jueves, 10 de octubre de 2013

"TAL VEZ ESTAS LETRAS SEAN PARA TÍ"

¡Hola! Esta mañana estuve leyendo varios libros del Nuevo Testamento de la Palabra de Dios, la Santa Biblia.
Después de leer,  me puse de pié para orar y muchas veces me arrodillo, otras veces levanto mis manos allí parada en mi cocina, entiendo que no es la postura corporal lo que toca a Dios, sino nuestra actitud de corazón.

Pero cuando me pongo de rodillas siento que me rindo ante Él, que me humillo en su presencia y cuando levanto mis brazos al cielo le estoy diciendo aquí estoy Señor, estoy deseosa de Ti, me rindo ante tu presencia y majestad.


Pero esta mañana en particular, apenas me levanté, sentí en mi corazón como si alguna mujer estuviera muy, pero muy triste, tal vez como me encontré yo en alguna etapa de mi vida.
Sabía que el Espíritu Santo estaba hablando a mi corazón, para mí la oración es fundamental, sé que abre las ventanas de los cielos y cuando iba a orar por aquella mujer en necesidad, Dios puso estas palabras en mi corazón.

Tal vez estas letras sean para ti....

 
Quiero que te llenes de Mí en esta mañana.
Que tomes mis promesas y creas que hay para ti, esperanza.
Quiero que me busques en oración con acción de gracias.
Y que derrames a mis pies, perfume de alabanza.
Quiero que te vistas de rosas y de lirios.
Que levantes tus brazos al cielo, reconociendo que soy un Dios vivo.
Quiero que me entregues a Mi, una a una tus tristezas.
Y que declares victoria y recibas fortaleza.
Porque "Yo Soy el que Soy"
Dios verdadero, poderoso y amoroso.
Soy fuerte y misericordioso.
¿Acaso hay algo imposible para Mí?
Entonces hoy levántate y llénate de Mí.
 
San Lucas 18:27 El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
 
San Marcos 9.:23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. 


No sé por la situación en que estás atravesando, pero hoy es el día para dejar que Dios, en el nombre de Jesús y por medio del Espíritu Santo restaure tu vida y te llene de su presencia.
Y no te estoy aconsejando nada de lo que yo no hago, ir a la presencia de Dios en los peores momentos de mi vida han sido mi único socorro y mi liberación.
No sé vivir y no respiro si no tengo a Jesús conmigo, su presencia anhelo cada día y en oración le entrego mi vida, mi familia y renuncio a cada tristeza, dificultad, etc. que quiere venir a mí y hacer nido en mi corazón.
Hoy Dios nos está llamando a levantarnos a pesar de cualquier dificultad, hoy nos está invitando a que nos llenemos de su presencia, a que le demos gracias anticipadamente de aquellas respuestas aún no contestadas, pero que por supuesto Dios las tiene grabada en la palma de su mano.
Hoy tenemos el gran desafío de creer y poner nuestra confianza en el Dios de los imposibles, porque Él se deleita en contestar las oraciones de sus hijos y se deleita en pasar tiempo contigo.

Con cariño: Tere.