sábado, 30 de marzo de 2013

"PASCUA... MUERTE, RESURRECCIÓN Y VIDA ETERNA"


San Lucas 24:46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;
24:47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 
24:48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.


San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. 


Isaías 53:3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.
53:4 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
53:5 Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.


San Lucas 24:32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Es mi deseo que tu corazón y el mío y el de nuestro hogar, ardan de amor, de pasión y de fe por nuestro maravilloso Jesús; quién nos amó con amor eterno dándonos su valiosa vida, para que tengamos salvación y vida eterna.

!Qué Dios bendiga tu vida y tu familia en estas Pascuas y qué puedas derramar tu corazón ante su presencia recibiendo así su bendición y su victoria en cada área de tu vida!




San Juan 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; 
el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá. 
11:26 Y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente. 
¿Crees esto?


Desde lo más profundo de mi corazón te doy las gracias mi amado Jesús por haber dado tu vida por cada uno de nosotros, para así al recibirte en nuestro corazón, tengamos salvación y vida eterna.
Amado y precioso Jesús, aprecio tanto la obra de redención que hiciste en la cruz y me emociona tanto que hayas vencido a la muerte y a satanás y así gracias a Tí, tengo victoria y por supuesto a satanás debajo de las plantas de mi piés.
Te doy las gracias por no volver atrás en el momento que te azotaban, te doy las gracias por soportar todos los pecados de la humanidad, te agradezco tanto que en la cruz solamente pensabas en nosotros y así todo tu sufrimiento lo soportaste por  el gozo que tenías de saber que al dar tu vida, nosotros nos íbamos a salvar.

Como verás estoy emocionada, mi corazón late bien fuerte de amor por Tí y mi pasión es decirte qué te amo y me imagino cuando esté en el cielo abrazada a Tí.
Parecería que puedo oír tu dulce sonrisa, que tu mejilla cálida está cerca de la mía, parecería que tus pasos están junto a los míos y que en tus brazos me acunas hasta el fin.

Sos tan precioso y tan misericordioso, que no puedo callar este amor que siento por Tí, me recuerdo con emoción el día que me saliste al encuentro y me llamaste por mi nombre y me invitaste a tu lado por siempre a vivir.

Gracias precioso mío, gracias mil gracias Jesús por dar tu vida por mí, gracias por ser tan bueno, gracias por tu amor y tu amistad.
Sos el Rey de Reyes y Señor de Señores, el primero y el último y el Gran Yo Soy y no hay nadie que se te parezca, sos único, sos sublime, sos lleno de amor y majestad.
Te amo y por siempre te amaré.


Con cariño: Tere. 







jueves, 28 de marzo de 2013

"YA NO ESTÁS ALLÍ..."


Ya no estás en la cruz
Eso es lo que celebro en Tí.
Que siendo Dios diste tu vida por amor
Y en una cruz mis pecados llevaste mi Dios.
Ya no estás en la cruz, mi amado Jesús.
Pues venciste a satanás y a la muerte también.
Resucitaste al tercer día para darme vida.
Gloria a Tí, mi Jesús, libre soy por tu amor.
Alabado seas mi Dios, alabado mi Señor.
Te amo: Tere.
 
Jesús dio su vida por cada uno de nosotros, por amor y para perdón de nuestros pecados; y en Él tenemos salvación y vida eterna.
Para mí estos días es de gozo, porque tengo un Dios inmenso, un Dios verdadero, un Cristo maravilloso que se hizo hombre para morir por nuestros pecados y hacernos salvos.
Celebro a Jesús porque Él me dio la vida, es mi todo, es mi Dios, mi Señor, mi dueño y mi maestro. No necesito postrarme ante ninguna imágen porque tengo un Dios que está vivo y que reina y que pronto vendrá a buscar a su Iglesia.
Pero más allá que estemos celebrando las Pascuas, debemos de entender que no necesitamos una fecha especial para recordar a Jesús y lo que Él hizo por cada uno de nosotros. Parecería que muchas personas se vuelven más buenas en esta fecha y en realidad en su interior ni siquiera conocen a este maravilloso Dios.
Mi vida le recuerda cada día y le agradece cada día por su sacrificio en la cruz y por su obra redentora.
Tengo la obligación como creyente de tener una vida diaria en santidad, obediencia, amor, respeto, lectura de la Palabra de Dios y en intimidad con el Espíritu Santo.
En este día, si no recibiste a Jesús en tu corazón, te voy a guiar a hacerlo, por favor decí estas palabras creyéndolas y tomándolas para tu vida:
 
Dios en el nombre de Jesús, vengo a Tí para pedirte perdón por cada uno de mis pecados y para decirte que acepto a Jesús como mi Salvador personal, lo recibo ahora y te pido que seas Señor de mi vida; por favor anotá mi nombre en el Libro de la vida.
Te entrego todo mi corazón, todo mi ser, toda mi alma, todo mi cuerpo y todo mi espíritu y todo lo que tengo y soy.
Renuncio ahora a todo lo que me ata y me aleja de Tí y declaro que por medio de Cristo Jesús, amado Dios ahora soy tu hijo/a.
Te necesito, te anhelo, deseo conocerte cada día y vivir bajo tu voluntad y tu maravillosa presencia.
Espíritu Santo te ruego que me llenes de Tí y que tu unción esté sobre mi vida y mi hogar.
Amén. (Así sea)
 
San Lucas 24:46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;
24:47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.
24:48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.
24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.



