domingo, 30 de junio de 2013

"VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL NOVIAZGO"

Yo soy Yanina, tengo 23 años y me puse de novia a los 17 años. Estuve de novia 2 años y 3 meses, si bien la relación había comenzado mucho antes.
Yo sentía que él era el único que me comprendía, que me quería de verdad; no podía entender porqué mi familia no lo aceptaba; yo pensaba que era por discriminación por su posición social o porque no provenía de una buena familia. Lo «elegí» a él por mi terrible temor de quedarme sola, o soltera mejor dicho, y pensaba que no iba a encontrar a nadie como él que me quisiera incondicionalmente. Yo siempre dudaba de comenzar una relación, pero él no. De tanto dar vueltas, y por una discusión con mi familia, me vi «obligada» a tomar una decisión, por sí o por no, y así fue como, a pesar de sentirme insegura, comenzamos a estar de novios. Él era lo único para mí, y consideraba a mi familia como enemigos.

Facundo tenía en ese entonces 22 años; era apuesto, bastante requerido por las chicas, y muy seductor. A menudo me provocaba a celos, pero él siempre lo desmentía… decía que todas eran mentiras inventadas por mí.
Al principio, como cualquier primer noviazgo, todo era color de rosas… Yo debía empezar la universidad, pero lo hacía por obligación ya que lo único que tenía en mente era casarme con él y nada más, sólo tenía el sueño de casarme y formar una familia con él, lejos de la mía, con la cual cada vez estaba más distanciada porque no me entendían, porque tenía mucha amargura contra ellos dentro de mí, no sólo por el noviazgo, sino por pequeñas situaciones que ocurrían a diario y en el pasado también. No tenía una buena relación con ellos; con mi papá siempre que hablaba terminaba llorando, no podía llegar a él. Con mi mamá había una distancia marcada; yo nunca quería contarle mis cosas porque sabía que no me iba a entender y, efectivamente, aunque se lo contara ella no me podía ayudar. Yo terminaba llorando, creo que de la frustración de no encontrar el camino de regreso. Mis hermanas (o la mayoría de ellas) estaban en oposición a mi noviazgo con él, pero esto sólo lograba ponerme más terca con todo lo que ocurría.

Todos mis proyectos comenzaban y terminaban en él. Dejé la universidad después de dos meses. Mi vida era él. Después de varios meses lentamente comencé a ver la realidad. Comencé a conocer al verdadero Facundo. Siempre pasaba lo mismo; en mi cuaderno puedo leer siempre los mismos conceptos: «Facundo se enojó conmigo. No quiere que hable con otros chicos». Él era tan celoso que yo optaba directamente por no saludar a muchos chicos. Los celos eran su obsesión, hasta en situaciones ilógicas como cuando hablaba con mi hermano o mi cuñado. Cuando se enojaba (muy seguido) se sentía mal, pero no sabía decir por qué. No me gustaba cómo se relacionaba con la gente, siempre menospreciando a los demás a través de burlas por su aspecto físico. Comenzó a trabajar y dejó sus actividades en la Iglesia con los jóvenes. Cuando hablábamos por teléfono siempre me decía que estaba cansado y nunca quería hablar o compartir temas conmigo (y mucho menos personalmente). Nos veíamos sólo un día a la semana y ese día estaba muy cansado como para hablar, etc.

Cuando había problemas, le echaba la culpa a mi inseguridad con respecto a la relación, porque él siempre decía estar seguro de que esto era lo correcto, lo que Dios quería, cosa que jamás pude entender, cómo viendo tantas desigualdades nunca cambió su opinión.
Yo no me sentía cómoda con su familia. Él quería que fuéramos a vivir en la misma cuadra con toda su familia. Tiene varios familiares con problemas psiquiátricos, un hermano que suele golpear a su esposa y un padre que varias veces lo hizo también. Yo le decía que no quería vivir allí, pero él nunca le importó eso, nunca me ofreció cambiar de lugar, era ahí o ahí. No se atrevía a enfrentar a sus padres en eso.
Yo muy dentro mío sabía que no debía estar con él, pero siempre buscaba nuevas excusas o planes para cambiar las cosas que nunca resultaban. Por este temor no le contaba a nadie lo que me pasaba con Facundo, porque yo ya sabía lo que debía hacer; no sabía cómo hacerlo, pero sabía que no debía estar con él. No era sano, y traía más angustia que alegría a mi vida; cada vez me encerraba más en mí misma.
Las diferencias con Facundo eran cada vez más evidentes. El no hacía más que manipularme con la culpa, recordándome situaciones pasadas o haciendo chistes de mal gusto; generalmente hacía esto basándose en mi inseguridad y en sus celos. Esta era mi penitencia: el castigo, su enojo.
Pese a todo esto yo no me atrevía a dejarlo; tenía muchos temores de hacerlo. Pensaba que él podía hacer cualquier cosa si lo dejaba, como abandonar la iglesia o hacerse daño, ya que muchas veces había amenazado con hacerlo. Él estaba muy solo, sin amigos, y yo pensaba que al ya haberme equivocado se habían terminado las chances para mí. Siempre había muchas peleas y amagábamos a terminar, pero no se concretaba. En vez de disfrutar el noviazgo, sólo vivíamos torturados Era como jugar a ver quién aguantaba más, pero seguíamos siendo esclavos de nosotros mismos.
Yo seguía sin tratar el tema con nadie, por mi temor a escuchar lo que yo ya sabía pero que no estaba dispuesta a llevar a cabo. Además no quería que nadie influyera en mi decisión, quería que esta vez fuera una decisión mía (muy seguido me dejo influenciar por lo que los demás esperan de mí o me dicen que haga).

