jueves, 6 de marzo de 2014

¿ES EL 8 DE MARZO UN DÍA PARA FESTEJAR CON SALIDAS Y REGALOS.... O ES PARA CONMEMORAR, RECORDAR, HOMENAJEAR Y PONERNOS AL LADO DE LAS MUJERES QUE SUFREN VIOLENCIA?

 
 
 
 
 
El día 8 de marzo de 1908 murieron 146 obreras en Nueva York, víctimas de un incendio causado por la represión con bombas incendiarias en el lugar de trabajo, donde habían sido encerradas, a raíz de una protesta. Ellas querían salarios equiparados con el sexo masculino, jornadas de labor limitadas y descanso los domingos.
Se trataba de la fábrica textil “Cotton”.


En 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró como oficial el día 8 de marzo, nombrándolo así "Día Internacional de la Mujer"




 

Gálatas 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

El 8 de marzo, no es un día para revelarnos y para declararle la guerra a los hombres, como lamentablemente estoy viendo y escuchando en algunos lugares. No tenemos que estar unos contra los otros, al contrario, debemos caminar unidos, cada uno en su rol, siendo libres en Cristo Jesús.

Veo las publicidades y todo está preparado para el consumo, y no estoy diciendo que está mal recibir regalos; sino que hay tanto egoísmo, que lo único que piensan algunas mujeres es festejar un día que es para conmemorar.
Hubo mujeres que perdieron la vida allí en aquel incendio hace tantos años atrás, hay mujeres que pierden la vida ahora mismo, en este segundo, por el solo motivo de ser mujer.

Dios no hace acepción de personas, y su Palabra, la Biblia, nos enseña que para Dios tanto el varón como la mujer somos uno en Cristo Jesús. Ahora bien, cada uno tendremos que rendir cuenta a Dios por nuestros actos y por nuestros roles asignados.

Mi corazón, mis oraciones, mi cariño y mi amistad está al lado de cada persona que padece violencia.

Recordá este número  144    no dudes en marcarlo si estás padeciendo violencia, pedí ayuda, es gratuito, funciona los 365 días del año, las 24hs. en Argentina.

Con cariño: Tere.