Gracias Jesús, muchas gracias amor mío, por dar tu vida por mí, por darme salvación y vida eterna.
Gracias amigo fiel y verdadero, mi precioso Jesús por padecer por mí y tomar mi lugar, gracias por darme victoria, gracias por tu infinito amor.
Gracias por tu obra redentora en la cruz, me emociona y me llena de orgullo tenerte; soy tu fans, soy tu admiradora, soy quien suspirar de amor por Tí.
Te amo Jesús, es tan hermoso saber que tengo un Dios vivo, es hermoso mirar la cruz vacía y poder caminar en ella: porque cuando miro tu cruz vacía mi corazón se llena de gozo, porque no tengo a un Cristo colgado en un madero, sino que tengo a un Cristo que está vivio, tengo a mi amado Jesús sentado a la diestra del Padre intercediendo a mi favor.
!Qué maravilloso, qué majestuoso, qué poderoso y amoroso sos mi precioso Jesús!
Te amo mi Rey, por siempre y para siempre nos une este gran amor.
Tu eterna enamorada: Tere.

En donde te encuentres, permitite hoy levantar tus brazos al cielo y declararle tu amor a Jesús, invitalo a reinar en tu corazón, dejá que sea dueño de tu hogar, que te llene con su presencia, dejá que su amor te inunde hoy.
Allí en donde estás, cerrá tus ojos y hace silencio en su bendita presencia, porque Jesús desea hablarte al corazón, desea abrir tus oídos espirituales para que comiences una nueva etapa en tu vida, un nueva etapa tomada de su mano.
Con cariño: Tere.








miércoles, 27 de marzo de 2013

"MIENTRAS ANDABA EN MI BICI...ME ACORDÉ CUÁNDO SE ME CAYÓ LA POLLERA"

Hola mis amigas... hoy acá en Buenos Aires es una mañana soleada, hermosa, está espectacular para salir a pasear; pero como las obligaciones llaman primero, tuve que tomar mi bicicleta y salir a hacer compras; igual aproveché mi paseo y además me encontré con gente que quiero mucho.



Bueno les cuento, mientras andaba en bici, de repente vino a mi memoria una escena divertida, (ahora que ya pasó hace tiempo) la cual obviamente yo soy la protagonista, les cuento:

Resulta que hace unos cuantos años atrás, creo que tenía cerca de .... qué chusmas qué son... no les voy a decir, ja,ja, bueno, continuo, con Jorge, después de venir de una reunión en una Iglesia que íbamos fuimos a buscar a mis hijos en ese entonces pequeños a la casa de mi mamá que los estaba cuidando.
Bajamos del auto, Jorge buscó la llave para abrir la puerta, justo venía un grupo de muchachos, hacían bastante ruido  nos llamó la atención y ambos miramos; y ....¿Qué creen amigas???
Justo frente a estos chicos, a mí, sí a mí, se me cayó la pollera negra muy linda que llevaba puesta y me quedé en paños menores, oh Dios mío....!!! EXCLAMÉ!!!
Jorge de los nervios no podía abrir la puerta y yo rápidamente me agaché y me levanté la pollera, la cual se había caído el botón y fue propicio todo eso para lo que me ocurrió.

Hoy que pasaron los años me río muchísimo de esa experiencia, una más en la lista de las que llevo durante años por ser despistada, distraída, y todo lo que se te ocurra.

Pero...¿Por qué les cuento todo esto?
Es que me puse a pensar las veces que vamos por la vida, tan seguras de todo y de repente como a mí me pasó se nos cae la pollera; pero la pollera emocional y espiritual; entonces quedamos abrumadas sin saber qué hacer ni a dónde ir.

Quedar en ropa interior frente a los demás es feo, ja,ja, menos mal que estaba nuevita, ja,ja, bueno, imaginemos por un instante que nuestro corazón dolorido, angustiado queda de repente expuesto ante los otros debido a alguna actitud nuestras.

Hoy quiero invitarlas a reflexionar, a examinar nuestras vidas, a ver aquellas áreas que tenemos que cambiar porque están todo el tiempo expuestas ante los demás y que nos llevan a ponernos polleras espirituales o emocionales que se nos caen en cualquier instante.

El mejor lugar para ser sanadas, restauradas y consoladas es en la presencia de Dios, es estar debajo de sus alas, escondidas en la palma de su mano.

No mires a Dios como un Papá malo y dictador; por el contrario, Dios es un Dios de amor, quién nos ve a través de Jesucristo nuestro amigo fiel y abogado y envía al Espíritu Santo a nuestro favor para sacarnos de cualquier pozo de desesperación que podamos estar metidas.



Hoy te invito a que mires el cielo, no importa si está celeste o nublado, lo que quiero es que cambies tu actitud de derrota y levantes tu cabeza y te permitas ser amada por Dios.
Hoy sorprendete y sentate en el jardín de tu casa, allí debajo de las flores y cerrá tus ojos y permitite descansar.
Hoy te invito a mirarte al espejo y arreglarte el cabello, lavarte la cara y pintarte un poquito para  levantar tu ánimo y así dibujar en tu rostro una sonrisa y puedas observar lo linda que sos.
Hoy te aliento a que te pongas de pie por dentro, a que dejes por un instante aunque sea, cada uno de los problemas y te animes a levantar tus brazos al cielo y dejar que el amor de Dios sane tu corazón.
Hacé algo que te guste, podés leer, andar en bici, salir a caminar, tejer, pintar, arreglar el jardín, jugar con tus hijitos, salir a pasear con una amiga, pintate las uñas, poné flores en tu florero, abrí la ventana para que entre el sol a tu casa y traiga nuevos aires, porque la verdad es que no podemos dar lo que no tenemos, y todo lo que necesitamos está a muy corto alcance nuestro , está tan solo en la mano de Dios y lo más maravilloso que su mano está extendida sobre nuestro corazón.
Vamos!! No te  desanimes, abrí hoy a Jesús la puerta de tu corazón, abrile tu vida toda, para que Él pueda escribir en tu interior, la más bella melodía de amor, porque te aseguro que a Jesús le late muy fuerte el corazón por cada una de nosotras, quienes le decimos:
 __Sí Señor creo en Tí, ayúdame, socórreme, sos mi único y gran amigo.


