sábado, 26 de octubre de 2013

"FUERON LAS LETRAS DEL CORAZÓN DE UNA MUJER ENFERMA A LA QUE DIOS SANÓ"

"ESA MUJER SOY YO"
 
 
En un suspiro sentí tu mano que me rescataba del dolor.
Sentí que mi vida se esfumaba y con tu amor llegabas vos.
Sentí que el  dolor no me dejaba y que se moría el corazón.
Sentí muy fuerte que la muerte me quería llevar a su seno de horror.
 
Sentí tristeza, miedo y culpa.
Sentí horrible sensación.
Sentí temor que me envolvía.
Y me lloraba el corazón.
Pero como guerrero potente.
Cabalgaste hacia mí.
Levantaste tu mano hacia el cielo y dijiste:
_¡Ella es para mí!
 
Y me levantaste en alto, atrayéndome hacia Ti.
Me pusiste en lugar espacioso y me coronaste de tu amor.
Pagaste un alto precio por mi salvación y salud.
Y como León hambriento me defendiste a mí.
Reprendiste a la muerte, a la enfermedad y al dolor.
Me tomaste de tu mano y me sacaste del seol.
 
Y hoy que pasaron los años, mi vida es solo para Ti.
Porque con bandera en alto me defendiste a mí.
Me pusiste una corona y un anillo en mi mano.
Me elevaste a tus alturas y me colocaste en verdes pastos.
Me salvaste, me sanaste, me libraste y soy solamente tuya.
Me lavaste, me limpiaste y me pusiste nuevas vestiduras.
 
Y hoy que llevo mi vida solo para honrarte y servirte.
Te pido que por donde vaya vea tu mano de poder.
Que sanes cada vida, que le renueves y transformes.
Que derrames de tu aceite y de tu perfume en cada corazón.
Que reprendas la muerte y toda enfermedad.
Y que cada vida te pueda adorar en espíritu y verdad.
 
Te amo Jesús.
Gracias por tu amor, por tu vida y por ser mi Dios.
 
Y como siempre te digo….
Te amo y siempre te amaré.
Tú eterna enamorada…
Tere.

 
 


Salmo 23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
 
 
Salmo 103:3  Él es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;
103:4 El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;
 
 
Isaías 53:3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro,
fue menospreciado, y no lo estimamos.
53:4 Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
53:5 Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados;
el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
 
 
 
San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito,
para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17
Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo,
sino para que el mundo sea salvo por Él. 

 
San Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es,
cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 
4:24
Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu
y en verdad es necesario que adoren. 

Deseo que en donde te encuentres, Dios en el nombre de Jesús esté derramando sanidad en tu vida, en tu familia, y en todo donde lo necesites.
Deseo que todo lo que está enfermo, tome vida en el nombre de Jesús.
Deseo que la presencia del Espíritu Santo esté obrando maravillas en tu corazón, en tu matrimonio, en tu hogar, en tu familia toda y en cada área en que lo estés necesitando.
Le pido a Dios que así como lo hizo conmigo, te saque a vos también del lecho de la muerte, del dolor, de la enfermedad y de la desesperación.
¡Hay poder en el nombre de Jesús, hay victoria en Él!
 
Con cariño: Tere.