jueves, 27 de marzo de 2014

"DAME TU PRESENCIA..."

Hola... Dios te bendiga y tengas un hermoso día.
Esta mañana estuve meditando en el libro de 2 de Samuel 6, del Antiguo Testamento; y realmente el Espíritu Santo de Dios tocó grandemente mi vida.
Quedé orando de pie, con mis brazos levantados hacia el cielo, rogándole a Dios que en el nombre de Jesús derrame la presencia del Espíritu Santo sobre mi vida y mi hogar.
Porque cuando está la presencia de Dios en una vida, todo cambia.


Y este es el desafío que te dejo hoy, que levantes tus brazos al cielo, que le abras tu corazón a Jesús y que clames para que la presencia del Espíritu Santo, te inunde, te llene, te unga, te restaure, te de gozo, te renueve y te fortalezca.

2 de Samuel 6:11 Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.
6:12 Fue dado aviso al rey David, diciendo: Jehová ha bendecido la casa de Obed-edom y todo lo que tiene, a causa del arca de Dios. Entonces David fue, y llevó con alegría el arca de Dios de casa de Obed-edom a la ciudad de David.
6:13 Y cuando los que llevaban el arca de Dios habían andado seis pasos, él sacrificó un buey y un carnero engordado.
6:14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino.
6:15 Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta.


Con cariño: Tere.