SALMO 91
 
 
PD: Si tienen alguna anécdota divertida como la mía y que por supuesto se pueda contar, me encantaría que me la compartan, porque la verdad ,es que quiero pensar que no soy la única en todo el planeta que le pasan estas cosas.
__Oh, no, creo qué soy la única. (ja,ja)
 
Las amo amigas, aprecio mucho cuando visitan mi blog y siempre extiendo mis manos pidiendo a Dios que bendiga a cada vida que me visita.
Besos.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!







martes, 26 de marzo de 2013

"UN DÍA MARTES DIFERENTE..." NO DEJES DE LEER EL FINAL DE ESTA ENTRADA, ES PARA TÍ.


Hola mis amadas...!Qué Dios les bendiga en este día y siempre!
Esta mañana estuve meditando en el libro de Salmos y anoté algunos versículos que les quiero compartir. 




Luego de leer la Biblia, la maravillosa y poderosa Palabra de Dios, comencé a orar y el Espíritu Santo comenzó a tocar mi vida y sentí tanto la necesidad de adorar a mi Jesús, porque verdaderamente no puedo dejar de agradecerle lo que hizo por mí y por Tí, al darnos su vida en la cruz, al resucitar al tercer día y así darnos vida eterna.

Vengan chicas, no me dejen sola, vamos a leer juntas:

Salmo 4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.


Salmo 9:9 Jehová será refugio del pobre,
Refugio para el tiempo de angustia.
9:10 En Tí confiarán los que conocen tu nombre,
Por cuanto Tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.


Salmo 32:8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

Salmo 92:10 Pero tú aumentarás mis fuerzas como las del búfalo;
Seré ungido con aceite fresco.

Salmo 121:7 Jehová te guardará de todo mal;
El guardará tu alma.
121:8 Jehová guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre


Salmo 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí;
Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre;
No desampares la obra de tus manos.


Salmo 62:5 Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de Él es mi esperanza.
62:6 Él solamente es mi roca y mi salvación.
Es mi refugio, no resbalaré.
62:7 En Dios está mi salvación y mi gloria;
En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.
62:8 Esperad en Él en todo tiempo, oh pueblos;
Derramad delante de Él vuestro corazón;
Dios es nuestro refugio.



Nuevas son cada mañana en Tí
En tu presencia solamente soy feliz
Mi refugio está debajo de tus alas
Y en tu presencia mi alma descansa
Porque Tú Jesús, eres todo para mí
Jamás me apartaré de Tí
Cumple en mí tu santo propósito
Toma mi vida y mi corazón
Reina en mi hogar ahora y siempre
Soy sólo tuya y de nadie más
Toma mi vida y lléname de tu paz
Desata en mi corazón tu majestad.
Te amo Jesús: Tere.




Amadas, levantemos nuestros brazos al cielo, derramemos nuestro corazón ante la presencia de Dios y dejemos en este día toda carga, todo peso y toda angustia en las manos divinas de nuestro Salvador.
Declaremos como hijas de Dios, qué hoy va a ser un martes diferente, un martes en el que vayamos a su presencia y podamos así ser llenas de su fortaleza, de su paz, de su amor y de su santa unción.



Esta palabra es para aquella mujer, que ha abandonado sus momentos de intimidad con Dios, que ha dejado a un costado su relación con el Espíritu Santo, es para aquella mujer que se deleitaba escribiéndole a Jesús palabras de amor y que hoy ya ni se acuerda en donde están guardados aquellos escritos.


Amada... hoy Dios tiene para Tí un martes diferente, hoy Dios desea que seas libre de esa angustia y de ese cansancio que está agotando tu ser y entristeciendo tu corazón.
Quiero que sepas que Jesús extraña aquellos escritos de amor y de admiración que le escribías, nunca te olvides cuánto te ama y que dio su vida por amor, solamente por amor.

Amada... no dilates más el tiempo y liberá el perdón, dejá que El Espíritu Santo te llene de su presencia y vuelvas así a resplandecer y a levantarte en fe, por el poder y el nombre de Jesús.
Es momento de discernir el por qué estás así y dejar en las manos divinas de nuestro Señor, todo lo que te agobia, todo lo que te llevó a alejarte de su presencia.
Esta palabra acaba de poner el Espíritu Santo en mi corazón... en dónde te encuentres, no bajes los brazos, andá a su presencia, porque hoy Dios tiene un martes diferente para tu vida y tu hogar, hoy Jesucristo está llamando una vez más a la puerta de tu corazón... por favor amiga... abrile!!

Con cariño: Tere.
!Qué Dios te bendiga!





lunes, 25 de marzo de 2013

"ME MIRÉ AL ESPEJO..."





