momento, acudir a su presencia pidiendo ayuda, fortaleza, paz, gozo, amor, etc.

¿Qué te parece si nos unimos en oración para pedirle que su Espíritu Santo te llene ahora de su presencia?


Amado Dios, venimos a Tí en este día en el nombre de Jesús para pedirte que perdones cada uno de nuestros pecados. Cubrimos nuestra vida y nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús y te rogamos que la poderoso presencia del Espíritu Santo comience a llenar nuestras vidas.
Por favor poné en nuestro corazón pasión por tu presencia, renueva ese primer amor  hacia Tí que tal vez muchos han perdido ya. Te ruego que tu unción esté rompiendo toda atadura ahora en el nombre de Jesús y que te lleves toda pereza espiritual de las vidas. Te ruego que aumentes la fe de quien la necesita, que traigas paz, salud, gozo, a cada vida, que pongas en cada corazón un deseo inmenso por conocer tu Palabra y por pasar tiempo de oración contigo.
En el nombre de Jesús. Amén.

Con cariño: Tere.

¡Qué Dios te bendiga!