domingo, 15 de septiembre de 2013

"UN DOMINGO JUNTO A TI"

Incliné mi rostro esta mañana ante su presencia y con mi corazón abierto le declaré a Dios que guiara mis pasos para poder ver con los ojos de la fe.

Cada una de mis peticiones no le son ajenas a mi Dios, Él me conoce, Él sabe cómo soy y Él sabe que cada rincón de mi vida se lo he rendido y que mi meta es vivir completamente rendida ante su majestad.

Me encanta este texto de Hebreos 11:1, es tan alentador, pero a la vez nos sumerge en el desafío de creer y tomar nuestra victoria con los ojos de la fe, como moviéndonos en lo invisible pero siempre tomados de la mano de Jesús.

Solamente mi Señor sabe lo que mi alma desea, sabe por lo que clama mi corazón y le doy tantas gracias al Espíritu Santo porque siempre me está fortaleciendo y me lleva a crecer y a creer.

En Buenos Aires siguen los días de frío y lluvia, después de tener 35° de intenso calor, pasamos a tener temperaturas muy bajas, tanto como 5° de sensación térmica.
Si miro por mi ventana puedo ver las gotas de lluvia acariciar el cielo gris y caer recorriendo el vidrio en el cual tengo apoyada mi cara, es como si cada gotas, me quisieran acariciar y darme a entender que esta lluvia trae renuevo a cada vida sedienta.
Porque así es Jesús, cuando le buscamos de todo corazón y levantamos nuestro rostro para mirar su hermosura y para rendirle a Él nuestra vida toda, inmediatamente su Espíritu Santo comienza a derramar su lluvia, la cual refresca el alma y da vida al espíritu.

Este día domingo, este es mi gran desafío, mirar con los ojos de la fe, tomada de Hebreos 11:1 y buscar de Dios su presencia y dejar que su Espíritu Santo derrame su lluvia divina en mi vida, en mi hogar y en todo lo que haga.

Te invito a no terminar este fin de semana, sin que declares que tu fe está puesta en Dios que hizo los cielos y la tierra, y que dejarás que el renuevo y la unción fresca del Espíritu Santo traiga a tu vida la lluvia divina de salvación, redención, sanidad, restauración y santidad.

!Vale la pena seguir al Maestro... vale la pena vivir en el plano sobrenatural, por qué allí está nuestra victoria, por qué allí se mueve la mano poderosa de Dios!!

Con cariño: Tere.

!Qué Dios te bendiga!