miércoles, 8 de enero de 2014

"Y TE ENTREGUE MI CORAZÓN COMO UNA NIÑA..."

 
Y te entregué mi corazón como una niña.
Sabiendo que en tus brazos encuentro paz.
Y me llenaste de flores coloridas.
Pusiste un sombrero en mi cabeza atrayéndome a Ti.
 
Y te entregué mi corazón como una niña.
Y me perfumaste con mirra y miel.
Me llenaste de estrellas resplandecientes.
Y con tu voz dulce me cautivaste a mí.
 
No sé vivir si no te tengo.
No entiendo de la vida si Tú no estás.
No sé reír, ni hablar, ni moverme.
Si Tú a mi lado no estás.
 
¿Será qué estoy tan enamorada?
¿Será qué tu nombre late en mi corazón?
¿Será qué me llenaste de tu vida?
¿Será qué me adornaste con tu sol?
 
Y hoy que tus brazos me rodean.
Me late bien fuerte el corazón.
Y al pronunciar tu nombre mi piel se estremece.
Y se llena de pasión todo mi ser.
 
Porque es imposible no amarte.
No darte el alma y el corazón.
Porque es imposible permanecer callada.
Cuando tengo a un Dios como vos.
 
Jesús, Jesús, Jesús...
Mi alma te llama.
Mi espíritu te clama desde mi interior.
Mi ser se derrite ante tu presencia.
 
!Por eso una vez más,  te doy todo mi corazón!!
 
Te amo Jesús.
Tu eterna enamorada: Tere.
 
 
Quiero decirte que no hay nadie que te ame más que Jesús, no hay nadie que haya echo por vos algo tan maravilloso como dar su vida en la cruz para que tengas salvación y vida eterna. No menosprecies su cruz, no abandones la fe. Dios te ama, de tal manera que ha dado a su único Hijo, para que vos creas en Él y por medio de Él tengas vida eterna.
El Espíritu Santo está obrando en tu corazón ahora, está confirmando estas palabras y está trayendo a tu memoria la Palabra de Dios.
 
Vale la pena seguir a Dios, vale la pena amarlo, porque Él nos amó primero.
 
Hay que poner cada día nuestra vida a cuenta con Dios, hay que tomar la decisión personal de vivir en santidad y obediencia, porque en su presencia hay plenitud de gozo y Dios es galardonador de quienes le buscan de corazón.
 
!Qué Dios te bendiga!