Facundo nunca aceptó pedir ayuda, ni en la iglesia ni fuera de ella. Yo, por mi parte, emprendí una terapia psicológica. Fue un gran paso para mí hacerlo porque era empezar a buscar el camino de salida. Pero allí, como en todos lados, siempre lo defendía a Facundo. No me importaba quedar mal yo, lo defendía a muerte; siempre asumía que la culpa la tenía yo. Para mi sorpresa no hablamos al principio de este tema, pero comencé a resolver otros problemas. Por ejemplo yo me sentía poco valiosa, mi autoestima era un desastre, me vivía comparando con los demás y siempre resultaba disminuida. Al tratar con mis pensamientos erróneos, mi valoración como persona fue creciendo, empecé a buscar amigos, y se abrieron caminos con mi familia… yo comencé a expresarme con ellos (cosa que costaba mucho) y esto dio sus frutos. Yo pensaba que no me querían, pero no era eso… sino que no me lo demostraban de la forma que yo esperaba. Y a partir de entender esto y otras cosas comenzamos a comprendernos con ellos, yo a expresarme y ellos a escucharme. Después de todo, ¡es importante lo que digo! Mi vida fue cambiando mucho en estos años:
Un día tuvimos una discusión con Facundo y se nos fue de las manos. Los dos acordamos terminar la relación, muy conscientes de que nos queríamos pero eso no era suficiente. Él me pidió que no volviera atrás (sin duda con doble sentido); lo cierto es que yo no volví atrás y aproveché esta oportunidad para concretar la decisión que había pensado hacía mucho tiempo. A partir de allí comenzaron sus llamados para que le prestara atención nuevamente, me escribía vía Internet diciéndome que tenía cosas nuevas para contarme, si nos podíamos encontrar, que no me iba a esperar, etc. Lo cierto es que yo ya había tratado todos estos temas con mi terapeuta, y sabía cómo esquivar sus bombardeos culpabilizadores que siguieron un tiempo largo a través de llamadas, mensajes, etc. Usó todo tipo de maniobras para poder recuperar mi atención, y muchas cosas me lastimaron, demostrando claramente que él no me amaba a mí como decía, y creo que en el fondo tampoco a sí mismo, por eso no se preocupaba en lastimarme.

Hoy ya no hablo más con él, le pedí que no me llamara más y que si me llamaba no lo iba a atender. Y así resulta mucho mejor, despegándome completamente de él duele mucho menos. Después de todo yo no puedo (y me costó entenderlo) ni salvarlo de su estado ni ayudarlo, ni cambiar su historia, porque eso es algo que sólo él mismo puede hacer con la única ayuda de Dios. De vez en cuando tiendo a involucrarme con este tipo de personas pensando que puedo y debo ayudarlos, pero gracias a Dios estoy aprendiendo a reconocer esos tópicos. Otras veces son los amigos de verdad, incluyendo a mi familia, que ayudan a que me dé cuenta de que no soy su «salvadora».

Espero que este testimonio sirva de ayuda, ya que veo a diario a muchas «Yaninas» y muchos «Facundos» y sé lo difícil que es reconocer que se está en una relación de abuso. Pero hoy, a dos años de haber terminado el noviazgo, sé que vale la pena, aunque duele, terminar con esta dependencia mutua. Le digo a todas las Yaninas y Facundos: anímense a ver la realidad de su relación de noviazgo y pidan ayuda, porque muchas cosas necesitan ser cambiadas y es difícil hacerlo solos.

Hoy no huyo de nada, y agradezco muchísimo a Dios por su ayuda y por haber pedido ayuda terapéutica, ya que de otra forma hubiese sido muy difícil terminar esta relación y mi vida sería terrible de haber concretado un matrimonio donde tanto Facundo como yo hubiéramos sido infelices. Hoy, aunque me gustaría encontrar la persona correcta, espero ese momento, pero ya sin temores de quedar soltera. Disfruto de mis amigos y mi familia que me acompañan. Puedo crecer en mis proyectos y me siento cómoda conmigo misma, y no necesito a otra persona o estar en pareja para sentirme valorada. Quiero mejor a los demás a partir de quererme mejor a mí misma. Puedo estar tranquila porque sé que Dios cumplirá sus bondadosos propósitos en mí.

(Material extraído del Instituto Eirene Argentina)

Si te identificás con este relato, si estás pasando violencia física, sexual, emocional, económica, social, espiritual, etc. por favor rompé el silencio y pedí urgente ayuda.
Podés llamar gratuitamente en Argentina al:
0800-66-68537 MUJER



ó al 911 Pcia. de Bs.As.

ó 
137 Capital Federal.

Muchas veces las jovencitas piensan que si el novio las cela, es porque las ama o se piensan que van a poder cambiar a ese muchacho y sacarlo de su mal camino, por lo general las mujeres piensan que son salvadoras de personalidades así.
Sinceramente la persona que maltrata, que agrede, no está manifestando su amor así, por el contrario, está dejando al descubierto su manipulación y su concepto en cuanto a la mujer, considerándola un objeto la cual puede tomar y dejarla cuando quiere, porque él se siente su dueño.

Dios nos creo seres libres y no hace acepción de personas, Dios no tolera la violencia y nunca pensó para tu vida algo así.
Muchas veces las mujeres piensan que al casarse todo va a cambiar y por lo general todo empeora.
El agresor debe reconocer su situación y pedir ayuda, debe ser tratado y para eso están los especialistas y por supuesto la guía espiritual también.

Si estás padeciendo violencia de género, por favor salíte de ese círculo de violencia y pedí ayuda ya mismo, siempre hay personas interesadas en ayudarte, siempre hay personas que te van a creer y te van a sacar de esa situación en donde muchas veces tu vida corre peligro.