Me miré al espejo y ví mi rostro.
Tan cansado por el dolor y la enfermedad.
Había tristeza y amargura.
Como si la duda me quería atrapar.
Me miré al espejo y lloré por dentro.
Tuve mucho miedo al verme así.
Como si los años me estuvieran aplastando.
Y un dolor profundo gritara dentro de mí.
Pero de repente oí una voz del cielo.
Me susurró al oído y me dijo así:
__ Déjame sanarte, quiero y puedo hacerlo
Ven a mis brazos, porque tengo nueva vida para tí.
                                                               
                                                                (Tere)

Amada amiga, esta mañana escribí estas palabras pensando en aquella mujer que está atravesando alguna enfermedad, algún dolor, alguna angustia o algún problema.
Estaba pensando en cómo las dificultades se reflejan en nuestro rostro y en todo nuestro ser.
Entonces recordé las veces que me había mirado al espejo y me veía tan abatida por los dolores y por el temor a la enfermedad y muchas veces a morirme.
Pero como siempre cuento, Dios vino a traerme vida y vida en abundancia gracias a Jesús y hoy mi maravilloso Amado quiere tocar tu corazón y llevarte a vivir una vida bendecida por medio de su Espíritu Santo quien te da la fortaleza y el poder para vencer y levantarte en el nombre de Jesús.

Para reflexionar:

¿Qué está reflejando tu rostro cuándo te mirás al espejo?

*Tal vez cansancio, angustia, dolor, enfermedad, desánimo, etc.

¿Qué refleja tu vida y tu corazón cuándo te mirás en el espejo de la Biblia, la Bendita Palabra de Dios?

*Quizás falta de fe, falta de perdón, incredulidad, temor, opresión, odio, celos, queja, etc.

Hoy es el día que Jesús te está diciendo:


__ Déjame sanarte, quiero y puedo hacerlo


Ven a mis brazos, porque tengo nueva vida para tí.

Salmo 30:2 Jehová Dios mío,
A Tí clamé, y me sanaste.

Salmo 107:19 Pero clamaron a Jehová en su angustia,
Y los libró de sus aflicciones.
107:20 Envió su palabra, y los sanó,

Y los libró de su ruina.

Jeremías 30:17 Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová;

Lucas 11:9 Y Yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
11:10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.


San Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 


San Mateo 14:14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

En dónde te encuentres, hoy Jesús te sale al encuentro, Él está viendo tu corazón, Él tiene compasión de tí, y en su nombre toca tu vida y te bendice.
Recibí en este día, la presencia de Dios, recibí tu milagro, ese imposible que llevás dentro y qué te está oprimiendo, dejá a Jesús tus cargas, Él quiere y puede sanarte, Él quiere y puede restaurarte, por el poder de su nombre y por su inmenso amor.

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!








viernes, 22 de marzo de 2013

"SIEMPRE HAY QUE ENSEÑAR LA VERDAD..."

!Dios les bendiga en este bello día!! Esta mañana temprano, preparé mi mate bien calentito, porque acá en Buenos Aires está bastante fresquito. Tomé mi Biblia, incorporé a mi lista nuevas peticiones que muchas de ustedes me enviaron y comencé a leer y a orar.
 
Quiero compartirles algunos de los textos bíblicos que estuve analizando, espero que sean de bendición para ustedes y que los puedan poner por obra si es que lo están necesitando.

San Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.


San Lucas 10:27 Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.

Éxodo 20:1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
20:2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
20:3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
20:5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
20:6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.


Isaías 44:8 No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.
44:9 Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden.
44:10 ¿Quién formó un dios, o quién fundió una imagen que para nada es de provecho?
44:11 He aquí que todos los suyos serán avergonzados, porque los artífices mismos son hombres. Todos ellos se juntarán, se presentarán, se asombrarán, y serán avergonzados a una.


Salmo 115:3 Nuestro Dios está en los cielos;
Todo lo que quiso ha hecho.
115:4 Los ídolos de ellos son plata y oro,
Obra de manos de hombres.
115:5 Tienen boca, mas no hablan;
Tienen ojos, mas no ven;
115:6 Orejas tienen, mas no oyen;
Tienen narices, mas no huelen;
115:7 Manos tienen, mas no palpan;
Tienen pies, mas no andan;
No hablan con su garganta.
115:8 Semejantes a ellos son los que los hacen,
Y cualquiera que confía en ellos.
115:9 Oh Israel, confía en Jehová;
El es tu ayuda y tu escudo.
115:10 Casa de Aarón, confiad en Jehová;
El es vuestra ayuda y vuestro escudo.
115:11 Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová;
El es vuestra ayuda y vuestro escudo.



!Qué en este día puedas analizar tu vida conforme a la Palabra de Dios, qué puedas ver si estás adorando a Dios en espíritu y verdad, con una vida basada en la Biblia, en oración, en intimidad con El Espíritu Santo, en entrega a nuestro amado Jesús y en obediencia y santidad!
Seguir a Dios es sencillo, es rendirle el corazón y hacerlo Señor de nuestra vida, es querer hacer su voluntad y seguirlo; no hay nada complicado en eso, el tema está en cuánto quiere tu corazón rendirse a Dios y darle el control de todo lo que sos, de todo lo que hacés y de todo tu hogar y toda tu vida.
Dios es un Dios celoso, hay que amarlo por sobre todas las cosas, Jesucristo pagó un alto precio con su vida por nuestra vida, para que tengamos salvación y vida eterna; no podemos menospreciar su obra en la cruz, no hay derecho a que nadie se incline ante dioses e imágenes los cuales nuestro poderoso Dios no está allí.
El diablo es padre de mentira y es imitador y busca ser adorado y se esconde detrás de los ídolos, los cuales fueron echos por mano de hombre pero que se mueven detrás de ellos un mundo espiritual que ata y enceguece a las personas.
Cristo vino a traernos libertad, Él es el único camino para llegar al Padre, no hay otro mediador entre Dios y los hombres, solamente Jesús es nuestro Salvador, nuestro abogado, nuestro amigo fiel y en su nombre tiene que huir toda obra de maldad.

