sábado, 12 de octubre de 2013

"A SOLAS CON RUT..."

Cuando hace unos días atrás sentí en mi corazón de comenzar a escribir sobre algunas mujeres de la Biblia que dejaron huellas para nuestra vida; jamás creí que me iban a escribir tantas mujeres sintiéndose tan identificadas con algunas de ellas.
Y sinceramente y de paso pido disculpas a quienes todavía no les he podido contestar los mensajes, pero de a poquito los estoy respondiendo  y desde ya estoy orando por cada petición que me envían.



Esta mañana cuando me levanté sentí en mi corazón leer sobre la historia de Rut. Así que me preparé mi mate, tomé mi Biblia y mis apuntes y me leí todo el libro de Rut que por cierto no es una hazaña porque es re-cortito, ja,ja.
Pero a medida que iba leyendo las lágrimas se derramaban por mis mejillas, Dios estaba tocando mi vida a través de Rut.

El libro de Rut lo podemos encontrar en la Biblia en el Antiguo Testamento y relata destacando los valores familiares, dedicación, obediencia y amistad.

Rut significa amistad o una amiga femenina.

Ella formó parte del linaje mesiánico. Se casó con Booz, le nació Obed, quien fue padre de Isaí, progenitor del Rey David. (4.17)

No voy a entrar en detalles profundos sobre el libro y la historia de Rut, simplemente voy a hablar como mujer, voy a derramar letras de admiración ante esta jovencita, porque me parece que debemos empezar a aprender de la simpleza, de lo cotidiano de cada día.

No sé cuantas de ustedes han sufrido por personas legalistas que se han puesto al lado y las han condenado, las han obligado a llevar cargas que lejos está de lo que Jesús nos pide. Y cuando el legalismo y el espíritu religioso nos rodea enseguida nos saca de disfrutar desde lo cotidiano lo que Dios tiene para nuestra vida y hogar.
!Dios busca corazones sinceros, obedientes, humildes, con la sencillez y la compasión qué Jesús tenía y tiene cada día!
Y Dios desea usar allí en donde estamos, en nuestra casa, o trabajo, estudio, etc. pero con la carta abierta de nuestro buen testimonio.

Rut es para mí un ejemplo de amistad en cuanto a que se quedó al lado de su suegra Noemí, la acompañó. la obedeció y se puso a su servicio.
Rut fue obediente, simple, una mujer con visión, una mujer que se postró a los pies de Booz, quien después la tomó para sí y la puso en lugar espacioso, en lugar de honra y victoria.
Ella era reconocida como mujer virtuosa, trabajó sin quejarse para bendecir a su suegra, ella no miró atrás y se lamentó por lo que le había pasado, su esposo, su cuñado, su suegro, habían muerto, es muy fuerte verdad?

Yo quiero se como Rut, postrarme a los pies del Maestro, tener un corazón humilde, compasivo, amistoso, sencillo y apasionado por hacer la voluntad de Dios.

La obediencia de Rut la lleva a tomar parte del linaje de nuestro Señor Jesucristo.
A veces se toma tan a la ligera la vida cristiana, debe haber una consagración diaria, debemos tener un corazón sumiso, en santidad ante Dios.

¡Cuántas veces en diferentes situaciones de mi vida no supe qué hacer o cómo actuar! Y agaché tanto mi cabeza, aguantando sobre mis espaldas injusticias que parecían nunca iban a acabar. Pero Dios siempre utiliza cualquier situación para trabajar en nuestro interior, glorificarse y sacarnos buenas. Porque no es con nuestras fuerzas sino que por medio de Cristo que nos fortalece y no hay nada ni nadie que nos podrá separar del amor de Dios y todo eso lo aprendemos en el medio de las luchas y cuando todo acaba, es maravilloso ver que por gracia hemos recibido bendición y victoria. Esa gracia recibida viene a través de Jesús y de su sacrificio en la cruz.
Siempre la mano de Dios me ha sostenido y al mirar mi vida saliendo de esas circunstancias veo como Dios es inmensamente grande y poderoso para aplastar a esos gigantes y glorificarse en nuestra vida. Pero hay un precio que no todos están dispuestos a pagar y es entrar en nuestra habitación y clamar, clamar desgarrando el alma, rompiendo el frasco de nuestro perfume, gimiendo ante su presencia pidiendo que su mano de favor y misericordia se muevan sobre nosotros.
Y siempre, pero siempre Dios llega a tiempo, así como lo hizo con Rut, que pasó los obstáculos, que siendo mujer habrá sufrido humillaciones, que obedeció a su suegra y tuvo una meta, ir por lo que Dios tenía para bendecir su vida, la de su suegra y por ende su descendencia.

¡Qué hoy podamos tener el corazón de Rut e ir a los pies del Maestro y consagrar nuestra vida, tomando por medio de Jesús las bendiciones que tiene para nosotras y nuestra familia y dejar que la presencia del Espíritu Santo nos llene, nos renueve, nos capacite y nos unga con su aceite fresco!

 

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!