Podés consultar estas páginas:

http://www.inadi.gov.ar/uploads/centros_at.pdf

http://www.eireneargentina.com.ar/

http://abriendoelcamino.blogspot.com/



Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!











sábado, 29 de junio de 2013

"PARA ESTE FIN DE SEMANA... POR FAVOR DEJÁ EL TELEFONO DE LADO"

!Cuántas personas pasan horas enteras en el teléfono criticando a uno u otro, pero con la simple excusa de qué te lo cuento para orar!!
Pero en ese te lo cuento para orar, vos ya sos la número 1000 de la lista, quiere decir que hubo 999 personas antes que vos que se enteraron sobre aquello que solo era un tema de reserva y oración.


Cuando servimos a Dios y ayudamos vidas escuchándolas y aconsejándolas, en primer lugar no debemos olvidar que dependemos totalmente de la guía de Dios, de la obra del Espíritu Santo obrando a través nuestro. Y después debemos tener marcado a fuego en nuestro corazón que cuando alguien nos comparte algo, debemos tener reserva por nuestra parte, porque debe funcionar como un sacerdocio, debemos ser personas llenas del Espíritu Santo, leales, fieles, discretas, respetuosas, empáticas, compasivas, etc.  por consiguiente debemos ser imitadoras de Jesús.

Una cosa es pasar por una situación difícil y llamar a alguien de confianza para que nos apoye en oración, nos aconseje y nos guíe; y otra cosa es llamar a todo el mundo para criticar, quejarse, y aún ponerse en contra de Dios por lo que está pasando.

Hay que hacer silencio en la presencia de Dios y esperar en Él, hay que orar con un corazón humilde y con fe, hay que descansar en los brazos de Dios porque solamente en Él está nuestra victoria.

Cuando Dios me da el honor y la oportunidad de poder ayudar a alguien, lo primero que hago interiormente es orar y clamar, me hago a un costado como Tere, no quiero nada mío allí, somos herramientas en las manos de Dios, debemos ser responsables, obreros fieles y aprobados, aptos para su buena obra. No nos podemos olvidar que sin santidad nadie verá a Dios y en esa santidad entra nuestra reserva hacia el otro, no podemos escuchar a alguien y mientras tanto pensar en salir corriendo para contarle a todo el mundo lo que nos confidenciaron.
Hay que ser responsables, hay que ser sabios, prudentes, teniendo una vida en oración, esa oración tan íntima que solo se consigue entrando en el secreto de Dios.

Levítico 19:16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.

Proverbio 16:28 El hombre perverso levanta contienda, Y el chismoso aparta a los mejores amigos.

Proverbio 20:19 El que anda en chismes descubre el secreto; No te entremetas, pues, con el suelto de lengua. 
 
Colosenses 4:6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno
 
Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 

Santiago 4:11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
4:12 Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?



Jeremías 23:22 Pero si ellos hubieran estado en mi secreto,
 habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo,
y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras.
 
Para poder aconsejar con sabiduría de Dios, para ser compasivos y respetuosos, para tener discernimiento espiritual, para ver frutos, para poder ayudar a otros a volver de su mal camino.... !Hay qué estar en el secreto de Dios!!
Pero a veces me doy cuenta, que no todos están dispuestos a pagar el precio de encerrarse en intimidad con el Espíritu Santo para primero morir a uno mismo y así poder dar lo que Dios tiene preparado.
 

Con cariño: Tere
 
!Qué Dios te bendiga!
 

 

viernes, 28 de junio de 2013

"MI EXPERIENCIA EN ESTA MAÑANA..."

Amadas y preciosa amigas... !Qué Dios las bendiga en este día qué comienza!
Esta mañana cuando estaba leyendo la Biblia, al meditar en el Salmo 37, El Espíritu Santo tocó con su presencia mi corazón.
Es interesante entender que la Palabra de Dios siempre nos habla y está dirigida a nuestro corazón. 
Cada vez que la leo, la medito, me examino y la pongo por práctica.


Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová,

Y Él te concederá las peticiones de tu corazón.

37:5 Encomienda a Jehová tu camino,

Y confía en Él; y Él hará.

37:6 Exhibirá tu justicia como la luz,

Y tu derecho como el mediodía.

37:7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él.




Como siempre digo, no es nada fácil deleitarnos en Dios cuando humanamente estamos pasando por alguna situación difícil.
Y no porque Dios sea complicado, sino porque nuestras emociones ante algún problema comienzan a inquietarse dentro nuestro. Entonces el temor intenta avanzar en nuestro interior, la culpa quiere hacerse presente, hablándonos al oído tan íntimamente, haciéndonos sentir que nuestra fe está fallando y además su aliada la angustia empieza a trepar en nuestro corazón.
Pero qué bueno es leer cada día la Palabra de Dios la cual penetra profundamente trayéndonos luz y dándonos discernimiento de lo que nos está sucediendo. Siempre el Espíritu Santo está allí intercediendo con sus gemidos indecibles a nuestro favor, para romper todo yugo y llevarnos así a ver con los ojos de la fe.
Debemos ser rápidas en identificar lo que nos pasa y renunciar en Cristo Jesús a todo lo que viene a robarnos la paz y la esperanza.

Tito 2:11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado 
para salvación a todos los hombres, 
2:12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad 
y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, 
justa y piadosamente, 

Tenemos un Dios poderoso, amigable, Padre bueno, sencillo de entender, deseoso de derramarnos su amor y su perdón. 
Tenemos un Dios que desea y pone en nuestras manos el sacrificio de su Hijo Jesús para que recibamos salvación y vida eterna, salud y vida abundante.
Cuando veo la situación que me rodea con mis propios ojos, mi fe decae; pero cuando clamo a mi Señor, Él me lleva a ver con los ojos de la fe, me eleva en el plano sobrenatural, porque allí es donde se mueve nuestro milagro.

