martes, 11 de febrero de 2014

¿A QUIÉN IREMOS SINO A TI?

No existe nada ni nadie que nos escuche, nos entienda y nos cobije como Tú, mi amado Jesús.

¿A quién iremos amado Dios cuando los problemas nos ahogan?
Iremos solo a tu presencia a derramarte el alma y el corazón, porque solamente Tú tienes cuidado de nosotros.

¿A quién le contaremos nuestras alegrías y nuestros sueños?
Solamente a Tí amado y adorado Señor. Porque vos sos fiel y te contentás con tus hijos.

¿Quién tiene ese aceite fresco que renueva nuestro ser y sana nuestras heridas?
Solo Tú amado Espíritu Santo. Tú rompes todo yugo, nos llenas de poder para vencer, nos envuelves con tu presencia y nos llevas a tomar nuestra victoria por medio del sacrificio precioso de Jesús en la cruz.

Por eso en este día y siempre.... Nos comprometemos a acudir a tu presencia, para pedirte que derrames sobre nosotros y nuestro hogar, palabras de vida eterna. Amén. (Así sea)

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!