Quiero preguntarte algo, tal vez no puedas tener victoria en tu vida, quizás entregaste tu corazón a Jesús pero no sentís paz, no sentís liberación, no sentís gozo y una opresión envuelve tu ser... entonces te pregunto...¿Estás adorando a un dios qué no es Dios, el Señor de los Señores? ¿Te estás postrando ante alguna imágen, estás consultando horóscopos, brujos, etc.?
Los textos bíblicos que cité hablan por sí solos, Dios no te condena, Él a través de Jesús te perdona, pero tenés que arrepentire, volverte a Dios y reconocerlo como el Único Dios verdadero, Jesús es el Gran Yo Soy, El León de la Tribu de Judá, El que vive y reina por los siglos de los siglos, amén.

Si no sabés cómo ser libre de la idolatría, podés escribirme, te estaré guiando en oración.

Cariños: Tere.

!Qué Dios te bendiga!


jueves, 21 de marzo de 2013

"ESA BOCA....ESA BOQUITA...."


!Dios les bendiga en este día!! ..... ¿Cómo están hoy?

Les deseo que la maravillosa presencia de Dios les guíe en este cambio de estación. Aquí en Argentina comenzamos el otoño y me imagino lo feliz que deben estar quienes comienzan la primavera. Pero nos toque lo que nos toque, lo más importante es pedirle a Dios que nos bendiga, es hacer su voluntad y tener una vida en santidad conforme a su Bendita Palabra.
Esta mañana estaba leyendo en la Biblia algunos Salmos y me detuve en especial en este: 



Salmo 19:14 Sean gratos los dichos de mi boca
y la meditación de mi corazón delante de Tí,
Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.



Como corresponde a cada hijo de Dios, no solamente debemos leer su Palabra y meditar en ella, sino que debemos ponerla por obra.
Cuando leí este Salmo, lo primero que hice fue analizar los dichos de mi boca, me puse a pensar y le pregunté a Dios cómo me veía Él y cómo me oían los demás. Porque a veces pensamos que todo está bien y sin embargo estamos en un manto de queja, de pesimismo, de derrota, etc.
Debemos llevar nuestra vida de acuerdo a la Palabra de Dios y a su voluntad y así cuando nuestra propia naturaleza quiera revelarse nosotros vamos a poder levantarnos en el nombre de Jesús y menguar para que Él crezca en nuestro corazón; porque sino de otra manera los dichos de nuestra boca no se van a diferenciar de cualquier otra persona que no tenga a Cristo en su corazón.

San Mateo 12:34 ...Porque de la abundancia del corazón 
habla la boca.


Para reflexionar:

¿Cómo son los dichos de tu boca, estás glorificando a Dios con ellos?
¿Medita a diario tu corazón en la Palabra de Dios y tenés una vida rendida ante su voluntad?
¿Cuál es la abundancia qué hay en tu corazón.... qué está saliendo de tu boca?

Luego de estar meditando en esta Palabra cerré mis ojos para orar y después de terminar mi momento de intercesión y de hablar con Dios, al abrir mis ojos sentí su presencia suave como acariciando mi mejilla derecha y estas palabras Dios puso en mi corazón, no sólo para mí sino para cada una de ustedes que también la están necesitando:

__No te acostumbres a Mí, cada mañanas son nuevas en mi presencia.

Lamentaciones 3:23 Nuevas son cada mañana; 
grande es tu fidelidad

Amigas queridas, cuando el Espíritu Santo puso estas palabras en mi corazón sentí que mi alma cobraba ánimo, le dije a Dios, que tenía razón, que muchas veces sin darnos cuenta nos acostumbramos a Él y sin embargo Dios es una fuente inagotable que nos sorprende cada día y desea bendecirnos y relacionarse aún más de lo que pensamos.
Le dije a Dios que si me estaba acostumbrando a Él que me perdonase, que estoy expectante a lo que Él tenga para mí, para mi hogar, para mi familia y toda mi vida y declaré que en Él son nuevas cada mañana para mi vida y para mi familia.
Luego El Espíritu Santo puso este texto en mi corazón:

Salmo 37:4 Deléitate asimismo en Jehová,

Y Él te concederá las peticiones de tu corazón.

37:5 Encomienda a Jehová tu camino,

Y confía en Él; y Él hará.


Y como mi Jesús sabe hacerlo,  en ese silbo apacible que caracteriza a nuestro amado Señor, comenzó a hablarme de cuantas de sus hijas no pueden deleitarse en su presencia porque viven sumergidas en un mar de problemas; tal cual como me pasó a mí o me pasa muchas veces.
Pero qué maravilloso es tener un Papá Dios tan amoroso que nos extiende su mano y nos invita a cobijarnos debajo de sus alas y deleitarnos en Él, esperando que nos conceda a su tiempo, las peticiones de nuestro corazón.
Encomendar a Dios en el nombre de Jesús nuestra vida, nuestro hogar y todo lo que hagamos debe ser una prioridad; y confiar en Él teniendo la certeza que lo hará debe ser nuestra esperanza.
Tenemos al Espíritu Santo intercediendo con gemidos indecibles a nuestro favor y nos lleva a tomar por medio de la fe las promesas de Dios para nosotras y para nuestro hogar.