Y esta mañana en este diálogo con mi Dios, allí en mi cocina, con mi mate, mi Biblia y mi corazón derramado ante Él le dije:
__Señor, me deleito en Tí a pesar de... y descanso en tu mano, porque en Tí están mis tiempos.
Y luego estas palabras vinieron a mi corazón:
__Tere...Tené fe.
Fue entonces que con mi corazón ya derretido ante su majestad le dije:
__Señor mi fe está en Tí, creo en tu amor y tu poder, pero por favor ayuda a mi incredulidad, porque mi corazón es engañoso y solamente tu Espíritu Santo saca a luz todo lo oculto. Amado Dios mi deseo es agradarte en este día y tocar con mi fe y todo mi ser tu dulce corazón.

Terminé de decirle a Dios estas palabras, cuando un calor suave comencé a sentir en mis mejillas, era como si la mano de Jesús me acariciara, comencé a sentir la grandeza de Dios y como con su brazo gigante nos abrazaba a todas nosotras sus amadas hijas, las que cada día clamamos en espíritu y verdad ante su majestad.
Y como si mariposas volaran en mi corazón, así totalmente ya enamorada más y más de Él estas palabras comenzaron a dar vueltas en mi mente, sabiendo que eran para mí y para vos, porque Dios no hace acepción de personas y siempre está anhelando encontrarse con vidas que le busquen con humilde corazón.
Te regalo estas palabras, las cuales el Espíritu de Dios puso esta mañana en mi corazón:


Dejáme acariciarte en este día.
Dejáme perfumar tu corazón.
Dejáme restaurar tu vida,
y poner en tus labios una nueva canción.

Dejáme que mi aceite te inunde.
Dejáme abrazarte con mi poder.
Dejáme saturarte de mis ríos,
y poner en tu interior mi toque divino,
 para aumentar tu fe.


Mis preciosas amigas, en este día Dios nos está invitando a dejarnos ungir por Él, nos está invitando a que nos dejemos perfumar con su presencia y entregarnos totalmente ante su majestad.
Cuando estuve tan mal de salud, no fue fácil para mí deleitarme en Dios, cada vez que leí su Palabra esta me confrontaba a creer.
Fue entonces cuando entendí que solamente veía mi situación con mis propios ojos, que todo giraba alrededor de la enfermedad que estaba atravesando y cuando el Espíritu Santo se puso a la par mía, con su amor y ternura, Él me fue ayudando a renunciar a todo lo que por años esa enfermedad me había robado y que yo me había dejado robar.
Entonces esta Palabra de 3 de Juan sacudieron mi fibra más íntima...


3 de Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, 
y que tengas salud, así como prospera tu alma. 

Fue ahí, como siempre les cuento que le dije a Dios:
__Espíritu santo en qué te puedo ayudar para que me ayudes.
Hice esta oración desde lo más profundo de mi ser, porque comencé a entender que algo no andaba bien en mí, yo quería que mi físico prosperaba y su Palabra me confrontaba en que conforme  prospere mi alma tenga salud. 
Desde luego que no todos los casos son iguales, Dios tiene el poder para sanarnos en décimas de segundos, pero conmigo fue un proceso lento, paso a paso y en ese proceso Él trabajó tan profundo en mi interior que me sacó una nueva mujer.
Después que le hice esa oración, en mi corazón Dios me habló:
__Tere, te convertiste en negativa, todo gira alrededor de tu enfermedad, estás temerosa, te quejás todo el tiempo. Tere, vos ocupate de  tus emociones, que yo me ocupo de tu sanidad.

!Qué les puedo decir! Hubiese sido lindo que Dios me dijera, no te preocupes, es normal que por tu situación estés así, medio chiflada, ja,ja.
Pero sin embargo, Dios estaba dejando por medio de su Palabra y a través de su Santo Espíritu la evidencia de que algo no andaba bien en mi vida, estaba como las gallinas con la cabeza mirando todo el tiempo para abajo y Dios me quería enseñar que con Él se vuela como las águilas, en las alturas, justo allí en donde su poder toma mi imposible y lo transforma en posible gracias a su misericordia, su gracia y su infinito amor.

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, 
la convicción de lo que no se ve. 

Amadas, hoy es el día de identificar aquellos gigantes que se levantaron en nuestras vidas y que nosotras mismas les abrimos la puerta para entrar.
Hoy es el día y el momento justo, para renunciar al dominio de cada uno de ellos en el poderoso nombre de Jesús.
Y así con nuestra vida rendida ante su presencia, levantar nuestros brazos al cielo y pedirle al Espíritu Santo que nos llene de su presencia divina, de su unción, de su pasión, de su majestad y santidad.
!Hoy es el día de deleitarnos en Dios y no nos olvidemos qué su gozo es nuestra fortaleza!

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!






miércoles, 26 de junio de 2013

"Y ÉL LE DIJO.... MUJER, ¿POR QUÉ LLORÁS?

Hola amigas amadas... !Qué Dios les bendiga en este día y qué su paz y su sabiduría repose sobre cada una de nosotras, para qué podamos ser mujeres sabias en Cristo Jesús!

Esta mañana estaba leyendo algunos Salmos, más precisamente del 23 al 32 inclusive.



Guau!! Cada uno de ellos los comencé a leer en voz alta y los declaré como oración ante la presencia de Dios, realmente la paz y el amor de Jesús comenzó a ministrar mi vida, trayendo ánimo, aliento, esperanza, socorro, protección, paz y sobre todo su bendita presencia a mi corazón.
Y luego mis amadas amigas, continué leyendo el libro de San Juan en el Nuevo Testamento, realmente mi alma comenzó a suspirar de amor por Jesús, mi corazón latía fuerte, por mis mejillas corrían lágrimas de gratitud, por tener un Maestro como mi Señor Jesucristo.
Quiero invitarlas a que leamos juntas el siguiente texto bíblico:

San Juan 20:11 Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro;
20:12 y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.
20:13 Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.
20:14 Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.
20:15 Jesús le dijo: Mujer,
¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.
20:16 Jesús le dijo:
¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro).


