miércoles, 26 de febrero de 2014

"EMPEZANDO MIS MAÑANAS CONTIGO...."

Hola... ¡Qué Dios te bendiga!
Esta mañana, bien tempranito, preparé mi mate, tomé mi Biblia, mi lista de oración y me dediqué a pasar tiempo con mi amado Dios.
De repente sentí la necesidad de escribir, tomé mi lapicera y estas palabras salieron de mi corazón, espero sean de bendición para tu vida.

 

 
 
Renueva mis fuerzas, Señor amado.
Renueva mi vida y mi corazón.
Y lléname de Tí en este día.
Que te necesito para poder vivir.
 
Renueva mis fuerzas, Señor amado.
Dame de tu presencia, Oh mi Dios.
Que sin Tí no sé vivir.
Porque a tu lado, solo soy feliz.
 
Renueva mis fuerzas, Señor amado.
Dame de tus ríos para beber.
Dame de tu aceite y de tu miel.
Dame de tu presencia para vencer.
 
Renueva mis fuerzas, Señor amado.
Dame de tu fragancia y de tu unción.
Dame de tus fuentes en este día.
Porque Tú eres fiel y a Tí te ama mi corazón.
 
Por siempre tuya Jesús: Tere.
 
Josué 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. 
 
Isaías 40:29 Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 
 
San Mateo 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
 
 
 
Padre amado, querido Dios, en esta mañana venimos ante Tí en el nombre de Jesús, para pedirte perdón por todos nuestros pecados, para rogarte que la presencia del Espíritu Santo esté llenando nuestra vida, nuestro hogar y toda nuestra familia.
Renunciamos en el nombre de Jesús a todo lo que nos aparta de Tí, a todo lo que nos roba la paz y las fuerzas y te suplicamos que el favor de Jesús esté rodeando nuestra vida.
Señor, queremos que nos fortalezcas, te entregamos todo cansancio físico y espiritual, te entregamos nuestro corazón, nuestras emociones, todos nuestros proyectos y confiamos en que tu mano de poder está obrando en cada petición.
Señor venimos a Tí cansados, sin fuerzas, trabajados, cargados, tal vez por alguna enfermedad, o un problema familiar, laboral, etc. Pero como dice tu Palabra que si vamos a Tí, Tú nos harás descansar, por eso en este día que comienza ponemos todo lo que somos y lo que tenemos en tus manos y tomamos la decisión personal de vivir en obediencia, en santidad y en comunión contigo.
Te amamos, en el nombre de Jesús, amén.
 
Con cariño: Tere.