miércoles, 13 de noviembre de 2013

"ESA ANSIEDAD NOS DIFICULTA PARA ESPERAR"

A  veces nos sentimos tan abrumados por los problemas y las dificultades que nos salen al encuentro, que sin darnos cuenta la duda nos invade y nos lleva a pensar que aquello a lo cual Dios nos habló y nos prometió ya no es para nosotros.
Entonces la incredulidad y la desconfianza comienzan a mostrarnos una realidad que no es tal, pero que sin darnos cuenta fuimos tomando como válida.

La Biblia está llena de promesas para nosotros, los hijos de Dios, pero cada una de ellas se llevan a cabo a su tiempo y no al nuestro. 
Y es ahí cuando todas nuestras emociones quieren manifestarse y llevar a nuestro corazón a alborotarse y así nos invade con pensamientos negativos.
Pero debemos levantarnos en este día en fe, para recibir nuestra victoria en Cristo Jesús.

1 de Pedro 5:6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte cuando fuere tiempo;
5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.
 


Humillarnos ante la presencia de Dios, reconociendo que solamente Él es el Dios verdadero y quien tiene todo el poder para transformar nuestra vida, esa actitud es la que le agrada y es allí en donde nos bendice.
Poder postrarnos ante su majestad, reconociéndole Dios y echar en sus manos todo aquello que nos quita la paz y nos lleva a vivir en ansiedad, eso es lo que debemos hacer cada día.
Porque debemos entender que solamente Dios tiene cuidado de nosotros.
Pero no debemos ir a pedirle con un corazón orgulloso, demandante e incrédulo, sino por el contrario, nuestro ser debe declararle que creemos en Él, que en sus manos están nuestros tiempos y que su paz que sobrepasa todo entendimiento, es la que nos lleva a vivir un estilo de vida superior en Cristo Jesús.

Jeremías 29:11 Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
29:12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y Yo os oiré;
29:13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.


Dios tiene pensamientos de bien y de paz para sus hijos, Él anhela y desea que le busquemos en oración con todo nuestro corazón, creyendo que existe, que nos oye y que bajo su voluntad nos responde.
Dios nos garantiza que todo aquel que le busca de verdadero corazón, le halla y nos asegura en Cristo Jesús nuestra victoria.

San Juan 15:9 Como el Padre me ha amado, así también Yo os he amado; permaneced en mi amor. 
15:10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 
15:11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.
15:12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 
15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 
15:14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando. 
15:15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. 
15:16 No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, Él os lo dé. 


Es imposible no amar a Jesús, Él es la esencia del amor, quien dio su vida por cada uno de nosotros para salvación y perdón de nuestros pecados.
Él nos reconcilia con Dios Padre, nos revela sus planes, nos manifiesta por medio del Espíritu Santo la presencia divina.

Jesús es mi único y gran amigo fiel, Él sabe como soy, me conoce en las buenas y en las malas, nada le es oculto de mí. Siempre está a mi lado, me socorre, me abraza, me enseña, me ministra, me llena de fe y me sostiene cuando atravieso por duras pruebas.
No sé vivir si no le tengo, no respiro si no fuera por su amor, no entiendo la vida sin Él.

Y cuando la ansiedad viene a mi vida, cuando los problemas y las dificultades intentan y hasta muchas veces me roban la paz, su poder y su mano de amor me levantan, me enseñan y me llevan otra vez a tomar mi victoria en el nombre de Jesús.

Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. 

Y sí.... la verdad que lo reconozco.... soy fanática, por Jesús.
Me derrito de amor por Él, porque Él me amó primero, me salió al encuentro, me llamó por mi nombre y me puso en lugar espacioso.


Y como cada tanto lo publico en mi blog, hoy lo voy a volver a hacer, recuerdo que por  el año 1989, guau eso es mucho, escribí estas palabras...

 
 
"CUANDO TODOS LOS PROBLEMAS
PARECEN AHOGARME...
SIENTO UNA VOZ QUE ME DICE...
ESTOY CONTIGO, NO DESMAYES"
 
 
Isaías 41:10 No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 

Con cariño: Tere.