Me identifiqué con María en algunas situaciones difíciles de mi vida, en dónde me encontré llorando por la dificultad que estaba atravesando, la cual no me dejaba ver que mi Salvador estaba a mi lado para socorrerme.
!Pero qué maravilloso es ver a Jesús qué estaba a su lado, allí en su sufrimiento, en el dolor de haber perdido a su Maestro!
María no estaba mirando con los ojos de la fe en ese momento, ella estaba viendo solamente en el plano natural, pero cuando Jesús se acerca y entabla con ella una conversación, los ojos espirituales de María fueron abiertos.

Jesús le dijo...Mujer ¿Por qué lloras? Él estaba reivindicando su feminidad, estaba entrando a los más profundo de su corazón y se estaba mostrando interesado en saber lo qué le pasaba.
María por su tristeza no podía ver quién estaba parado frente a ella, se sentía sola, abandonada, angustiada.
Pero Jesús ahora la llama por su nombre...!María! 
Y esto conmueve mi alma amadas amigas, porque Jesús siempre nos llama por nuestro nombre, Él habla a nuestro interior y nos despierta el espíritu.
Puedo imaginarme a María en ese momento, su fibra más íntima fueron conmovidas, me impactó cuando leí...Volviéndose ella, le dijo: !Raboni!.
Ahí me dí cuenta la necesidad de quitar nuestra mirada de toda situación adversa que nos rodea y volvernos al Maestro. Es necesario que cada segundo de nuestra vida pongamos los ojos en Jesús.

Le decía hoy a Dios en oración, que cuando esté en su presencia, después de abrazarlo bien fuerte y de pasar mucho tiempo con Él, allí en el cielo, me encantaría charlar con María, quiero que me cuente detalladamente todo lo que sintió en ese momento, porque me imagino que a ella le latía bien fuerte el corazón, como hoy me late a mí y seguramente a ustedes, porque es imposible que no te lata bien fuerte el corazón de amor al único y verdadero Dios, quien dio su vida por amor, para salvación y vida eterna... Su nombre es Jesús, el Rey de Reyes y Señor de Señores.

Amadas... Hoy Jesús nos sale al encuentro, hoy nos dice...¿Por qué llorás?... ¿Qué es lo qué te preocupa? ¿Por qué está triste tu corazón?

Hoy Jesús se pone a nuestro lado y nos llama por nuestro nombre, restaurando nuestro interior, dando aliento a nuestra alma tal vez cansada, dando ánimo a nuestro corazón quizás abatido y dando soplo de vida a nuestro espíritu atribulado.


Isaías 60:1 Levántate, resplandece;
porque ha venido tu luz,
y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 

Hoy Dios nos está llamando, Él nos está invitando a levantarnos y a resplandecer por medio de Cristo Jesús, nos está mostrando su gloria y nos está llenando con la presencia bendita del Espíritu Santo.

Con cariño: Tere.



martes, 25 de junio de 2013

"QUIERO TODA TU AGUA..."

Hola mis amadas y preciosas amigas, gracias por acompañarme cada día y gracias por enviarme tantos correos llenos de amor y de bendición.
Esta mañana, como siempre les cuento, preparé mi mate calentito, tomé mi Biblia, mi lista diaria de oración y dispuse mi corazón y todo mi ser a tener un momento de calidad y de intimidad con Dios.
Leí varios pasajes del Antiguo Testamento y luego mi corazón comenzó a latir bien fuete, parecía que latía al ritmo de..."Leé San Juan".


Inmediatamente fui obediente a lo que estaba sintiendo en mi corazón y cuando me encontré cara a cara con el siguiente texto bíblico, sin pensarlo tomé papel y lápiz y le escribí al amor de mi vida, el Deseado, el Maestro Fiel y Verdadero, mi Dulce y Poderoso Jesús de Nazareth.
Deseo de todo corazón que me acompañen y que podamos recibir juntas la ministración poderosa del Espíritu Santo hablando a nuestro corazón.

San Juan 4:10 Respondió Jesús y le dijo:
Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice:
Dame de beber; tú le pedirías, y Él te daría agua viva.
 
 
Señor Jesús dame de beber...
Necesito tu agua viva.
Señor Jesús dame de beber...
Sacia la sed de mi vida.
Dame de beber de tus ríos,
de tus fuentes y de tu manantial.
Dame de beber cada día de tu unción,
de tu presencia y de tu majestad.
Señor tu agua es preciosa y llena de gozo mi ser.
Tú eres hermoso Amado mío...
Tú eres Jesús de Nazareth.
Señor derramá tu gloria en mi vida y en mi hogar.
Llená de tu presencia mi vida y mi familia,
guárdanos de todo mal.
Señor Jesús dame de beber de tu agua de vida.
Mi ser clama hoy por Ti.
Llena mi corazón de tu amor, de tu paz y de tu poder.
Señor Tú eres hermoso...
Tú eres la Rosa de Sarón.
Y en Ti hoy cobra vida todo cansado corazón.
Señor Jesús derramá de tu gracia,
de tu favor y de tu santidad.
Y trae a cada familia salud, salvación, honra,
justicia, tu presencia divina y tu paz.
 
Te amo con amor profundo: Tere.
 
 
Isaías 40:29 Él da esfuerzo al cansado,
y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
40:30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;
40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas;
levantarán alas como las águilas;
correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
 
 



 

lunes, 24 de junio de 2013

"ME EMOCIONÉ JUNTO A ELLOS...."