!Qué en este cambio de estación, sea otoño o primavera, no importa en dónde estemos, pero qué sea un tiempo de cambios para nuestra vida en el maravilloso nombre de Jesús!


Oremos:

Señor no me quiero acostumbrar a Tí, quiero descubrirte cada mañana, deseo deleitarme en tu presencia porque allí hay plenitud de gozo para mi vida.
Señor te entrego los dichos de mi boca, te pido perdón en el nombre de Jesús por todos mis pecados.
Señor amado, te ruego que limpies mi corazón, te necesito, me consagro a Tí hoy, te entrego este cambio de estación que comienza, estoy expectante de todo aquello que tengas para mí y para mi familia.
Te reconozco como el único Dios verdadero y el Señor de mi vida.
Amén. (Así sea).

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!






miércoles, 20 de marzo de 2013

"EMPEZAR EL DÍA CONSULTANDO A DIOS..."

!Hola mis amadas y preciosas amigas!
Les quiero compartir lo que estuve leyendo esta mañana, mientras meditaba  en la Biblia más precisamente en el libro de Proverbios, entre otros.

¿Qué les parece si lo leemos juntas?
 
 
 
Proverbio 16:1 Del hombre son las disposiciones del corazón;
Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.
16:2 Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los espíritus.
16:3 Encomienda a Jehová tus obras,
Y tus pensamientos serán afirmados
 
 
Consulté en mi Biblia de estudio "Plenitud" y esta definición obtuve de ella:
 
"Quien consulta con el Señor sus planes descubre el propósito de su vida"
 
!Qué interesante enseñanza verdad.... simple, cortita, pero profunda!
 
Luego busqué algunos textos bíblicos acorde a esta palabra:
 
Salmo 37:5 Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en Él; y Él hará.
 
Proverbio 19:21 Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre;
Mas el consejo de Jehová permanecerá.
Proverbio 21:2 Todo camino del hombre es recto en su propia opinión;
Pero Jehová pesa los corazones.

¿Qué les parece si nos unimos en oración, para decirle a Dios qué queremos empezar nuestro día consultándole a Él?

Padre amado, es en el nombre de Jesús que nos unimos tus hijas a través de la oración, para pedirte que la presencia del Espíritu Santo llene ahora nuestras vidas y nos guíe a orar y a pedirte conforme a tu voluntad.
Padre querido y precioso te pedimos  perdón por cada uno de nuestros pecados, cubrimos nuestras vidas y la de nuestra familia con la sangre de Cristo Jesús y levantamos nuestras manos al cielo reconociéndo que solamente Tú eres Dios poderoso y verdadero.
Señor hoy venimos a tu presencia declarando estos pasajes de Proverbios, porque deseamos consultarte y poner en tus manos nuestro día.
Dios amado en el nombre de Jesús encomendamos a Tí nuestro camino, nuestros pensamientos, nuestros corazones y todo nuestro ser.
Te rogamos que nos ayudes a ser mujeres sabias y no necias, deseamos ser cada día mejor hija tuya, mejor mujer, mejor esposa, mejor mamá, mejor persona y poder levantarnos en fe para poder agradarte y adorarte en espíritu y verdad, como dice tu Palabra.
Señor te rogamos por aquellas mujeres que están sufriendo, que tienen problemas familiares, personales, económicos, que están atravesando alguna dificultad y que no saben o no pueden salir de esa situación, te clamamos para que puedan ser libres en Cristo.
Señor bendecimos a nuestro hogar, declaramos que en Cristo somos más que vencedoras y que Él nos fortalece.
Desatá tu gloria sobre nosotras, levantá nuestros brazos tal vez cansados y caídos, danos una nueva visión por medio de tu hijo Jesucristo, llenanos de tu maravillosa presencia, restaurá todo lo que el diablo nos robó, ministrá nuestro corazón y que tu aceite fresca unga nuestro ser.
Precioso Dios, gracias te damos, porque ninguna oración vuelve vacía.
Te amamos y te decimos ....habla Padre amado porque tus hijas oyen.
En el nombre de Jesús. Amén. (Así sea).

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!


 





martes, 19 de marzo de 2013

"PALABRA PARA ALGUNA MUJER..."


Amadas amigas, hace tan solo un instante terminé de leer la Biblia y de orar, pero les quiero compartir lo que me pasó mientras estaba compartiendo con Dios mi momento de devocional.
Estuve leyendo el libro de Tito, los Salmos,  y el libro de 2 de Reyes, más precisamente el relato de la sanidad de Ezequías; de repente mi corazón fue conmovido, sentí que el Espíritu Santo estaba tocando fuertemente mi vida y sus palabras comenzaron a hablar a mi corazón.
Comenzó a hablarme acerca de muchas de sus hijas que por todas partes del mundo están sumergidas en gran tristeza, así como también estuve yo en varias etapas de mi vida y en ese conversar con Dios, fuí inquietada a tomar papel y lápiz y a escribir seguramente para alguna de ustedes esta palabra que Dios puso en mi corazón, desde su dulce corazón para el tuyo.