 !Qué Dios te bendiga en este comienzo de semana y qué su presencia esté sobre tu vida y tu hogar.... ese es mi deseo para vos qué siempre me acompañás al leer mi blog!
Ayer terminé de leer el libro de Josué y ahora comencé con Jeremías y siempre visito y me llevo bendición del libro de Isaías, este día me emocioné con ellos y te quiero compartir estos textos bíblicos, los cuales te los regalo desde mi corazón a tu bello corazón.

Jeremías 29:11 Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
29:12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y Yo os oiré;
29:13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.


Isaías 48:17 Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.

Isaías 55:9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. 
Isaías 59:21 Y este será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre.

No nos olvidemos que Dios tiene pensamientos de paz para nuestra vida y hogar, que siempre está atento al clamor de sus hijos. Él no se esconde, Dios siempre le sale al encuentro al corazón que con humildad se rinde ante su majestad.

!Dios bendiga en esta semana y siempre no solamente nuestra vida y familia, sino toda nuestra descendencia!!

No estés triste, Dios todo lo puede, Él está tocando ahora mismo tu físico, tu corazón, tu hogar y está dando ánimo y aliento a tu espíritu!

Con cariño: Tere

!Qué Dios te bendiga!


viernes, 21 de junio de 2013

"MARAVILLOSOS TEXTOS BÍBLICOS PARA ESTE FIN DE SEMANA"

Proverbio 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
Porque de él mana la vida.
 
 
 

Génesis 28:15 He aquí, Yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. 
 
 

Romanos 14:9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir,
para ser Señor así de los muertos como de los que viven. 


 
 Jeremías 33:3 Clama a Mí, y Yo te responderé,
y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.
 
 
Oremos:
 
Padre amado y querido Dios, en este día venimos ante tu presencia para pedirte perdón por nuestros pecados y para rogarte que tu favor, tu gracia y tu misericordia reinen en nuestra vida y hogar.
Amado y precioso Dios te entregamos este fin de semana en tus manos, cubrimos nuestra vida y la de nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús y te clamamos para que tu presencia sea derramada en nuestro corazón.
Señor Amado declaramos que en Cristo Jesús somos más que vencedoras, que deseamos obedecerte y servirte con todo el corazón.
Anhelamos más de Ti hoy, te clamamos con nuestro corazón rendido ante tu majestad para que tu pasión, tu justicia, tu avivamiento reine en nuestro ser y en nuestros seres queridos.
Señor amado, no permitas que el enemigo engañe a nuestros seres amados, no permitas que la enfermedad, el dolor, las dificultades vengan a nuestro hogar.
Señor nos consagramos hoy a Ti como tus hijas amadas, pidiéndote que nos des sabiduría de lo alto para ser mujeres sabias y entendidas en Ti.
Por favor Señor, derramá de tu discernimiento sobre nuestra vida, danos paz, danos gozo, danos fortaleza y tu bendita unción.
Amado Padre Celestial, tuyo es el reino, el poder y la gloria y nosotras tus hijas te amamos, te entregamos nuestras vidas en santidad, en temor reverente ante tu majestad.
No hay nadie como Tú divino Dios, gracias amado Jesús por darnos salvación y gracias Espíritu Santo porque tu presencia nos llena de poder, porque en tu presencia hay plenitud de gozo y porque tu presencia rompe todo yugo.
Te damos la gloria y te clamamos por cada petición para que tu voluntad sea en cada una de ellas y te clamamos para que por medio de el sacrificio de Cristo Jesús sean sanadas cada vida que lo necesita.
Gracias Dios, gracias por darnos la vida, por tenerte, por estar a nuestro lado siempre.
Amén.

 
 
Con cariño: Tere.
 
 
 
 


 

jueves, 20 de junio de 2013

"HOY SOLAMENTE TE ESCRIBO A TÍ..."


¿Sabés Jesús?... Estaba ya por irme a dormir y al venir a apagar mi computadora mi corazón empezó a latir bien fuerte.
Sentía un calor suave en el medio de mi pecho y comencé a recordar el día que te conocí.
De repente una sonrisa se dibujó en mi rostro y con mis ojos iluminados de amor intenté tocar tu corazón.
¿Sabés Jesús? No sé vivir si no estás conmigo, siento un gran vacío si no tengo tu amor.
Sos el palpitar de mi vida, el perfume suave que envuelve mi vida y mi hogar.


No sé si ya te lo dije, seguramente que sí, ya que vos bien sabés que no paro de hablar, pero nunca voy a callar este amor que te tengo, cuánto te amo y lo importante que sos para mí.
Me hace tan feliz poder escribirte y saber que muchas personas te aman al igual que yo, ya que es imposible no poder amarte, siempre es grato adorarte y entregarte el corazón.
Sos mi dulce melodía, que suaviza mi vida y me perfuma de amor.
Sos precioso y hermoso, fuerte y verdadero, quien cautivó mi corazón.
Te amo amado mío, no tengo palabras para agradecerte lo que hiciste y hacés por mi y mientras te escribo me emociono y suspiro, me río y me gozo en tu salvación.
Te amo amor mío, porque Tú me amaste primero, porque sos mi consejero, mi fortaleza y mi paz.
Te adoro y te exalto, sin reservas ni medidas, con mis manos extendidas tocando con mi ser tu amoroso corazón.

Siempre tuya: Tere.



miércoles, 19 de junio de 2013

"CUANDO SE DETUVIERON EL SOL Y LA LUNA"

 
Hola amadas amigas.... Realmente hoy es una mañana más que fría aquí en Buenos Aires, mañana anuncian temperaturas bajo cero, estoy preparando un rico guiso de lentejas para alimentar y cuidar a mi familia.

Sigo leyendo el libro de Josué en el Antiguo Testamento, realmente siento la presencia de Dios tocando mi vida y alentando mi corazón con esta palabra.
 




Josué 10:12 Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas:
Sol, detente en Gabaón;
Y tú, luna, en el valle de Ajalón.
10:13 Y el sol se detuvo y la luna se paró,
Hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.


Me impactó ver la actitud de Josué, ese diálogo con Dios, esa obediencia y esa fe que lo motivó a él y a sus guerreros a ponerse en la brecha en oración, intercediendo con fe, ya que tenían que pelear para poseer la promesa.
Me puse a pensar que necesitamos tener esa comunión directa con Dios, para que nos revele y nos de discernimiento en cuanto a aquellos enemigos espirituales que se han levantado en contra de nuestra vida y hogar. Y como siempre digo, debemos ponernos en la brecha a favor de....
El sol y la luna representaban además a las deidades amorreas, eso me lleva a entender que ningún ídolo, ningún mundo espiritual, ninguna circunstancia difícil puede frenar la obra de Dios, porque Él tiene todo el poder para ordenarle que se detengan y se vayan de nuestra vida y familia.
Y además me lleva a analizar que no haya en mi vida nada que yo me incline poniendo la confianza en él y no en mi Señor.

Tenemos autoridad en Cristo Jesús para ordenarle a cualquier situación que se vaya en el nombre de Jesús, no es con nuestras fuerzas sino con su Santo Espíritu y por supuesto nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados y potestades, toda huestes de maldad.

2 de Corintios 10:4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 




Zacarías 4:6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos


Efesios 6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Pero es interesante observar el siguiente texto bíblico y no pasar por alto esta palabra:

Josué 8:34 Después de esto, leyó todas las palabras de la ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el Libro de la ley. 

Esta poderosa palabra nos lleva a analizar nuestra vida, la Biblia es clara, siempre nos enseña de manera sencilla y es imposible no entender que nuestros actos afectan nuestra vida y nuestro hogar; Dios nos da la libertad para elegir bendición si obedecemos su Palabra o maldición si le somos indiferentes y vivimos conforme a nuestra propia voluntad.



Amadas... que en este día nos podamos levantar en fe, en intercesión, que nos podamos poner en la brecha a favor de nuestro hogar y de quien lo necesite.
Le pido a Dios que aumente nuestra fe, para que podamos ordenarle en el nombre de Jesús a cualquier situación que viene a traer destrucción, que se retire de nuestra vida y familia.
No hay sol, ni luna, ni nada, ni nadie que pueda interponerse ante los hijos de Dios. Tenemos un Dios poderoso, amoroso, que siempre está atento a nuestro clamor. Pero también tenemos un Dios que pesa nuestro corazón, que mira nuestra actitud, que busca permanentemente adoradores en espíritu y verdad.
Tenemos un Dios que espera que vivamos en santidad y obediencia a Él.
Quiero levantar tu fe hoy, decirte que no desmayes, que identifiques tu problema y lo pongas en oración ante Dios, que te animes a creer y a vestirte de las armaduras que Dios te da, para así vencer y poder ver con los ojos de la fe.

Ezequiel 22:30 Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de Mí, a favor de la tierra, para que Yo no la destruyese; y no lo hallé. 

San Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 

El ladrón es satanás, él intenta destruír y robar nuestra vida y familia; pero tenemos a Jesús que lo venció en la cruz, y por medio de ese sacrificio tenemos en Él salvación y vida eterna, tenemos paz, tenemos restauración, liberación, una vida abundante en todas las áreas.

Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Esta palabra de Santiago es muy reveladora, someternos a Dios en cuerpo, alma y espíritu, entregando nuestra vida y nuestro corazón a Él; hacer su voluntad y vivir en santidad.... todo eso me garantiza que tengo en Cristo Jesús para resistir al diablo y en el poderoso nombre de Jesucristo tiene que huir.
Resitir, me está hablando de acción, de no dejarme vencer por él, sino de tomar las herramientas que tengo a través de Jesús y con el poder del Espíritu Santo y ponerme en la brecha, sabiendo que nada ni nadie me podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
8:27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.
8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; 
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!

 

 

martes, 18 de junio de 2013

"ESPEREMOS LAS MARAVILLAS.... PERO TAMBIÉN......."

Hola... ¿Cómo están hoy? Espero que bien.

El frío se hace sentir en esta bonita mañana, les quiero compartir que empecé a leer el libro de Josué en el Antiguo Testamento, de La Biblia, la Palabra de Dios.
Primeramente estuve meditando en los libros de Gálatas y Efesios, en el Nuevo Testamento y sinceramente la Palabra de Dios siempre es tan reconfortante para nuestra alma y espíritu, que mi humilde consejo es que no dejen de leerla y de empezar el día consagradas a Dios.



Cuando leí el texto de Josué 3:5, me recordé las veces que escucho a personas declarar y proclamar que Dios nos va a bendecir, pero nunca las escucho enseñar que hay que tener una vida rendida a Dios, en obediencia y santidad.
Parecería que solamente enseñan que hay que buscar a Dios por los panes y los peces, o sea, solamente por las bendiciones y no por lo que Él es.

!Por supuesto qué creo en qué Dios desea bendecirnos y espero cada día su bendición para mi vida, mi hogar y mis seres amados!
Pero como hija de Dios tengo una gran responsabilidad y es hacer su voluntad, es vivir en obediencia y santidad.
 
Vamos a leer juntas el siguiente texto:

Josué 3:5 Y Josué dijo al pueblo: Santificaos,
porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.
 