No te quiero ver así...
 
No te quiero ver así, enferma y deprimida.
Con tu rostro pálido y los ojos llenos de dolor
No te quiero ver así, llorando por los rincones
Con la mirada perdida y sin fe en tu corazón
Te quiero ver creer, en mi poder divino
En mis milagros y así has de vencer
Porque dí mi vida por tu vida
Y pagué un alto precio, para que puedas creer
Y fue allí en la cruz que las cadenas fueron rotas
Por el poder de mi nombre libres sos a través de Mí
Porque Soy el Gran Yo Soy, quien toma los imposibles
Y  los transforma en milagros y te lleno de mi unción
Llenaté de mi presencia
De mi paz y fortaleza, cree en Mí hoy
Porque no hay nada que de Mí se escapa
Tengo mis manos extendidas para llevarme tu dolor
Vamos mujer, hija amada...
Dejá en mis manos tu problema
Porque hoy tocaré tu vida, sanaré tus heridas
"Yo Soy el Gran Yo Soy"

Amadas, después que El Espíritu Santo tocó mi corazón con estas palabras, me puse de pié allí en mi cocina, levanté mis brazos hacia el cielo y comencé a adorar y alabar a Jesucristo.
De repente este texto bíblico vino a mi corazón:

Éxodo 33:14  Y Él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

!Cuánto se conmovió mi alma y mi espíritu con este texto bíblico, sentí qué mi cuerpo se estremecía ante tanta presencia de Dios!

No sé cual es tu situación, solamente vos y Dios lo saben, pero en esta mañana Dios tocó mi vida para que te infundiera aliento, para que puedas creer y darte cuenta que Jesús desea en este día cumplir su Palabra sobre tu vida y tu hogar.
Dios no te quiere ver así, porque Jesús pagó un alto precio por tu vida, Él te ha dado salvación y vida eterna, Él te ha dado sanidad al morir en la cruz y resucitar al tercer día.
A Jesús le costó el mismo precio la salvación que la sanidad, debés levantarte, sacudirte y tomar las promesas que Dios tiene para tu vida y tu hogar.
El diablo está trayendo desánimo a tu corazón, él es un mentiroso, él es ladrón, él es especialista en destruír; pero no te olvides que Jesús lo venció en la cruz, le pisó la cabeza, para que vos tengas vida y vida en abundancia.
(San Juan 10:10)


2 de Reyes 20:1 En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.
20:2 Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo:
20:3 Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro.
20:4 Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo:
20:5 Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová

Amadas amigas, Dios fue contra el imposible de Ezequías, éste había enfermado de muerte, nada había ya para Ezequías, parecía que su futuro ya estaba determinado.
Pero Ezequías no se enojó con Dios sino que fue a su presencia en oración y clamó bien profundo desde el alma y el corazón. Puedo imaginarme a Ezequías en ese gran lloro, derramando todo su ser ante el único que podía darle vida y derribar ese enorme gigante que se había levantado contra él.
Y Dios oyó su clamor, porque Dios siempre oye el clamor de sus hijos y el corazón de Dios fue conmovido y extendió su mano y le concedió la petición de Ezequías.

Si ha venido en tu vida un mal diagnóstico, si la muerte te está encerrando, no temas, no abandones la parte médica, pero clamá a Dios con todo tu corazón, porque te aseguro que Dios no te quiere ver así.

Con cariño: Tere.

Pd: Si necesitás oración no dudes en escribirme, cada día clamo a Dios creyendo que su poder está obrando en las peticiones que me envían, porque sé que ninguna oración vuelve vacía, cuando sus hijos claman con fe y con todo el corazón.


!Qué Dios te bendiga!





 

lunes, 18 de marzo de 2013

"AQUELLA NOCHE... EN MI HABITACIÓN...."

Aquella noche no me podía dormir, tenía tanto dolor en los ganglios de mi cuerpo, los cuales  
me hacían sentir que una fuerte fiebre tomaba mi ser.
Pero sin embargo no era así, no tenía ni un solo grado de temperatura.
Temblaba de frío, sentía que mis ojos ardían y un cansancio extremo tomaba todo mi ser.
La mano de mi esposo acariciaba mi cabeza, allí en mi lecho, en la penumbra de mi habitación.
Luego nos quedamos dormidos, pero en un instante me volví a despertar, estaba angustiada y desde lo profundo de mi corazón, en el silencio de la noche, mi alma exclamó:

__ Señor Jesús, socórreme, necesito que me acunes en tus brazos.

Inmediatamente este texto bíblico vino a mi mente.

Isaías 41:13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice:  No temas, yo te ayudo.

Al oír esta palabra en mi corazón, una paz inmensa llenó mi ser y comencé a sentir alivio en todo mi cuerpo. Era como si Jesús estaba tomando mi mano y acariciara mi cabeza; y así me dormí.
Descansé toda la noche y al comenzar el nuevo día me levanté y declaré una y otra vez la palabra que Dios me había dado esa noche.
Después leí su Palabra, la Biblia, busqué otros textos sobre la mano de Dios y sé que toqué su dulce corazón con mi oración y con mi agradecimiento.
Te comparto los otros textos bíblicos:

Salmo 63:8 Está mi alma apegada a ti;
Tu diestra me ha sostenido


Salmo 145:14 Sostiene Jehová a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.