 
Bien amadas amigas, tenemos un texto que nos habla que Dios hará maravillas, nos lleva a no desanimarnos, a esperar cada día, su mano de poder obrando a nuestro favor. Sinceramente tantas veces proclamé y proclamo que mañana será un nuevo día, que sé que mañana vendrá la victoria, etc.
Pero muchas veces nos olvidamos que esas bendiciones son una consecuencia de santificarnos para Dios, de vivir en obediencia, conforme a su Palabra y a su bendita voluntad.
 
 
Últimamente en algunas iglesias se predica un evangelio light, en donde todo es poné tanto y Dios te va a multiplicar tanto; en donde ya no se predica sobre el pecado sino que Dios todo perdona porque Dios es amor.
!Claro qué Dios es amor, pero también es un Dios qué demanda obediencia y qué todo lo pesa y qué permanentemente está viendo nuestro  corazón, nada le es oculto para Él!
Últimamente parecería que aquellos que nos guardamos para Dios y vivimos una vida en donde no apañamos el pecado de nadie, en donde cada día nos esforzamos en agradar a Dios, es como si iríamos en contra de la corriente.
 
Pero quiero en esta mañana levantar mi voz y decir que vale la pena vivir en santidad, que  vale la pena vivir para agradar a Dios y hacer su voluntad.
 
No sé cual es la situación que están atravesando, tal vez están esperando una respuesta de parte de Dios y no llega; puede ser que todavía no sea el tiempo o tal vez haya que poner a cuentas las vidas con Dios.
 
Yo sé que Dios hará maravillas con su pueblo, con sus hijos, lo sé, porque tenemos un Padre celestial que ama y perdona; pero también sé que constantemente en su Palabra nos está llamando a consagrarnos y a dejar nuestra naturaleza humana atrás y darle lugar al Espíritu Santo para que nos llene de su presencia y nos guíe a hacer la voluntad del Padre. El Espíritu Santo intercede por nosotros con gemidos indecibles y Él nos da poder para vencer.
 
En este día, le ruego a Dios en el nombre de Jesús que la presencia del Espíritu Santo esté rompiendo todo yugo de nuestras vidas y de nuestro hogar.
Le ruego a Dios que este día sea el comienzo de un nuevo día, en el cual evaluemos nuestras vidas conforme a su Palabra divina y tomemos la decisión personal de santificarnos para Él y por Él.
En el nombre de Jesús. Amén.
 
Con cariño: Tere.
 
!Qué Dios te bendiga!
 
 


lunes, 17 de junio de 2013

"ME DESPERTÉ CON ESTA PALABRA EN MI CORAZÓN.... CONFIANZA!

Hola...!Qué Dios les bendiga en este comienzo de semana!
Hoy es un día muy frío en Buenos Aires, pasamos de tener días cálidos al frío intenso.
Esta mañana bien temprano cuando sonó mi despertador, realmente no podía creer que la noche se había ido tan rápido, sinceramente quería seguir durmiendo, me hubiera encantado que fuera sábado otra vez.
Pero en fin, no me quedó otra cosa que levantarme y empezar la semana con las expectativas de recibir en mi vida y en mi familia todo lo que Dios tiene, anhela y demanda de nosotros.

Pero cuando abrí mis ojos, la palabra confianza resonó en mi corazón, me levanté, desperté a mi hijo para ir al colegio, preparé mi mate calentito y busqué en la Biblia algunos textos relacionados con esta palabra y se los quiero compartir.

Salmo 40:4 Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,

Salmo 37:5 Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en Él; y Él hará.


Proverbio 3:26 Porque Jehová será tu confianza,
Y Él preservará tu pie de quedar preso. 


Proverbio 14:26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza;
Y esperanza tendrán sus hijos. 


Jeremías 17:7 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.
17:8 Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto. 


Hebreos 10:35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 

1 de Juan 5:14 Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye.
5:15 Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 


Luego de leer estos textos bíblicos, oré y desde mi corazón le escribí estas palabras al amor de mi vida, mi amado Jesús.


 
Mi confianza está en Ti en este día...
Todo lo que tengo y soy es para Ti.
Mi entrar y mi salir, mi descansar y mi caminar
Todo lo rindo a tus pies.
Mi confianza está en Ti en este día...
Te entrego mi vida y mi hogar.
Y sé que Tú obrarás, conforme a tu voluntad.
Porque mi confianza yo he puesto en Ti.
 
Te entrego hoy todo mi ser.
Mi matrimonio, mis hijos y mi hogar.
Y te clamo desde adentro de mi corazón.
Pidiéndote hoy que me enseñes a esperar en Ti.
Y que pueda con mi fe y mi confianza...
Cada día de mi vida esperar en Ti un nuevo amanecer.
 
Te amo amor mío.
Tu eterna enamorada: Tere.
 
Espíritu Santo en este día ven y lléname de Ti otra vez.
Envía tu presencia a cada vida, transforma las familias.
Y ministra cada hogar.
 
 
En dónde te encuentres, te invito en este día, a que comiences tu semana dejando tus cargas en las manos de Dios y que te atrevas a confiar en Él.
No te olvides que para Dios sos especial tesoro, Él está atento a tu oración, Él está atento a tu andar diario, Él cuida de tu hogar y te acompaña en todo lo que vos hagas.
Es importante comenzar el día, poniendo nuestra vida, nuestra familia y todo lo que hagamos en sus manos, es importante cubrirnos con la sangre preciosa de Jesús y además es importantísimo pedirle al Espíritu Santo que nos llene de su presencia.
No podemos comenzar el día como hijos de Dios sin leer su Palabra, la Biblia y sin consagrarnos en oración, con una vida en obediencia y en santidad, sin la cual nadie verá a Dios.
 
Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad,
sin la cual nadie verá al Señor
 
Con cariño: Tere
 
 
!Qué Dios te bendiga!