Tal vez te encuentres hoy, como estaba yo en esa época, cuando la enfermedad del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC),  agotaba cada fibra de mi ser.
Pero ella no pudo terminar con mi vida porque la diestra de Dios me ha sostenido y la virtud sanadora de Jesús me tocó.
Dios tiene todo el poder para ir contra todo mal diagnóstico y revertir cualquier situación de muerte en vida.
Él tiene todo el poder para ir contra todos los imposibles que nos salen al encuentro y transformar lo oscuro que nos rodea en luz, esa luz admirable, se llama Jesús.

En este comienzo de semana quiero desde lo profundo de mi corazón alentar tu vida, necesito decirte que no te desanimes, que no pierdas la fe en Dios.
Quizás todo lo que te rodea son problemas, angustia, enfermedad y dolor y sé en carne propia lo que es atravesar por ello; pero es necesario que ahora mismo entiendas que la mano de Dios te sostiene y te saca en victoria en Cristo Jesús.
!El Espíritu Santo está ahora mismo intercediendo por tu vida y te está trayendo paz y fortaleza a tu corazón!

Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Levantá tu mano y permitile a Dios que te tome fuerte de ella y te saque así del pozo de oscuridad en el que estás.

Oremos:
Padre Dios, en el nombre de Jesús, te pedimos perdón por nuestros pecados y tomamos la decisión de perdonar a quienes nos hayan ofendido y lastimado.
Amado Dios intercedo ahora en el nombre de Jesús por cada persona que está enferma, que está atravesando alguna dificultad o violencia, te ruego Señor amado que le sanes, que le libertes y que tu diesta le sostenga.
Te ruego que le saques de todo pozo de oscuridad, de opresión, de temor, de enfermedad y de muerte.
Declaramos hoy que en Cristo Jesús veremos tu mano de poder sobre cada vida y sobre cada familia.
Nos rendimos a Tí en este día, te entregamos en tus manos esta semana que comienza, te rogamos que tu sabiduría sea sobre nosotros y que tu paz y tu presencia nos llene ahora en el nombre de Jesús. Amén. (Así sea)

Romanos 8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
8:33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de Tí somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.


Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!









sábado, 16 de marzo de 2013

"NO QUIERO SER ESA HIGUERA...NO QUIERO QUE ME CORTEN..."

Me quedé pensando en este texto bíblico:
San Lucas 13:6 Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. 
13:7 Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? 
13:8 Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. 
13:9 Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después.


!Cuántas situaciones en nuestro diario vivir se encuentran cómo esta higuera, no dando fruto, y pensamos qué no vale la pena esperar, qué no vale la pena orar, qué no vale la pena intentarlo de nuevo!

Pero cuando leí este pasaje de San Lucas, vino a mi mente diferentes situaciones en donde no veía o no veo el fruto que espero; entonces mi razonamiento humano me lleva a pensar que todo se acabó, que no vale la pena esperar, que tal vez no sea la voluntad de Dios o no sé, miles de excusas que te llevan a perder la confianza.
Pero lo maravilloso es que al ir a la Palabra de Dios, comienza mi fe a crecer en Cristo Jesús, es entonces cuando el Espíritu Santo trae a mi memoria aquellos textos bíblicos que había leído y que ahora eran oportunos para alentar mi fe y mi confianza en Dios.
Cuando leí el versículo ocho, en donde habla de cavar la tierra, de abonarla; inmediatamente pensé en mi corazón y en el corazón de cada persona, porque esa es la tierra que el Espíritu Santo pone mano y comienza a remover sacando a luz lo oculto, quitando raíz de amargura, derramando de su lluvia divina, sanando herídas, limpiando de malezas, acariciando la tierra y hablándole para que no se vuelva a endurecer.

Para reflexionar:

¿Cómo está tu tierra, en qué estado está tu corazón?
¿Está lleno de falta de perdón, de odio, de envidia, de celos, de amargura, de tristeza, etc.?
¿Qué clase de fruto está dando tu vida?
¿Estás dejando a Dios en el nombre de Jesús y por medio del poder de su Espíritu Santo qué ponga mano en tu corazón, en tu vida y comience a trabajar en lo más profundo de tu ser para qué al fin puedas ser libre y dar frutos de una vida cristiana, basada en la Palabra de Dios, en santidad, en obediencia y en total consagración?

Oremos:
Padre amado, es en el nombre de Jesús que te pedimos perdón por nuestros pecados.
Te rogamos que tu Espíritu Santo saque a la luz todo lo oculto que pueda haber en nuestro corazón, deseamos que tu mano divina comience a trabajar en nuestra tierra, que comiences a colocar un corazón de carne, que tu unción y tu aceite fresca nos renueve y nos sane.
Dios amado en este día nos unimos para pedirte que trabajes en nuestro corazón, que quites todo aquello que no te agrada, que nos renueves y nos fortalezcas.
Te rogamos que seamos vidas que demos frutos dignos, que nuestro ser te alabe y te honre siempre.
Señor ponemos en tus benditas manos esos imposibles que están rodeando nuestras vidas y que nos quitan la paz interior y la de nuestro hogar.
Amado Dios, aquí tus hijas nos unimos para clamarte por nuestro hogar, para que bendigas a nuestras familias y para que nos ayudes a ser mujeres sabias y no necias.
Señor como mujeres y como tus hijas te rogamos que levantes nuestra honra en nuestra casa, que seamos respetadas, que seamos bendecidas y que seamos mujeres de fe y de conquista, en el nombre de Jesús. Amén.

Con cariño: Tere

!Qué Dios te bendiga!